Buenavida

Mónica Heller, luz propia


Vibrante, ambiciosa y enérgica, la empresaria confiesa su vida, éxitos y tropiezos, en una historia apasionante

Mónica Heller, empresaria quiteña
Mónica Heller, sofisticada y elegante, brilla con luz propia.GUSTAVO GUAMáN

Irrumpe en la suite presidencial del hotel Dann Carlton con una explosiva energía que recarga el universo entero. Diminuta, su metro cincuenta se multiplica en su carácter templado y avasalladora simpatía. Sofisticada y elegante, todo en ella reafirma una personalidad con luz propia, lo que sin duda ha abonado en una trayectoria sonora en varios frentes, convirtiéndose en una de las empresarias más destacadas del país.

Sin el apellido de su padre

Brillante estudiante, completó una estricta formación en finanzas con un doctorado en Derecho en los Estados Unidos, para luego internarse en el mundo corporativo, gerenciando una empresa estadounidense para la región sudamericana en Bogotá, Colombia, donde se casó y tuvo su primer hijo. Pero su aspiración era volver a Ecuador, y aportar en el negocio familiar de su padre, un reconocido empresario de origen polaco.

No obstante, la sorpresa fue grande cuando, ya en Ecuador, se le negó esa posibilidad: “Hice todos los esfuerzos para ganarme un puesto en la empresa familiar, pero mi padre resultó ser supermachista y consideró que debía dedicarme a ser ama de casa. Eso fue un golpe inmenso que me obligó a distanciarme”.

Con el remezón decidió labrar su propio camino, para demostrar a su padre lo equivocado que estaba. Cambió su apellido -de forma temporal- para empezar desde cero. “Había un tema de ego enorme, así que fui Mónica Vargas varios años para poder abrirme camino sola. El trayecto ha sido solitario, de una pendiente perpendicular, sin simpatías. Es una vía que exige sacrificios y dolor...”.

Pero las oportunidades se dieron y las aprovechó, apoyada de su esposo, quien siempre confió en su criterio y capacidad.

Los primeros años fueron difíciles, confiesa, sobre todo el reconciliar el tiempo de trabajo y el hogar. Sin embargo, su esposo ha estado a su lado respaldándola incondicionalmente: “Tengo un marido maravilloso que me ha apoyado para que yo pueda cumplir en ambos lados. Y añade: “La decisión más importante de la vida es con quien te casas. Ese respaldo y empuje compartido es necesario. Mi marido es el hombre más capaz que yo haya conocido, somos muy diferentes pero pensamos igual. Tenemos 25 años de matrimonio y somos muy felices. Hemos logrado crear un hogar con dos hijos maravillosos que me enseñan, me retan, me motivan y me educan todos los días”.

MONICA HELLER
Frontal y enérgica, es conciliadora mientras no se comprometa su integridad. Quito 13 de octubre de 2020 Agencia(ag-extra ag-expreso-ag-Quito)GUSTAVO GUAMáN

Lo que está y lo que vendrá

Fundadora y directora de M. Heller Group, y gerente financiera del hotel Dann Carlton, es una emprendedora nata. Se destaca por su participación activa en varios frentes: inmobiliario, turístico, tecnológico y ambiental. Y es que para Mónica, los retos constantes son la motivación más gratificante en su vida. Nunca está satisfecha, siempre hay más por hacer y aprender, afirma.

En el ámbito de la construcción, su primer gran proyecto fue la recuperación de La Mariscal, y, en ese ejercicio aprendió sobre el tema y abrió su constructora. A lo largo de los años ha desarrollado obras residenciales, comerciales, de bodegas y oficinas.

Entre otros, la empresaria desarrolla actualmente un fondo de inversión, pues cree que habrá grandes oportunidades pospandemia. Además, trabaja en la distribución de productos de consumo masivo y en algunos start-ups relacionados con la tecnología: “Trato de respaldar a los emprendedores jóvenes, invierto en proyectos y hago un esfuerzo enorme por mantenerme vigente. A ratos me cuesta muelas, ¡pero no me rindo!”.

Al mismo tiempo, desarrolla planes en beneficio del medio ambiente y enfrenta la crisis del sector turístico con estrategias diversas en el hotel que gerencia. “Ampliamos servicios y trabajamos arduamente en recuperar la ocupación hotelera. Este será un proceso, hay que tener fuerza y aguante”.

“El pelo rubio no acompaña”

Con una carrera de 25 años, reconoce los tropiezos que ha debido afrontar, como los sesgos machistas tan comunes en el medio empresarial. “Este es un entorno supermachista, y en niveles gerenciales hay un ‘boy’s club’ predominante, y resistencia de que una mujer tenga éxito”.

“Soy inconforme por naturaleza, y aunque feliz, me falta todo. Recién acabé mi primer tiempo... ahora me falta la mitad”.

La empresaria confiesa también que no fue fácil reconciliar una vida con un origen con cierta comodidad -aunque en su caso no fue así-, la gente determina lo contrario. Al mismo tiempo, revela que le costó ganarse sus propios espacios y que le tomen en serio “... ¡el pelo rubio no acompaña! Te creen medio “gilacha”, pero el tiempo y la experiencia ayudan y cada vez lo vivo menos”, manifiesta.

Frontal y enérgica, es conciliadora mientras no se comprometa su integridad. “Cuando estás en el ring de box hay golpizas, fracasos y éxitos también. Eso es la vida empresarial, y la gran virtud es la capacidad de levantarse, aprender y volver a la contienda. Puedo sufrir embates, pero yo me levanto”.

A pesar de los golpes, el recorrido, dice, “ha sido maravilloso, superentretenido, interesante, con éxitos y fracasos, con desafíos y un cosquilleo continuo que me inquieta para empezar nuevos proyectos…”.

Desafíos de la pandemia

“Creo que atravesamos momentos muy duros y volver atrás será muy difícil. Hay que superar el dolor, teniendo objetivos claros, y proyectarse hacia el futuro. Debemos tener la fortaleza de reencontrarnos con un mundo nuevo, ubicándonos en esa realidad. El que no logre replantearse y levantarse de nuevo, no sobrevivirá”.

MONICA HELLER, EMPRESARIA (32673277)
Se muestra feliz de la familia que conforma con su maravilloso esposo e hijos. Quito 13 de Octubre de 2020 Agencia(ag-extra ag-expreso-ag-quito)GUSTAVO GUAMáN

Personal

  • Fundadora y directora de M. Heller Group, y gerente financiera del Hotel Dann Carlton.

  • Estudios en finanzas y doctorado en Derecho en los Estados Unidos.

  • Está casada y es madre de dos hijos.