Buenavida

Mi papá es muy distraído

pero también es muy inteligente y sabe tanto de tantos temas que es inevitable preguntarse ¿cómo es posible que olvide cosas tan sencillas?

Papá
Mi papá es muy distraído.ARCHIVO

Mi papá es muy distraído.Va a la calle y regresa a los pocos minutos porque salió en sandalias; sale a comprar el gas, sin llevar el tanque. Un día, yo era bastante pequeña aún, salió a pasear por el vecindario llevándome de la mano. De pronto escuchó una voz lejana llamándolo, era yo que había caído a una alcantarilla vacía.

En otra ocasión, fuimos a visitar a mi abuelita, pero de camino teníamos que hacer una parada para realizar una gestión bancaria. Cuando finalmente llegó donde su mamá, se dio cuenta de que me había dejado en el banco.

Sí. Mi papá es muy distraído, sin embargo, es muy inteligente y sabe tanto de tantos temas que es inevitable preguntarse ¿cómo es posible que olvide cosas tan sencillas?

A estas alturas es evidente que he tenido suerte de salir bien librada en medio de tantos de sus despistes, pero para ser justos, también he tenido mucha suerte de tenerlo en mi vida.

Él podrá olvidar dónde puso el celular que tenía en su mano hace unos minutos, pero jamás olvida escribir para darme su apoyo cuando lo necesito. No recuerda lo que estaba a punto de hacer, pero sabe perfectamente todo lo que está sucediendo con cada uno de los miembros de la familia.

Olvidará peinarse, pero nunca deja de observar la belleza en todo lo que le rodea.  Sí. Mi papá es distraído como nadie. Pasa por alto muchas cosas, pero jamás, jamás se olvida de lo esencial.

Y es que más allá de lo anecdótico, hay que resaltar el tipo de experiencias que un padre aporta a la vida de sus hijos y en la construcción de su confianza.

Los padres tienen la habilidad de desarrollar esos lazos afectivos desde situaciones más relajadas y hasta risibles.

Con ellos suelen darse aprendizajes que no necesariamente se dan desde el plano de la seriedad.

Con un padre podemos aprender a tomarnos las cosas con cierta frescura, reírnos un poco de nosotros mismos y muy posiblemente encontrar la solución a nuestros problemas al enfocar la situación desde otra óptica o simplemente al darnos cuenta de qe tal vez el asunto no era tan grave.

Feliz día a todos esos padres responsables, cariñosos y distraídos, en especial al mío.