Buenavida

¡Mi hijo único se va de casa!

La psicóloga Jasmín Lama da diversos consejos de cómo afrontar este cambio y aprovecharlo de forma positiva.

psicología
es bueno seguir fomentando la comunicación, apoyarlos y escucharlos.Shutterstock

Cuando los hijos se independizan y dejan atrás el hogar que compartían junto a sus padres, este cambio puede hacer que en los progenitores surjan sentimientos de tristeza, vacío interior y soledad. Según la psicóloga Jasmín Lama, esta separación y cambio de rutina, podría ser un poco más difícil de afrontar para quienes tienen hijos únicos, “pero al igual que los padres con más hijos, es importante que siempre recuerden que mudarse de casa no es sinónimo de abandono, ya que tarde o temprano todos emprenden su camino para vivir nuevas experiencias o para formar su propia familia”.

Las circunstancias en las que se dé, influirán en la respuesta emocional de los padres. Por ejemplo, pueden sentirse orgullosos de esta decisión si sale de la casa por una buena oportunidad laboral, un matrimonio deseado o algún logro que lo beneficie. Sin embargo, también podrían sentirse intranquilos si parten de casa a una edad muy temprana y sin trabajo fijo.

Recomendaciones

  • Siéntase satisfecho y orgulloso de lo que ha logrado en la crianza.
  • Recuerde que en su vida no solo es padre sino también pareja, hijo(a), hermano(a) etc. Es importante tenerlo presente siempre, ya que en algunos casos esto suele olvidarse.
  • Debe aceptar que en la vida existen varias etapas y no es sinónimo de que lo están abandonando o los va a perder. Este momento significa crecimiento, madurez, avance y transformación.
  • Dedíquese tiempo a sí mismo para cumplir sus proyectos personales. Es momento de hacer realidad todas las actividades, sueños, viajes y proyectos que le faltan por cumplir.
  • Cuide la relación con su pareja. Pueden empezar a hacer más planes juntos. Si está soltero, dese la oportunidad de conocer nuevas personas, incluso de iniciar una nueva relación.

Síndrome del nido vacío

Durante esta etapa, es normal comenzar a revivir con tristeza los recuerdos familiares. El síndrome del nido vacío (sensación de soledad que los padres pueden sentir cuando uno o más de sus hijos abandonan el hogar), también puede venir acompañado de trastornos del sueño y la sensación de ya no tener metas que cumplir. “Sentirse así es parte del ciclo evolutivo en todas las familias. Es necesario hablar de los sentimientos para así, afrontarlos y que después eso no derive en síntomas más intensos”, dice Lama.

La autocrítica

Autocrítica, una oportunidad para reinventarse

Leer más

Atención

La experta recalca que es bueno seguir fomentando la comunicación, apoyarlos, escucharlos, pero siempre evitando las críticas. Si desean, pueden seguir siendo sus consejeros en el camino que decidieron emprender.