Mente

Los milagros sí existen a pesar de lo que vivas

No se trata de ver para creer, sino todo lo contrario. Los prodigios se activan con la fe, una pequeña palabra con gran poder.

milagros
Los niños son el más claro ejemplo de personas con fe.Archivo Shutterstock

Estefanía García de Reino es madre y esposa. Tiene 29 años y nunca olvidará el 10 de marzo de 2019, fecha del accidente automovilístico que le cambió la vida, junto a la de su familia. El diagnóstico médico: sección medular completa, que significa cero movimientos por daño en la médula espinal (cuadriplejía). En menos de un año de aquel acontecimiento, ella ha ido recobrando la movilidad. La respuesta de los galenos: Es un milagro, pues no hallan una explicación lógica.

Manos en posición de rezo

La oración tiene poder

Leer más
milagro
Estefanía García junto a su esposo Julio Reino y su hija Amelia.cortesía

Es que en eso consisten los prodigios, en sucesos sobrenaturales (de cualquier naturaleza) que chocan contra la razón.

Y lastimosamente la humanidad tiende a no creer mucho en ellos. La razón puede ser un chantaje vivido (cuando se negocia la fe); cuando se perdió el respeto o la admiración a líderes religiosos por abusos sexuales, estafa, entre otros delitos; el intelectualismo (querer razonar o comprobar las cosas divinas) y el miedo a creer en lo desconocido y lo sobrenatural, explica Samuel Merlano, experto en psicología social.

Para que se geste un milagro es fundamental la fe. Sin embargo, esta cuenta con varios enemigos que la ahogan y bloquean, tales como el miedo, la incredulidad o materialismo (deposita su confianza en algún objeto).

Mas la verdadera fe, dice el experto, es aquella que cree posible lo imposible, la convicción de lo que no se ve, que no cuestiona, solo confía.

televisión

5 películas que aumentarán tu fe

Leer más

La gratitud, indispensable

Las personas piden ver milagros y estos surgen todos los días: se tiene vida, salud, familia, amigos, trabajo, etc. “Los seres humanos no estamos conscientes, estamos dormidos y no apreciamos las cosas buenas que nos pasan o tenemos. Por eso es importante dar gracias a Dios por todo lo que poseemos y lo que nos sucede, agradable o no, hay que verlo como aporte a nuestro crecimiento”.

Los mejores maestros

El especialista hace referencia a los niños, en especial los menores de 8 años de edad, porque para ellos todo es posible. Merlano aconseja aprender de los pequeños, asegura que nos iría mejor en la vida. El ser humano no andaría amargado, estresado o irascible. “Tendríamos confianza, paz, convicción, una mejor salud integral (alma, mente, cuerpo y espíritu) y relaciones humanas”.

En casos de desesperanza

  • Recurre a la oración. Te traerá alivio emocional y espiritual.
  • Lee libros espirituales como la Biblia. Es un manual de vida con interesantes consejos para todo tipo de conflicto.
  • Recuerda algún milagro que viviste de niño o joven.
  • Escucha el testimonio de otros, sus experiencia y milagros.