Mente

Coronavirus, cuando la psiquis se 'infecta'

Hay reacciones extremistas, no se habla de los efectos psicológicos de quienes están en cuarentena o poseen rasgos asiáticos.   

Coronavirus
El temor de contaminarse hace que las personas miren de lejos lo que acontece en su ciudad.Shutterstock

Desde que el Gobierno Nacional confirmó el primer caso de coronavirus en el país, Katiuska compra galones de gel desinfectante y lleva consigo una mascarilla que parece salida de una película que narra el Apocalipsis; además, prefiere caminar grandes distancias y evitar la metrovía. En el otro extremo está Alberto, quien se cree uno de los Avengers y está seguro de que a él no llegará el Covid-19.

Por lo general, esas son las dos reacciones que se presentan con el virus: el miedo y la negación (el primero se manifiesta más), señala la psicóloga clínica Elizabeth Rodríguez, quien expresa que el coronavirus es una enfermedad nueva, poco estudiada, todavía sin soluciones para su erradicación y eso hace que la gente experimente mayor angustia, miedo y probablemente vergüenza o culpa (estas dos últimas emociones se darían en el caso de los infectados). Asimismo, aparecería la negación frente al problema. “Es difícil hallar el equilibrio entre la exageración y la negación. Para ello tome las medidas de prevención socializadas, infórmese de fuentes confiables y realice actividades que disfruta, eso genera un estado de ánimo adaptativo”.

El experimento

Para comprender el panorama, la catedrática, psicóloga y máster en Neuropsicología Clínica, Rosa Elena Cepeda, cita una investigación de la Universidad de Maastrich, en la que dos grupos se sometieron a 20 descargas eléctricas. El primero sabía que todas las que recibirían serían intensas, mientras que al otro le propinarían 17 moderadas y 3 intensas, pero desconocían cuándo se las darían. ¿Quiénes tuvieron más miedo? Los resultados revelaron que el segundo grupo demostró más temor (sudaron y su corazón latió más rápido) en comparación a los que conocían ciento por ciento en qué consistía la prueba. “Nuestra mente prefiere la certeza, aunque sea de malas noticias, a la incertidumbre de una posible noticia positiva”, indica Cepeda.

Bloqueo cerebral transitorio

Hay un área cerebral responsable del razonamiento, pensamiento lógico y conciencia, la neocorteza y permite el análisis profundo de la información, la reflexión y la toma de decisiones. A nivel social tiene un papel fundamental, pues gracias a ella es posible el control y gestión de los impulsos, emociones y conductas. “El alto nivel de información que llega al cerebro hace que se colapse y en ocasiones necesite ‘desconectarse’ del cuerpo, por eso queda expuesto a varios riesgos. A esto se le denomina caos patológico o bloqueo cerebral transitorio”, explica Cepeda.

Y los de cuarentena

Quienes están en aislamiento pueden presentar síntomas depresivos a causa de su soledad y la paralización de sus funciones; y sus familiares, pasar por niveles de estrés y ansiedad. “Sin dejar de lado la presión social que acompaña al virus, los comentarios, burlas, hasta el bullying que se ha generado en las redes sociales, estos factores contribuyen a que experimenten gran angustia al tener que pasar por esta enfermedad”, sostiene Rodríguez.

Coronaviruis
El coronavirus ha vuelto más gente racista que enferma.Cortesía

Sinofobia, rechazo a una etnia

Lo que también ha brotado es la discriminación en contra de los chinos o personas del sureste asiático.

La BBC publicó un caso registrado en Perth (Australia), en el que una familia australiano-asiática fue llamada ‘virus’. Y la experiencia de Sammi Yang, una maquilladora a la que se le prohibió el ingreso a un edificio y tuvo que esperar afuera en pleno invierno. Ella vive en Berlín, tiene miedo y evita salir. “Si les muestro mi visado y les digo que soy residente permanente, todo eso no importa. Todo lo que ven es mi rostro chino”.

Consejos

Beatriz Gómez, miembro de la Federación Ecuatoriana de Psicólogos Clínicos, comparte las recomendaciones que la Asociación Americana de Psicología (APA) dadas por el incremento de  ansiedad en la población mundial:

  • Mantenga la perspectiva. Es importante hacer el análisis de que el brote no ha surgido en su sector ni existen personas infectadas a su alrededor que estén en cuarentena, no ha viajado a China, ni su familia presenta los síntomas de una infección respiratoria.

  • Conozca los hechos. Adopte un enfoque más científico al seguir la información. Los datos relevantes los dan las autoridades sanitarias nacionales de salud pública.

    • Hable con los niños. Sea claro y preciso. Explíqueles las precauciones y use un lenguaje acorde a su edad. En caso de autismo emplee pictogramas o dibujos, un buen recurso para que entiendan. La tranquilidad emocional de los hijos depende de los padres o cuidadores. Ellos ven su comportamiento, si se asustan o calman.

    • Manténgase en contacto. Con la familia y amistades cercanas, y así compartir cómo se sienten y al mismo tiempo saberse sostenido emocionalmente por los otros. A través del WhatsApp o Messenger exponer sus miedos o preocupaciones.

Busque ayuda profesional en salud mental. Si siente un nerviosismo abrumador, tristeza persistente u otras reacciones prolongadas que afectan su desempeño laboral o relaciones interpersonales.