Buenavida

Antes de usar la mascarilla hidrata tu piel, y otros consejos

Huméctala con cremas con aloe vera o manzanilla, de ser necesario un maquillaje tenue y prefiere las mascarillas de algodón.

Mujer con maquillaje tenue
El cuidado de la piel es fundamental antes de ponerse mascarillasPixabay

Para que nada arruine estos días de feriado, sea que viajes o simplemente te quedes en casa, vale la pena tomar en cuenta estas recomendaciones que ofrece la dermatóloga Laura Chacón-Garbato para el buen cuidado de la piel y uso adecuado de la mascarilla.

  • Cremas con aloe vera y manzanilla

Así como preparas tu cuerpo hidratándolo antes de ponerte la ropa, haz los mismos antes de ponerte la mascarilla. Aplica una crema hidratante facial con ingredientes como la manzanilla y el aloe vera que van a refrescar y a calmar la piel ante el continuo roce de la tela con la dermis.

  • Maquillaje tenue

Evita el maquillaje, principalmente el espeso y grasoso, ya que tiende a obstruir los poros y provocar la aparición de granos.  Si no te queda más remedio opta por aquellos a base de minerales e ingredientes como el dióxido de titanio, que absorbe la grasa del cutis. 

Y ya que el centro de atención es la mitad superior del rostro,  Chacón-Garbato recomienda dedicar especial atención a los ojos: arreglar bien las cejas, potenciar las pestañas y llevar sombras llamativas.

  • Prefiere las de algodón

A la hora de comprar mascarillas es importante que te fijes no solo en el color, el estampado o sus apliques sino en el material del cual están hechas. El poliéster condensa el sudor y puede causar irritación y desencadenar acné. Ideales son las de algodón porque absorben el sudor y permiten que la piel respire.

  • No las reutilices

Usarla una y otra vez es antihigiénico y contribuye a la propagación de gérmenes y bacterias. Lávalas con regularidad, ya que esto aliviará la aparición de espinillas o acné. Y siempre ten a mano varias mascarillas.

  • ¿Y después de usar la mascarillas?

Sigue mimando tu piel con productos hidratantes y que no contengan sulfatos, sustancias detergentes fuertes que alteran la estructura lipídica de la epidermis superior y que causan irritación. Lo primero que debes hacer es lavar la cara con productos humectantes que van a eliminar la suciedad y la grasa de la piel que queda atrapada en el rostro. Evita el uso de agua caliente, recuerda que, después de tantas horas de uso de la mascarilla, la piel está sensible y por eso lo mejor es el agua tibia. Finaliza el ritual con crema hidratante con antioxidantes y aceites esenciales, que ayuden a restaurar y calmar la piel.

Para hidratar los labios, un labial mate que no manche ni los deje pegajosos.