Buenavida

Una mala higiene dental expone a las mascotas a enfermedades

La falta de cepillado en perros y gatos es causante de gingivitis y de una proliferación de bacterias que podrían trasladarse a otros órganos

dientes
Es importante acostumbrar a las mascotas desde pequeñas al cepillado. Puede hacerlo con juegos.Shutterstock

Ocurre igual que con el ser humano. Una mala higiene dental en las mascotas puede derivar en una gingivitis (enfermedad de las encías), que, si no es tratada tiempo, podría convertirse en una periodontitis y generar la caída de los dientes.

Pero allí no se queda el problema. La acumulación de sarro en exceso, contribuye al crecimiento poblacional de microorganismos como las bacterias. Allí puede estar la causa de ese mal aliento de su perro o de su gato.

Además, un descuido podría llevar a su consentido a padecer de otros males. “Si las bacterias están en constante contacto con el tejido mucoso de la boca, de manera gradual, migrarán a órganos del tracto digestivo, partes respiratorias, cardiacas y vasculares”, advierte el médico veterinario Paúl Rivadeneira.

Mascota

Perros y gatos perdidos, con pocas opciones de volver

Leer más

Incluso, el paciente además de correr el riesgo de perder sus piezas dentales, podría empezar a padecer resorción ósea, debilitando los huesos mandibulares. Por eso, la limpieza oral es clave para asegurar su salud y longevidad.

gato
Quienes tienen gatos también deben preocuparse por su cuidado dental.Shutterstock

Lo primero que debe hacer es acostumbrar a las mascotas a tolerar el cepillado desde que son pequeñas. De lo contrario, podría tener que someterlas, con el tiempo, a limpiezas con equipos especiales, bajo anestesia en una veterinaria.

Entonces, ¿cuántas veces hay que cepillar los dientes de los peludos? Depende. El especialista indica que si su perro o gato consume alimento balanceado, se genera menos producción de sarro. Resalta que la mayoría de marcas de alimentos de este tipo actualmente desarrollan sus productos de manera que ‘pulen’ las piezas dentales mientras los consumen. Es estos casos bastará con que se haga un cepillado a la semana.

Pero habrá que hacerlo dos veces si lo que consume es una dieta casera. “El riesgo se incrementa con respecto a la acumulación de resto de comida y por la producción de sarro”, indica Rivadeneira. Es el mismo caso entre aquellos que llevan una dieta mixta.

Retratista

Las mascotas también tienen a sus retratistas

Leer más

Aunque el tipo de alimentación es lo que más incide, también hay otro factor: la anatomía del animal. Por ejemplo, las razas de perritos como los chihuahuas, los yorkshire, shihtzu y semejantes pueden presentar estos problemas por el tamaño y espacio entre sus piezas dentales.

Cuidado
El descuido dental puede llevar al animal a ser sometidos a limpiezas con equipos especiales, bajo anestesia.Shutterstock

Los colegios veterinarios internacionales recuerdan la importancia de usar los productos adecuados para las mascotas. Para ellos existen cepillos y pastas especiales. No hay que olvidar que ellos no expulsan el contenido una vez que termina la limpieza, a diferencia del ser humano.

Además, las clínicas veterinarias destacan la importancia de las revisiones periódicas de la salud integral del animal, pues allí se evitarán problemas a futuro en su salud dental, que es la puerta de entrada para otras enfermedades.