Buenavida

Huesos fuertes desde la infancia

El calcio, la vitamina D y la actividad física deben ser parte de la vida diaria. Así la temible osteoporosis se evitará en la etapa adulta.

Huesos fuertes
Desde la infancia los niños deben hacer actividad física como jugar, correr, saltar.Pixabay

Es fundamental que los niños en las distintas etapas de crecimiento gocen de una alimentación que les permita tener huesos sanos y fuertes, lo cual va a garantizar que cuando sean adultos conserven una buena salud ósea.

"Desde el nacimiento se empieza a producir hueso nuevo y se renueva el antiguo. Y hasta los 20 años se logra obtener el 90% del total de masa ósea, por eso  una dieta que incluya calcio, vitamina D y el ejercicio son fundamentales para un buen desarrollo infantil", enfatiza el pediatra Jorge Gaibor.

Desde el embarazo, la madre a través de una adecuada alimentación va construyendo una buena salud ósea para su hijo; al nacer dándole el mejor alimento: leche materna y mientras crece adicionando poco a poco vegetales, legumbres carnes y pescados, así como vitamina D y ejercicio

Dr. Jorge Gaibor, pediatra

Calcio y vitamina D

El cuerpo humano no produce calcio por sí mismo, por eso debe tomarlo de alimentos que lo contienen como la leche y sus derivados, pero también de frutas y hortalizas como las naranjas, acelgas, brócoli, vainitas, garbanzos, almendras, o de las sardinas y el salmón.

Para que el calcio pueda sintetizarse adecuadamente, es necesaria la vitamina D que puede obtenerla con solo exponerse al sol todos los días entre 5 y 10 minutos, preferible en horas donde la radiación solar es menos intensa (de 6:00 a 9:00, o a partir de las 16:00). Si lo hace fuera de ese horario, debe usar protector solar, recalca el galeno.

Leche rica en calcio
La leche y sus derivados son fuentes de calcioPixabay

Ejercicio

Los niños deben hacer ejercicio y actividades físicas como saltar o correr para fomentar la formación de hueso y protegerlo, "previniendo así problemas de sobrepeso y obesidad, factores que no son favorables para la salud ósea".

Debe saber...

  • Además del desarrollo óseo, el calcio ayuda a: mantener el ritmo cardíaco, a la coagulación de la sangre, a la contracción y relajación de los músculos y al envío y recepción de señales nerviosas.

  • Evite las bebidas con gas, cafeína y las energizantes, así como los multivitamínicos que no hayan sido recetados por su pediatra porque pueden interferir con la absorción del calcio.

La dosis diaria de calcio, según la edad

Bebés de 0 a 6 meses: 200 mg

Bebés de 7 a 12 meses: 260 mg

Niños de 1 a 3 años:  700 mg

Niños de 4 a 8 años; 1.000 mg

Niños de 9 a 13 años: 1.300 mg

Adolescentes de 14 a 18 años: 1.300 mg

Fuente: Institutos Nacionales de Salud (NIH)