Hay sustancias y prácticas que pueden afectar a la voz

  Buenavida

Hay sustancias y prácticas que pueden afectar a la voz

El tabaco y el alcohol, pero también la lejía y los productos de limpieza están en la lista de los que podrían dañar las cuerdas vocales

Salud
Es necesario darle descanso a la voz cuando se trabaja con ella muchas horas al día.Pexels

¿Cómo sería nuestra vida si no pudiéramos conversar con nadie en todo el día, responder a una llamada de teléfono ni cantar? Para todas estas cosas, y para algunas más, utilizamos la voz, un instrumento que requiere algunos cuidados.

Lo primero a lo que debemos prestar atención es a la respiración. “La voz es un chorro de aire que sube desde nuestro diafragma y, al pasar por nuestras cuerdas vocales, las hace vibrar produciendo un sonido. Si nuestra respiración es superficial o torácica, si respiramos oralmente, si existe algún impedimento para el correcto paso del aire o para la regulación de su salida, nuestra voz puede verse afectada”, explica Claribel López Rodríguez, logopeda del centro Cuarto de Contadores, ubicado en Leganés (Madrid). 

Asimismo, la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) subraya que es necesario vocalizar bien y respirar de manera cómoda para evitar forzar y elevar la voz, sobre todo en profesiones donde el uso de la voz es continuo, como en el caso de los profesores.

Esta entidad advierte de que no hay que utilizar el aire pulmonar residual al hablar. “Nunca se debe hablar con el resto final de aire y sentir sensación de ahogo. Esto es un comportamiento de esfuerzo y ocurre cuando se marcan las venas del cuello al hablar”, describe.

Mujer con dolor de estómago

La helicobácter pylori se puede detectar a través de su aliento

Leer más

Otro aspecto a tener en cuenta es la alimentación pues, aunque a priori no lo parezca, también afecta a la voz. Claribel López explica que la calidad de los alimentos que ingerimos influye en nuestra digestión y, por tanto, en los ácidos gástricos que generamos. Estos ácidos producen unos vapores que suben por el esófago y llegan a la faringe y a la laringe. Si la digestión es muy pesada, los ácidos son más fuertes y pueden dañar la mucosa que protege nuestras cuerdas vocales. “Alimentos que contengan cafeína, azúcares, ácidos, bebidas carbonatadas, mentol, etc. pueden dañar nuestra voz”, indica la logopeda.

De igual modo, la SEORL-CCC subraya la importancia de la hidratación. Esta entidad recomienda beber unos dos litros de agua diarios para que la mucosa que recubre las cuerdas vocales esté bien hidratada.

Por otro lado, Claribel López advierte de que hay diferentes sustancias que pueden dañar las cuerdas vocales, sobre todo, el tabaco y el alcohol. No obstante, la logopeda señala también la lejía, los productos de limpieza, los ambientadores, los perfumes, etc. Según explica, dichos productos contienen químicos que, inhalados de manera constante, pueden irritar y dañar el aparato fonador.

55008188776_3
El tabaco es un factor irritante para la laringe y a la larga un problema para la voz.EFE

En este sentido, la SEORL-CCC recalca que el tabaco es un factor irritante para la laringe. “El humo pasa entre las cuerdas vocales y predispone para que aparezcan lesiones benignas como edemas o pólipos. Además, es la principal causa de cáncer de laringe”, manifiesta. De la misma manera, esta entidad aconseja evitar los lugares con humo y las áreas polvorientas, así como procurar no hablar en ambientes muy secos, pues la sequedad ambiental resta protección a las cuerdas vocales. “Es conveniente utilizar un humidificador, evitar los ambientes con mucha calefacción o aire acondicionado y abrir y ventilar las habitaciones para renovar el aire”, apunta.

Otra de sus recomendaciones es no carraspear, pues el carraspeo es un movimiento fuerte y violento que supone un esfuerzo traumático para las cuerdas vocales. “Algunas alternativas pueden ser: tragar saliva, beber pequeños sorbos de agua o realizar una tos sorda (sin juntar las cuerdas vocales)”, manifiesta.

Invento

Inventos adaptados a los nuevos estilos de vida

Leer más

El descanso también es muy importante para el cuidado de la voz. La SEORL-CCC indica que la fatiga corporal se refleja en la voz. “Se debe descansar para obtener el máximo rendimiento vocal. Hay que dormir más de seis horas y descansar antes de utilizar mucho la voz, sobre todo, los profesionales de la voz”, precisa.

Asimismo, es necesario dejar descansar la voz. “8 horas hablando en el trabajo, la charla del café, la llamada de teléfono importante y contar cómo te ha ido el día cuando llegas a casa suma un total de 11 horas utilizando la voz. Si sólo descansas entre 7 y 8 horas, deberás buscar periodos de reposo vocal para dar una tregua a tus cuerdas”, recomienda Claribel López.

Por último, la SEORL-CCC aconseja no chillar ni hablar gritando. “Debemos acomodar nuestro uso de la voz a nuestras posibilidades reales y conocer las posibilidades de nuestro aparato fonador para saber hasta dónde se puede llegar sin realizar esfuerzos”, puntualiza.

Esto es especialmente importante en tiempos de pandemia cuando la mascarilla se ha convertido en un artículo indispensable en nuestro día a día. De hecho, un trabajo publicado en “Journal of Voice” concluye que el uso de la mascarilla induce a la necesidad inconsciente de aumentar el esfuerzo vocal lo que, con el tiempo, puede incrementar el riesgo de desarrollar disfonía funcional. “Hay que tener claro que es el mal uso de la voz y no la mascarilla lo que puede perjudicarnos”, afirma Pedro Cabrera, miembro de la Comisión de Laringología, Voz, Foniatría y Deglución de la SEORL-CCC.

Entre los consejos para hacer un buen uso de la voz con la mascarilla, el doctor Cabrera destaca la importancia de “controlar las ganas de elevar y forzar la voz para sentirnos escuchados pues todo ello, además de repercutir en nuestra capacidad respiratoria, puede tener consecuencias para las cuerdas vocales y causar molestias como ronqueras o disfonías”.

“Es necesario respirar de forma cómoda y calmada, sin utilizar el aire residual y sin sensación de ahogo, vocalizar bien y hablar claro y lento para evitar tener que repetir”, recuerda el especialista.