Buenavida

Habrá ‘Navidad de colores’, pero será de casa en casa

La fundación Tacita caliente tiene listo un plan para llegar a un sector apartado con alimentos, juguetes y pruebas rápidas de COVID-19

Fundación
Los voluntarios visitaron Monserrate 2, un sector apartado de Balzar, para constatar las necesidades de la comunidad.Cortesía

El año pasado, los voluntarios de la fundación Tacita caliente llegaron con su ‘Navidad de colores’ al recinto Palo de Leche, en el cantón Simón Bolívar (Guayas). Iban cargados de alimentos, ropa y juguetes para 105 familias. Una plazoleta concentraba a los beneficiarios, que recibían tallarín de pollo, pavo navideño, algodón de azúcar, brigadas médicas y hasta peluquería.

Eran otros tiempos. Esta vez la pandemia ya no permitirá esa gran aglomeración y, en lugar de peluquería, reforzarán su atención médica. Los chequeos (incluidos los odontológicos) serán para todos. Llevarán además pruebas rápidas de COVID-19.

Será una celebración navideña diferente, en la que los voluntarios irán de casa en casa. Para ello, desde ya se preparan para conseguir los equipos de bioseguridad con los que se trasladarán, esta vez, hasta Monserrate 2, una parroquia rural del cantón Balzar, en la que residen 500 familias.

Fundación

Digitalizaron su modalidad de atención para no dejar de ayudar

Leer más

No podrán ir los 80 voluntarios que viajaron el año pasado. Ahora será la mitad y se dividirán la zona para ir a cada hogar llevando las bolsas de ropa y de alimentos. Estas últimas estarán más cargadas, pues como no podrán hacer la gran comida comunitaria, incluirán más productos en las fundas.

Monserrate 2 fue el escogido entre una lista de diez sectores postulados este año. Era el que cumplía con todos los requisitos previstos, especialmente por tratarse de un lugar apartado al que no suele llegar apoyo privado ni público.

“Está muy alejado de la carretera principal”, cuenta la doctora Rebeca Medina, directora administrativa de la fundación. Allí no hay centro de salud, solo tienen una escuela unidocente que ha sido conservada por los padres de familia.

Los voluntarios ya se dividen en grupos para comenzar con la recolección de las donaciones para su jornada solidaria navideña de este 12 de diciembre. Armarán un cronograma que les permitirá asistir a la fundación manteniendo el distanciamiento social. Lo harán en varios horarios y distribuirán los juguetes de acuerdo a la edad de los pequeños.

Fundación
En una camioneta, los miembros de la fundación llegaron para conocer la zona.Cortesía

El equipo no ha descansado en estos meses, pues desde que comenzó la pandemia, sus actividades se multiplicaron para poder llevar alimentos a sitios distantes y a las personas que viven en las calles. Además, el número de voluntarios va en aumento, lo que les permite llegar a otros sectores. Esperan también que más manos solidarias se sumen para conseguir lo que requieren para su ‘Navidad de colores’.

Fundación

Un toque de magia para donar sillas de ruedas

Leer más

  • La selección

Para definir cuál sería el sitio al que llegarían con la ayuda navideña, la fundación lanzó una convocatoria en julio pasado, para que, a través de las redes sociales llegaran las propuestas de sitios con necesidades. De ellos se escogió a tres que fueron visitados durante los últimos fines de semana.

Una vez en terreno, los voluntarios constataron las necesidades y designaron a Monserrate 2, donde dialogaron con la comunidad. Allí comenzó el registro de requerimientos.

  • La ayuda

Las personas que quieran colaborar con esta campaña de la fundación pueden comunicarse al 0990063109 o visitar sus cuentas en las redes sociales, en Facebook, Twitter e Instagram.