Dominique Salvador, talento sobre el lienzo

  Buenavida

Dominique Salvador, talento sobre el lienzo

Con una carrera consolidada, la hermosa y carismática artista recorre el mundo con su obra sin dejar de sorprender.

Dominique Salvador, retratista.
La retratista ecuatoriana actualmente radica en Chile.Cortesía/César Farías

De madre francesa y padre ecuatoriano, creció fusionando ambas culturas sin resistencia alguna. Dominique es producto de esa efervescente mixtura que le dio impulso para ser y hacer lo que más ha querido a lo largo de la vida, siendo el arte parte esencial de su desarrollo personal. “Vengo de una familia superunida, incondicional y de mente abierta. Para mis dos hermanas y para mí, ha sido una experiencia muy enriquecedora porque las dos culturas son nuestra identidad, pero también nuestra cotidianidad (idiomas, costumbres, hábitos...). El hecho de que mis padres hayan logrado esta mezcla perfecta de dos mundos, habla mucho de su matrimonio y del respeto que se tienen el uno al otro. Han sido un hermoso ejemplo”.

Hiperrealismo, su eje

Historiadora de arte y pintora, desde chica demostró firmes aptitudes por la pintura. Su relación con el arte ha sido una verdadera historia de amor al convertirse en una necesidad.

Empezó su formación de Artes Plásticas en la Universidad San Francisco de Quito y la finalizó en Boston University, trabajando desde el inicio de su carrera profesional en retratos bajo pedido. Desde entonces no ha parado: “He tenido la dicha de gozar de la pintura cada día de mi vida. El arte es una parte intrínseca de lo que soy... me llena absolutamente, me encanta y me ayuda a canalizar mi enorme sensibilidad...”.

Con un estilo hiperrealista, la artista afirma que es su forma de comunicarse con el exterior, en un camino inevitable que se dio naturalmente, sin presión alguna. “¡El hiperrealismo me escogió a mí! Quizá cambie en algún momento, pero por ahora, pasar miles de horas observando y reinterpretando texturas, momentos, luz y colores para imitar la realidad, me lleva a un lugar de éxtasis absoluto... Me entretiene, me llena y me reta... La realidad tiene incontables espectros y la verdadera meta es representarla entera de forma pictórica. Es un ejercicio que me apasiona”.

De vocación marcada, considera que la excelencia se logra únicamente con el ejercicio de la profesión e incontables horas de trabajo, siendo más visible en un estilo donde el dominio técnico y la disciplina son esenciales.

Dominique Salvador, pintora ecuatoriana
Hiperrealismo es el estilo que predomina en sus obras.Cortesía

Metas cumplidas

Durante su recorrido, ganar un espacio y respeto en el medio artístico no fue fácil, por el hecho de ser mujer y joven. Sin embargo, con paciencia, perseverancia y un trabajo duro, logró su propio espacio y credibilidad como artista.

Amante de la vida y del mundo, considera que poder pintar todos los días y vivir de ello es su mayor y más grande meta cumplida. No obstante, sus logros se extienden fuera de las fronteras al haber transitado el planeta y mostrar de lo que es capaz, en varias exposiciones -casi todas internacionales-, en Hong Kong - donde Opera Gallery la representa -, y en ciudades como Beijing -China-, San Petersburgo -Rusia-, o Beirut -Líbano-. “Ha sido un recorrido maravilloso”, afirma.

Es la primera mujer retratista oficial de la Historia del Ecuador. Ha retratado al exalcalde Mauricio Rodas. Su pintura yace en el Salón de los Protocolos del Cabildo quiteño. Se suma a sus logros, haber sido finalista en concursos internacionales de pintura realista (ARC Salon de España) y de retratismo (Figurativas 2019, España). “Cumplí la meta de exponer en Asia, así como trabajar con una galería remarcable como lo es Opera Gallery.

Retrato del alcalde de Quito, Mauricio Rodas
Retrato del alcalde de Quito, Mauricio RodasCortesía

Lo que vendrá

Actualmente trabaja en una serie de pinturas inspiradas en el Medio Oriente, y para conseguirlo estuvo en centros de refugiados en Irak, estudiando e investigando. Además, trabaja en retratos bajo pedido, lo cual es un desafío muy particular: “Retratar no solo la parte física, sino el alma, la psiquis de la gente, el aura, su entorno y energía... ir más allá de lo representativo...”.

Cada paso en su carrera implica una nueva meta, y ahora se enfoca en llevar a cabo una gran exposición retrospectiva, además de participar en exhibiciones como la ‘BP Portrait Award’, en el National Portrait Gallery of London. “Quisiera seguir retratando personajes que me inspiren, y seguir experimentando con nuevos formatos, materiales, composiciones y más”.

Ella misma

A sus 37 años, con una carrera consolidada y sueños cumplidos, se siente satisfecha por todo lo que ha aprendido en el camino, de las experiencias vividas y de la persona en la que se ha convertido. “Me siento feliz con mi manera de vivir la vida, y de la increíble gente que me rodea y acompaña en esta aventura”.

Confiesa, no obstante, que el momento más duro que debió sortear fue su infortunado divorcio, mientras estaba lejos de su familia, en Marruecos. “En un momento, sentía que se me rompía el alma... pero no pude ser más bendecida... tenía a dónde regresar... ¡mi casa! Mi familia y amigos increíbles me cobijaron con su amor y el arte fue mi gran sanador, ¡la mejor terapia! Aprendí y maduré mucho... me hice más fuerte, descomplicada y feliz”.

Actualmente, la pintora, radicada en Chile, sigue la ruta del amor. “Encontré un hombre maravilloso cuando dejé de creer en el amor. Me tuvo una paciencia infinita, esperó que sanara completamente y ahora tenemos una relación increíble que me trae mucha paz, llena de respeto y admiración el uno por el otro. Es un hombre que entiende y que cuida mucho mi sensibilidad artística... Es un compañero fenomenal”.

Cara a cara

  • ¿Qué dejó en Ecuador?

Nada... mi familia y amigos están conmigo a pesar de la distancia... Me lo llevo todo en el corazón. Seguiré conectada con Ecuador, mi país.

  • ¿Cómo asume la belleza?

Me encanta la belleza intelectual, la espiritual y la del corazón, y trato de cultivarlas. La belleza está en todas partes, hay que saber parar, reconocerla y admirarla.

  • ¿Cómo se ve en 10 años?

Me encanta el factor sorpresa de la vida. Estoy segura que el arte nunca dejará de tener un papel protagonista.

  • ¿Cómo ha vivido la pandemia?

¡Pintando! Pude organizar mi taller en Santiago antes de la pandemia, así que ha sido muy productivo.

  •  ¿De qué se siente especialmente orgullosa?

De vivir una vida alineada con lo que realmente soy.

  • ¿Qué le falta en la vida?

¡Nada! No puedo considerarme más bendecida y agradecida.

Personal

  • Es la primera mujer retratista oficial de la Historia del Ecuador.

  • Estudios de Artes Plásticas en la Universidad San Francisco de Quito y en Boston University.