Dismorfia por Zoom, un peligro silencioso

  Buenavida

Dismorfia por Zoom, un peligro silencioso

Este trastorno puede causar ansiedad, angustia y una percepción errónea de su rostro al estar pendiente del más mínimo defecto.

Dismorfia por Zoom
Dismorfia por ZoomShutterstock

La conectividad digital ha hecho que muchas personas recurran a otras formas de comunicación, principalmente a plataformas de videollamadas (como Zoom). Es cierto que estas herramientas cuentan con varias ventajas; sin embargo, verse constantemente el rostro a través de un dispositivo electrónico, puede provocar un análisis excesivo de las imperfecciones y, por ende, llegar a padecer dismorfia por Zoom.

Este término, relativamente nuevo, según María del Pilar Berzosa, psicóloga clínica y profesora investigadora de la UNIR, está vinculado directamente a la dismorfia corporal, un trastorno que se da cuando una persona se preocupa excesivamente por sus defectos físicos llegando a tener una percepción distorsionada sobre su propia imagen, al punto de creer que los demás también la ven así.

“Durante las videollamadas hay una elevada exposición de la fisionomía facial y por eso se podrían concentrar más en los aspectos que les desagradan y no en las personas con quienes conversan”, comenta la experta.

Sus causas

Baja autoestima e inseguridad sobre sí mismo podrían ser algunos de los factores que incrementan el peligro de padecer dismorfia por Zoom. ¿Existe un grupo vulnerable? Puede presentarse en personas de cualquier edad o género. Sin embargo, la experta señala que es posible que exista mayor riesgo para las mujeres porque “los cánones de belleza tradicionales podrían hacer que ellas estén más pendientes de su físico que los hombres”.

Atención

Quienes sufren de este problema pueden presentar angustia, ansiedad, vergüenza y hasta temor a salir por no querer que los demás vean su rostro. “Aunque aún no existen datos exactos de la dismorfia por Zoom, un estudio realizado en Estados Unidos presentó que la dismorfia corporal, a nivel general, afecta a cerca de cinco millones de personas en ese país”. Además, este trastorno obsesivo-compulsivo podría llevar a las personas a buscar una perfección irreal “al ir en busca de una cirugía estética facial, y dar como referencia del resultado que desean, un selfie con filtros”, alerta Berzosa.

pareja

“Quiero volver con mi ex”

Leer más

Qué hacer

Es necesario trabajar en las inseguridades. Si está todo el tiempo pendiente de cómo luce en la videollamada o se frustra al ver algún defecto, es importante que acuda a un psicólogo para que pueda trabajar en mejorar su autoestima, seguridad y amor propio. “Si tiene que hacer una conferencia, fíjese en el rostro o gestos de los demás, concéntrese en el tema a tratar o en las diapositivas”.

Use las redes sociales de manera controlada y amplíe la forma en que se comunica con los demás (por teléfono o presencialmente). Recuerde tener siempre pensamientos positivos sobre sí mismo antes de verse. Refuerce lo que más le guste y enfoque su atención en eso.