Buenavida

Tiempo Devenir, más allá de la incertidumbre

La exposición, concebida en marzo en el plano virtual, llega a lo presencial en el museo Nahim Isaías. Un grito de auxilio da la bienvenida

Cultura
El artista Juan José Ripalda creó una instalación sonora con objetos que se han vuelto cotidianos.Amelia Andrade / EXPRESO

El artista visual Pablo Caviedes confiesa que su inspiración fue el dolor, el llanto y la muerte. Por eso, sus obras se centraron en calaveras dibujadas con esfero negro en una cartulina blanca. Su trabajo tomó como base una fotografía intervenida en digital y lo llamó ‘Masks came late to Guayaquil’ (Las mascarillas llegaron tarde a Guayaquil).

En cambio, Sara Roitman comenzó a elaborar una casita con alambre soldado por cada día de encierro, a manera de reflexión sobre la nueva normalidad; mientras que Juan José Ripalda dio vida a una instalación sonora con objetos que se volvieron cotidianos como las mascarillas y los guantes tendidos en un cordel, goteando. Para él, es llevar hasta un museo algo muy íntimo sobre lo vivido en estos meses de pandemia.

Esas obras que comenzaron a gestarse en marzo pasado, en los tiempos en que la COVID-19 iba tomando fuerza, se iban mostrando en el encierro. Desde la cuenta de Facebook del Museo Nahim Isaías se desarrolló la exposición virtual que este 11 de diciembre de 2020 cumple con el reto de volverse presencial.

Cultura

Un café y pinceladas para resistir el encierro

Leer más

Carlos Vaca, el curador de la muestra ‘Tiempo Devenir, entre la pandemia y la pospandemia’, dice que ha sido un proceso diferente, en el que debido a la crisis sanitaria, se han alterado los cronogramas. “Hay obras que se cambiaron porque los artistas no quisieron exhibirlas. A medida que el tiempo iba pasando, algo iba aflorando”, cuenta, al tiempo que recuerda que hubo artistas que desaparecieron del proyecto por un par de meses debido a diferentes circunstancias que atravesaban como efecto de la COVID-19.

Eso es para él la muestra de que “el arte se maneja mucho entre la incertidumbre y para nada en las certezas”, pero esto traspasó todo lo pensable, dice.

Cultura
Sara Roitman elaboró una casita de alambre soldado por cada día de encierro.Amelia Andrade / EXPRESO

Cyty Espinel, responsable del museo, cuenta que nada fue como se había previsto. “Carlos me llamó cuando todavía no teníamos idea de qué iba a suceder; pensábamos que íbamos a inaugurar la muestra en mayo y que el confinamiento iba a durar no más de un mes. Pero se extendió y recién abrimos el museo a finales de octubre”, dice.

Finalmente, la meta se cumplió y cada uno de los 18 artistas se enfocó en el tema desde un aspecto diferente, algunos lo hicieron a partir de lo social, otros se adentraron en lo sanitario y algunos más en lo rutinario. Allí están trabajos que marcan una diferencia como el de Ricardo Bohórquez, que tomó como base un archivo gráfico del poeta y cronista ecuatoriano Jorge Martillo.

La mayoría de los participantes son ecuatorianos, pero hay también la presencia de un artista de España y dos de Chile. En el grupo está el trabajo de Fernando Falconí (Falco), quien compartió con la comunidad de Socio Vivienda 2, en Guayaquil, para emprender un ritual de despedida para aquellas familias que no pudieron decir adiós a sus allegados. Lo hicieron con cartas que luego quemaron y cuyas cenizas echaron al viento. Fue el único trabajo de la muestra en el que un artista trabajó con la comunidad.

Arte

Cartas entrelazadas para un ritual de despedida

Leer más

La bienvenida a la exposición la dará un video, elaborado por Francis Naranjo, que estará colocado en la parte exterior del museo y que contará con un audio en el que se repite, una y otra vez, un grito de auxilio: ¡Help! (Ayuda).

Cultura
Ricardo Bohórquez es uno de los 18 creativos que participan en la exposición.Amelia Andrade / EXPRESO

Carlos Vaca dice que los artistas encontraron en estas obras “un canal para mantenernos lo más cuerdos posible, para no caer en un tipo de rutina, ni de estrés, ansiedad o depresión”.

Las visitas

La muestra estará abierta al público hasta finales de enero próximo. Podrá ser visitada de lunes a viernes, desde las 09:00 hasta las 16:30. El visitante debe llevar mascarilla.