Cuida tus finanzas tras la liquidación

  Buenavida

Cuida tus finanzas tras la liquidación

Programar una reducción de los gastos mensuales, establecer prioridades y no adquirir deudas nuevas son claves para el buen uso de este ingreso.

Finanzas
Los expertos explican cómo manejar de forma correcta su liquidación.Shutterstock

Durante 25 años, Jorge (56) mantuvo su rutina semanal de la misma manera. De lunes a viernes iba a su oficina ubicada en el norte de Guayaquil de 09:00 a 17:00, y regresaba a casa para pasar la noche junto a su esposa e hijos. Sin embargo, fue en julio de este año cuando recibió la noticia de que iba a ser separado de la empresa en que laboraba por recorte de personal masivo.

“Aún siento una mezcla de emociones porque, aunque sé que he cumplido con mi meta profesional y mis hijos ya son grandes, me sorprendió recibir esa noticia y ahora me toca pensar qué haré en el futuro”, comenta.

Finanzas

La iniciativa de finanzas sostenibles busca atraer recursos para proyectos ambientales

Leer más

Tras la pandemia, al igual que Jorge existen miles de ecuatorianos que han perdido su trabajo sea por reducción de personal o el quiebre de las empresas. Esto ha hecho que quienes han recibido su liquidación, tengan la duda de qué hacer con ella para tener tranquilidad económica hasta encontrar un nuevo trabajo o durante su jubilación. Así lo menciona Sonia Vélez, máster en finanzas y coach profesional, quien detalla que lo más común “es que al inicio exista un shock emocional por la pérdida de la fuente de ingreso y haya zozobra sobre qué pasará en esos meses de crisis”.

Ver esta publicación en Instagram

Clasificar nuestras necesidades en base a nuestras prioridades, nos permitirá administrar nuestros recursos de manera más eficiente, más aún en tiempo de crisis. Una guía clara, es la jerarquía de necesidades establecida por Maslow: ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⭕️ NECESIDADES BASICAS: Alimentación, salud, servicios básicos, vivienda, vestimenta. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⭕️ NECESIDADES DE SEGURIDAD: Educación, seguros médicos y de las propiedades, ahorro, fondo de emergencia. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⭕️ NECESIDADES SOCIALES: Reuniones familiares, con amigos, comidas en restaurantes. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⭕️ NECESIDADES DE AUTOESTIMA: Peluquería, tratamientos de belleza, artículos de última tecnología. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⭕️ NECESIDADES DE LUJO: Artículos de marca, viajes, comidas en restaurantes. Si tu dinero se está diluyendo y no estás alcanzando tus metas, probablemente necesites revisar el orden de tus prioridades. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Contáctame: ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ 📲 0968525331 📩 finanzas@soniavelez.coach 💻 www.soniavelez.coach ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ————————————————————— #finanzas #coach #soniavelezcoach #dinero #presupuesto #guayaquil #quito #ecuador #instagram #facebook #whatsapp #pymes #finanzaspersonales #motivacion #estrategia #ayuda #desarrollopersonal #productividad #negocios #inversionesfinancieras #manejodedinero

Una publicación compartida de Finanzas Personales (@soniavelez.coach) el

Por eso, Clarence Altamirano, economista y maestrante en Administración de Empresas, menciona que es crucial que exista una modificación en los hábitos de consumos y haya que elaborar un plan de acción hasta que las labores o ingresos se reactiven.

  • Los expertos recomiendan

  1. Revise con cuánto dinero cuenta, pero no tome ninguna decisión durante los primeros días. La incertidumbre sobre el futuro lo puede motivar a acciones impulsivas y la emoción de tener un ingreso alto lo puede llevar a adquirir artículos innecesarios.
  2. Establezca cuánto suman sus gastos mensuales fijos y programe una reducción del 20 al 30 %. Priorice la alimentación, vivienda, servicios básicos, educación y movilización. La revisión del presupuesto es fundamental porque eso lo va a ayudar a saber cuánto tiempo le va a durar la liquidación.
  3. No adquiera deudas nuevas y mantenga el plan de pago establecidos de las actuales. Hay quienes quieren saldarlas inmediatamente, pero en algunos casos, eso no es tan viable porque, aunque ahora puede salir de ellas, más adelante podría no contar con recursos para los gastos básicos y volver a recurrir a préstamos.

  • Adiós a los ‘gastos hormigas’

Altamirano detalla que este término hace referencia a todas las compras recurrentes que se efectúan casi de forma imperceptible y que, aunque a corto plazo pueden parecer mínimas (como comprar un café todos los días en la gasolinera o chicles mientras está en el semáforo), “al sumarlas al final del mes se convierten en un despilfarro innecesario de su dinero”.

En época de crisis es importante ser conservador en los gastos y estar dispuesto a ‘ajustar el cinturón’. Ocasionalmente puede darse pequeños gustos, pero estas compras no deben ser muy repetitivas.

  • Emprender, una opción a analizar

Tras perder su trabajo fijo, crear una empresa es una buena alternativa para obtener nuevos ingresos. “Aunque no existe un porcentaje específico de cuánto dinero invertir en el proyecto, primero debe evaluar su presupuesto de gastos básicos para así saber cuánto podría destinar para evitar un desbalance”, añade Vélez.

Opte por un emprendimiento que no requiera de entrada un nivel alto de gastos fijos como el alquiler de un local o la contratación de empleados. Busque uno en que los costos sean variables porque no es adecuado iniciar un negocio con deudas.

  • Tome nota

  1. El ahorro debe mantenerse como uno de los puntos claves en su manejo financiero sea cual fuese el monto de la liquidación. Se recomienda destinar al menos el 10 % del ingreso total.
  2. Analice las diversas opciones que ofrecen las instituciones financieras como las cuentas de ahorro, los certificados de depósito (o póliza de acumulación) y los fondos de inversión para generar rentabilidad, salvaguardar ese dinero y no utilizarlo.
  3. Las cuentas de ahorro otorgan (en las que tiene acceso inmediato al monto) un interés menor del 1 % anual aproximadamente.
  4. Los certificados de depósito tienen un rendimiento promedio del 6 % anual a un plazo mínimo de 30 días (las tasas van mejorando conforme el plazo y monto escogido).
  5. Los fondos de inversión pueden tener tasas variables que lleguen al 7 % de interés anual.
  6. Los valores finales varían dependiendo de cada banco basados en el porcentaje máximo que estipula el Banco Central.

  • Adquirir o no un bien de alto valor

Tener en la cuenta bancaria un monto superior al acostumbrado luego de la liquidación, puede volverse una tentación para quienes siempre han deseado comprar una casa, apartamento o carro. Sobre ello, Vélez recomienda que al inicio lo óptimo es no utilizar su liquidación, o parte de ella, para estos objetivos porque “adquirir una gran deuda es meterse en una camisa de fuerza porque como no se tiene un ingreso seguro, lo que menos se debe buscar son pagos obligatorios mensuales”.

En primera instancia, esto puede sonar desmotivador, pero hay decisiones que se deben postergar hasta que se tenga una situación más estable.

La educación debe continuar

Psicología

¡Sea usted su prioridad!

Leer más

La capacitación continua es una inversión en sí mismo. Aunque actualmente no cuente con un trabajo fijo, ambos expertos acentúan que debe ser vista como una prioridad porque “esto ayuda a tener los conocimientos suficientes para poder mejorar en su profesión y así, a futuro tener más oportunidades de ejercer un nuevo puesto o desarrollo profesional”, dice Altamirano. Aumente sus capacidades a través de seminarios, cursos cortos, maestrías o doctorados. ¡Todo suma!

Por qué buscar asesoría

La orientación de un experto en finanzas personales durante esta etapa de su vida, puede ser una herramienta esencial para tener un bienestar económico a través de la administración de los fondos de manera adecuada. “Muchas veces gastamos en cosas que nos dan la satisfacción temporal y se percibe la asesoría de alguien como un gasto no necesario, pero en este momento es crucial, ya que todas las decisiones tendrán un impacto en el presente y futuro”, dice Vélez. Cada caso es único y debe ser tratado según su realidad.

  • En cifras

-El desempleo pasó de 3,8 % en diciembre del año pasado, a 13,3 % entre mayo y junio de 2020. (698.449 personas perdieron su trabajo durante la pandemia).

Fuente: INEC.