Buenavida

Niños criados en áreas urbanas verdes tienen mayor coeficiente intelectual

Estudio encuentra que niños criados sectores con áreas verdes desarrollan coeficiente intelectual más alto y menor nivel de comportamiento difícil

mama-hija-bebe
Crecer cerca de áreas verdes estimula el celebro y disminuye las dificultades de comportamientos.pixabay

Los niños que crecen en áreas urbanas más verdes tienen una mayor inteligencia y menores niveles de comportamiento difícil, según un estudio.

El análisis de más de 600 niños de 10 a 15 años mostró que un aumento del 3% en el verdor (árboles, parques) del vecindario elevó su promedio de puntaje de CI con 2,6 puntos. El efecto se observó tanto en las áreas más ricas como en las más pobres.

Ya existe evidencia significativa de que los espacios verdes mejoran varios aspectos del desarrollo cognitivo de los niños, pero esta es la primera investigación que examina el coeficiente intelectual. La causa es incierta, pero puede estar relacionada con niveles más bajos de estrés, más juego y contacto social o un ambiente más tranquilo.

“Cada vez hay más evidencia de que los entornos verdes están asociados con nuestra función cognitiva, como las habilidades de memoria y la atención”, dijo Tim Nawrot, profesor de epidemiología ambiental en la Universidad Hasselt en Bélgica, donde se realizó el estudio.

bebe-perro

¿Cómo crean los cerebros de los bebés las categorías de lenguaje?

Leer más

“Lo que este estudio agrega con el coeficiente intelectual es una medida clínica más sólida y bien establecida. Creo que los constructores de ciudades o los planificadores urbanos deberían priorizar la inversión en espacios verdes porque es realmente valioso crear un entorno óptimo para que los niños desarrollen todo su potencial”.

El estudio, publicado en la revista Plos Medicine, utilizó imágenes de satélite para medir el nivel de verdor en los vecindarios, incluidos parques, jardines, árboles en las calles y toda la demás vegetación.

El puntaje promedio de CI fue 105, pero los científicos encontraron que el 4% de los niños con un puntaje por debajo de 80 habían crecido en áreas con bajos niveles de vegetación, mientras que ninguno obtuvo un puntaje por debajo de ese nivel en áreas con mayor cantidad de espacios verdes.

Las dificultades de comportamiento, como la falta de atención y la agresividad, también se midieron en los niños utilizando una escala de calificación estándar, y la puntuación media fue de 46. En este caso, un aumento del 3% en la vegetación resultó en una reducción de dos puntos en los problemas de comportamiento, en línea con estudios previos.

Los investigadores tomaron en cuenta los niveles de riqueza y educación de los padres de los niños, descartando la idea de que las familias que están mejor situadas para mantener a los niños simplemente tienen más acceso a los espacios verdes.

Braile- educación- discapacidad

Personas con discapacidad: la educación virtual, un problema

Leer más

Se sabe que los niveles más altos de contaminación del aire afectan la inteligencia y el desarrollo infantil, pero este factor también se descartó como explicación.

En cambio, los científicos sugirieron niveles de ruido más bajos, menos estrés, como se encontró en otra investigación sobre los beneficios de los espacios verdes, y mayores oportunidades para actividades físicas y sociales pueden explicar los puntajes de CI más altos.

Un estudio de niños que viven en Barcelona, publicado en 2015, mostró que más espacios verdes se asociaron con una mejor memoria de trabajo y atención.