¿Por qué el cerebro de las mujeres cambia cuando se convierten en mamás?

  Buenavida

¿Por qué el cerebro de las mujeres cambia cuando se convierten en mamás?

La modificación de la estructura del cerebro también forma parte de la lista de cambios físicos que se experimentan tras un embarazo.

adorable-cute-young-pregnant-woman-posing
Mujer embarazadaFREEPIK

La falta de concentración, los olvidos y despistes recurrentes son comunes durante la etapa de gestación y según una investigación realizada por la periodista científica de la BBC Melissa Hogenboom esto tiene una explicación: el cerebro se está preparando para la maternidad.

"Muchas mujeres sienten que sus funciones mentales no son tan buenas durante este período, y que tienen menos memoria", explica Ann-Marie De Lange, neurocientífica del Hospital Universitario de Lausana, en Suiza quien fue parte de la investigación.

Por su parte, Pilyoung Kim, profesora de psicología en la Universidad de Denver, en Estados Unidos añade en el mismo estudio que durante los primeros meses del postparto es evidente que el cerebro de las madres se ha agrandado.

Pero, ¿qué zonas experimentaron los cambios y cómo se refleja esto en el comportamiento de esa mamá con su hijo?

Las áreas donde existe este crecimiento estructural son la corteza prefrontal, la amígdala, la corteza cingulada anterior, pequeñas secciones en el centro del cerebro y seis regiones relacionadas con la empatía.

Esto, de acuerdo con De Lange, brinda a la madre la capacidad de responder ante el llamado de sus bebés, sentir felicidad cuando sonríen, regular la angustia ante el llanto y comunicarse mejor con sus hijos. Además de realzar sus cinco sentidos.

Esta plasticidad cerebral o capacidad de moldear los cerebros no es exclusiva de mujeres gestantes, según los estudios hombres o mujeres tienen posibilidades de  adquirirla tan solo con la experiencia de crianza de sus hijos, señala Hogenboom.

Según la Academia Estadounidense de Pediatría, por otro lado también existen madres a las que se les dificulta tener la energía o ganas para cuidar de sí mismas, de sus bebés y de sus familias lo que está más asociado a síntomas de depresión y necesita recibir tratamiento psicológico.

Se estima que del 50 % al 80 % de las madres sufren "tristeza posparto".