Actualidad

El Trolebús de Quito cumple 25 años en medio de una crisis de movilidad

Cerca del 70 % de los capitalinos se moviliza en transporte público. El Metro es una alternativa de solución

El sistema de transporte trolebús cumple 25 años.
El sistema de transporte trolebús cumple 25 años.GUSTAVO GUAMAN

La movilidad en la capital está de fiesta, aunque tiene varias falencias que no tienen soluciones en el corto plazo. Ayer, 17 de diciembre de 2020, el sistema de transporte Trolebús cumplió 25 años de funcionamiento en Quito y la ciudadanía considera que es tiempo de una transformación significativa. La obra, que se inauguró el 17 de diciembre de 1995, fue una innovación en Ecuador y en la región porque planteó el uso de unidades eléctricas y corredores exclusivos.

quito (32877315)

Quito endurece las restricciones

Leer más

El problema, según sondeos ciudadanos, es que pasados 25 años de uso, el trolebús sigue conservando las mismas características con muy pocas mejoras y optimizaciones tomando en cuenta que la demanda de pasajeros ha crecido considerablemente.

La necesidad de ampliar y mejorar los servicios de transporte municipal es fundamental porque diariamente -al menos antes de la emergencia sanitaria derivada de la propagación de la COVID-19- en las unidades de trolebús se movilizaban más de 190.000 personas.

El recorrido conecta al sur de la ciudad con el norte y, según la planificación de la Alcaldía del Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, también tendrá una conexión con el Metro de la ciudad que está en las fases finales antes de entrar en operaciones durante el próximo año.

La propuesta independiente ‘Quito cómo vamos’ hizo un análisis de las principales fallas en el sistema de transporte en la capital. Ahí se detectó, por ejemplo, que aunque la transportación pública es el principal eje de movilización de los quiteños, la inversión y la actualización de datos no va de la mano. El 70 % de la población se mueve en buses privados y municipales, pero los datos más actualizados del tema datan de 2017.

Además, sin contar con el Metro de Quito que costará más de 2.000 millones de dólares, el resto de subsistemas de movilidad municipal tienen bajos presupuestos y apenas en este año se hicieron propuestas por digitalizar sus procesos.

Otro tema de preocupación en cuanto al transporte de la capital es su poca llegada a sectores populares. Los alimentadores del Trolebús ayudan a aliviar esa necesidad, pero todavía hay sectores con poco acceso y facilidades mínimas.

‘Quito cómo vamos’ -que es una iniciativa de exautoridades, organizaciones de la sociedad civil, observatorios y empresarios- evidencia que en barrios como la Ecuatoriana no hay suficiente cobertura de transporte público masivo.

Según los datos más actuales, en Quito circulan unos 500.000 vehículos privados. De esos, la mayoría se concentra en parroquias como Iñaquito y hasta el Comité del Pueblo. La Ecuatoriana y Carcelén -que tienen un importante número de habitantes- poseen una cantidad mínima de propietarios de autos particulares.

“Únicamente el 36 % de las personas en edad para conducir cuenta con una licencia”, señala el estudio central de la iniciativa ‘Quito cómo vamos’.

Una de las propuestas para cambiar la realidad de la población que vive en sectores apartados de la ciudad y no cuenta con vehículo propio es la redistribución de frecuencias de los buses de transporte urbano. El proyecto está en marcha y, en teoría, debería estar en pleno funcionamiento a inicios del próximo año.

También está la promesa del Metro de Quito. La obra acumula algunos inconvenientes por el incremento de precios y la falta de recursos que tiene el Municipio por la caída de ingresos por la emergencia sanitaria.

Quebrada-La-Josefina

Doscientos vecinos de Carcelén Bajo restauran dos parques y una quebrada

Leer más

Santiago Guarderas, vicealcalde de la ciudad, encabezó un festejo por los 25 años del ‘trole’ y aseguró que se trabaja en soluciones para la movilidad de los quiteños.

Durante el acto de conmemoración, realizado ayer por el Municipio, se recordó que hay trabajos constantes de remodelación y reparación. “En medio de huelgas, paros y pandemias el transporte ha seguido funcionando”, resaltó Andrea Flores, gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Transporte de Pasajeros.

Ella también destacó que se trabaja en nuevos esquemas de negocio, cobro electrónico y modernización para seguir ofreciendo un transporte amigable y limpio.