Actualidad

La Corte Nacional condena a nueve años de cárcel a Pablo Romero por el secuestro de Fernando Balda

El exsecretario de la Senain fue extraditado desde España en febrero pasado. Fue uno de los cuatro llamados a juicio. El expresidente Rafael Correa también es procesado por este caso, pero no puede ser juzgado en ausencia

PABLO ROMERO
Este viernes en la Corte Nacional se leyó la resolución en el juicio seguido contra Pablo Romero por el secuestro de Fernando Balda.Henry Lapo

Pablo Romero, exsecretario de la Senain fue declarado culpable como autor mediato de plagio o secuestro agravado del activista Fernando Balda ocurrido en 2012 y condenado a nueve años de cárcel. El anuncio de la sentencia se dio en la reinstalación de la audiencia de juicio de Romero en la Corte Nacional de Justicia este viernes 14 de agosto a las 11:30. La diligencia fue suspendida en julio para la deliberación del fallo. 

En la audiencia el juez Iván León señaló que Romero obró con el ánimo de causar daño, ejecutó actos contrarios a la ley. Se ejecutaron todos los actos conducentes para el cometimiento del delito de plagio. Se determinó que su conducta fue dolosa, su comportamiento fue ilícito.

Romero fue uno de los cuatro llamados a juicio por el presunto secuestro ocurrido en Colombia en 2012. Los otros sospechosos son los exagentes de Inteligencia Raúl Chicaiza y Jéssica Falcón quienes ya fueron sentenciados y ya están en libertad. El cuarto llamado a juicio fue el expresidente Rafael Correa quien no puede ser juzgado en ausencia. La etapa de juicio para él está suspendida hasta que se entregue o sea capturado. Romero fue extraditado desde España en febrero pasado y fue recluido en el Centro de Detención de El Inca, en Quito.

JUICIO PLAGIO JUECES

Testigos: la orden de plagio a Balda vino de Romero por disposición de Correa

Leer más

Este viernes, durante la lectura de la resolución, el juez Iván León recordó los hechos relatados durante el juicio sobre el secuestro de Balda quien habría sido privado de su libertad en Bogotá, subido a un vehículo y llevado con destino incierto. Fue la acción de un grupo de taxistas la que permitió su liberación y la detención de las personas contratadas para el secuestro por Chicaiza y Falcón. 

Ellos habían recibido la misión de traer a como de lugar a Balda al Ecuador. Ambos habían recibido recursos públicos para ejecutar la misión. El juez León mencionó como elementos probatorios una asistencia penal internacional, el testimonio de perito psicológica María Pérez, de Herbin Hoyos, del general Fausto Tamayo y el testimonio anticipado de Raúl Chicaiza.

Romero siguió su juicio lo ha siguió desde ese centro mediante videoconferencia. Romero fue señalado por Chicaiza y Falcón por supuestamente estar al tanto de la operación del secuestro de Balda que habría sido ordenada por Rafael Correa. El exfuncionario rompió el silencio en el juicio. Dijo que es innegable que por ser Correa uno de los acusados el caso penal se convirtió político. 

Para él bastaría una sola duda razonable para que el tribunal tenga en cuenta la acusación en su contra. Según información proporcionada por la Corte, Romero aseguró que la acusación se basa en tres ejes. 

Habló de la relación directa entre los policías Chicaiza y Falcón con el secretario de inteligencia, una relación de confianza con el expresidente Correa y la existencia de un supuesto apoyo económico a los exagentes para la operación que han realizado en Bogotá. Mencionó que Raúl Patiño, secretario de Inteligencia en 2011 era el único que tenía contacto directo el expresidente. Reveló que cuando recibió el encargo para que maneje la Secretaría de Inteligencia el 3 de junio de 2012, Chicaiza ya había viajado tres veces a Colombia.

Además de este proceso a Romero se le sigue otro por posible peculado en el caso Caminito y otro por el ingreso de artículos prohibidos a la cárcel de El Inca.