Actualidad

La trama del IESS y Salud movió más de $ 20 millones

Zoldan Corporeishon es la “pieza clave” en la investigación por corrupción en hospitales. Una decena de proveedores del Estado tienen transacciones con la firma

Zoldan-corporeishon,jpg
Las instalaciones de la empresa Zoldan Corporeishon fueron allanadas el pasado 18 de junio.Karina Defas / EXPRESO

La compañía Zoldan Corporeishon es catalogada por la ministra de Gobierno, María Paula Romo, como “pieza clave” en la investigación por corrupción en los hospitales del IESS y de Salud, cuya red movió más de 20 millones de dólares en transacciones entre una decena de proveedores y personas naturales que recibieron contratos de centros médicos públicos en los últimos dos años. Desde ayer, dos accionistas y el contador de la firma están vinculados oficialmente a un proceso por delincuencia organizada por la venta irregular de insumos médicos en los hospitales públicos del país.

Zoldan Corporeishon, domiciliada en Quito, fue allanada el pasado 18 de junio dentro de un operativo simultáneo realizado en 48 inmuebles de cuatro ciudades: Daule, Guayaquil, Samborondón y Quito. En el Puerto Principal fueron allanadas las instalaciones del hospital Abel Gilbert Pontón. En ese entonces, la Fuerza de Tarea de la Fiscalía recababa indicios sobre una presunta estructura delincuencial que se repartió los hospitales públicos y del IESS en varias ciudades y que, de momento, aún no ha escalado hasta ningún alto cargo de la Administración pública.

Hospital Abel Gilbert

Prisión preventiva para 15 de los 17 investigados por corrupción en el hospital Abel Gilbert

Leer más

El ‘modus operandi’ de la red, dijo el Ministerio Público, consistía en adquirir insumos médicos con sobreprecio y favorecer con contratos a funcionarios. El proceso judicial tiene, hasta ahora, varios mandos medios del hospital implicados y se han identificado conexiones con los casos contra Daniel Salcedo y la familia Bucaram.

La pieza central en el entramado de contratos con el Estado y hospitales es Zoldan, que en ocho años llegó a conseguir 150 adjudicaciones con el Estado por la venta de insumos. Pero en ese periodo entre 2009 y 2017 no registra ninguna adjudicación de ese hospital guayaquileño, según el portal de compras públicas. Sus ingresos, más bien, le llegaron por medio de depósitos realizados por Karina Ayala, quien tiene a Zoldan Corporeishon como su principal proveedor de insumos médicos y también es investigada por delincuencia organizada. Como ella, otras nueve compañías o personas naturales intermediaban entre la firma madre de la trama, según la investigación, y los recursos públicos que pagaban los hospitales por los insumos.

EXPRESO contactó a las empresas y personas referidas, pero hasta el cierre de esta edición no se han pronunciado.

Entre 2018 y 2020, Karina Ayala facturó 12 millones de dólares por contratos con hospitales públicos, entre los que están el Abel Gilbert, el Teodoro Maldonado Carbo, el de Los Ceibos y el Eugenio Espejo. Solo en el 2018, Ayala le pagó 1,3 millones de dólares a Zoldan Corporeishon. Además, entre ese año y el 2020 depositó otros 3,09 millones de dólares en efectivo en las cuentas de la misma empresa.

En el marco de este operativo se produce el allanamiento en Zoldan Corporeishon. Será pieza clave en la investigación.

María Paula Romo,
ministra de Gobierno

No es la única conexión de Zoldan con contratos de hospitales públicos. También registró pagos de 40.000 dólares a la sociedad Jral Medical, cuyo representante legal es Javier Andrade, esposo de Laura Ulici, accionista de Zoldan que es investigada por la Fiscalía. Jral Medical como empresa no tiene contratos con los hospitales, pero su representante sí.

Andrade ha contratado en 92 ocasiones con el Estado y entre sus clientes están, de nuevo, el Teodoro Maldonado Carbo, el Abel Gilbert, el Eugenio Espejo, entre otros, de acuerdo con el registro de Compras Públicas. Durante la emergencia, Javier Andrade obtuvo contratos con el Ministerio de Salud y con el hospital de Manta por 3,1 millones de dólares.

Jral Medical registró adicionalmente un depósito de 2,1 millones de dólares por parte de la sociedad Jral Medicorsa, cuyo representante legal es Eduardo Freire y coincide en ser también el contador de Zoldan Corp. Pese a las transacciones, ninguna de estas dos compañías está registrada como cliente o proveedor de Jral Medical.

Parte del operativo de la Fiscalía en el que recaba indicios sobre una presunta estructura delincuencial en Ecuador.

La Fiscalía realiza allanamientos en Quito y tres cantones de Guayas por denuncias de corrupción en hospitales

Leer más

El entramado de contratos, pagos y proveedores conforma un círculo de transacciones tal y como se detalla a continuación.

Sorin Horea Chircurlescu 

Entre 2019 y 2020 Zoldan Corporeishon también aparece como principal proveedor del ciudadano Sorin Horea Chirculescu, quien desde 2018 le depositó a la compañía un total de 10,3 millones de dólares y que también consta en el Sercop como contratista del Estado. En los últimos tres meses de 2019, Chirculescu retiró 1,8 millones en efectivo, que luego fueron depositados en la cuenta de Zoldan Corp. en las mismas fechas por su contador, Eduardo Freire. Según el SRI, Chirculescu pagó 96.420 dólares de impuesto a la renta entre 2018 y 2019.

Prosostenible S. A.

Otra empresa que tiene como principal proveedora a Zoldan Corp. es Proyectos Sociales, Prosostenible S.A., con la que firmó en 2019 contratos por 477.514,56. También figuran como proveedores de Prosostenible las compañías Pharmadial S. A., con 162.820,70 dólares, y Medical Supplies Corporation, con 84.956,00 dólares. Prosostenible registró contratos por 1,6 millones de dólares con hospitales públicos en estos dos últimos años.

Medical Supplies Corporation

Pharmadial, por su parte, tiene como proveedores a Xavier Alejandro Maruri y a Denisse Echeverría García, conocidos contratistas del hospital Teodoro Maldonado Carbo, según el registro de Compras Públicas. Con Echeverría, Pharmadial registra negocios de 10.010,69 dólares entre 2019 y 2020. 

Consultado por este Diario, el gerente de Pharmadial, Vladimir Paredes, negó tener alguna relación comercial con los proveedores antes mencionados ni con Zoldan Corporeishon. "Nuestra empresa es importadora directa de medicamentos e insumos médicos y solo esporádicamente realiza compras locales de determinados insumos a los  representantes exclusivos en el Ecuador de dichos productos, las personas mencionadas nunca han sido proveedores nuestros", señaló.

Echeverría giró entre 2018 y 2019 cinco cheques a favor del accionista de Prosostenible, Carlos Zambrano. Y a su vez, entre el 20 y 30 de enero de este año, ella recibió dos transferencias de 15.000 por parte del mismo sin tener una visible relación comercial. Echeverría es, además, accionista de Medical Supplies Corporation, según la Superintendencia de Compañías, junto a Luis Eduardo Jordán, que es sobrino de un exfuncionario del Ministerio de Salud. Su padre, Xavier Jordán, es investigado por la Fiscalía junto a los hermanos Bucaram y Daniel Salcedo por asociación ilícita relacionada a la venta de medicamentos. 

A1-6552161-1 (16552161)

Prisión preventiva para los hermanos Bucaram y Daniel Salcedo por asociación ilícita

Leer más

Medical Supplies y Denisse Echeverría son proveedoras de otras dos empresas que han contratado con el Estado en los últimos tres años: Medica Ciamedic y Conceptnow. Entre ellas tienen negocios por más de 600.000 dólares.

Denisse Echeverría

Denisse Echeverría, de 32 años, también es esposa de Pablo Mendoza, otro de los vinculados por asociación ilícita junto a los hermanos Bucaram, Daniel Salcedo y exfuncionarios y directivos del Teodoro Maldonado Carbo, por la venta de insumos médicos a hospitales públicos. Entre los clientes de Echeverría aparece de nuevo Zoldan Corporeishon, con la que tiene negocios por 81.946 dólares. 

Su esposo es, según la Fiscalía, parte de una organización que se asoció para la comercialización y venta de insumos médicos a diferentes hospitales de Guayaquil a través de actividades aparentemente irregulares, obteniendo ingresos económicos que no habrían sido justificados al sistema financiero nacional.