Actualidad

Dos policías recibieron disparos en el sur de Quito. Hay dos versiones del hecho

El hecho se registró en el sector de Guamaní, en el sur de la capital. Los agentes estaban dentro del patrullero cuando sucedió el incidente

POLICÍAS
Incidente. La Policía investiga las circunstancias de la muerte de dos policías que recibieron disparos en Quito.Karina Defas
Caso-contro-quito

Quito: Policías fueron apedreados por detener una fiesta en Los Chillos

Leer más

Dos policías del circuito Guamaní, en el sur de Quito, fueron las víctimas de una balacera. Ocurrió la mañana de ayer, luego de la detención de supuestos libadores.

Se divulgaron dos versiones sobre los hechos. La primera la dieron testigos que llegaron al sitio del incidente.

Una de las presentes, quien omitió su nombre, explicó que un grupo de personas se había reunido cerca de la calle Fenicio Angulo. Al parecer, una patrulla con dos agentes se encontraba por la zona y organizaron un operativo para retirarlos.

Minutos después los habrían detenido y los trasladaron en el vehículo policial. Aparentemente ubicaron a dos hombres en los asientos traseros y mientras se movilizaban por la calle Angulo, se produjo el ataque.

Ambos policías habrían sido baleados por los mismos aprehendidos dentro de la patrulla. Según la moradora, presuntamente se usó una de las armas que portaban los gendarmes.

Luego de eso, ambos implicados salieron corriendo. Una de las víctimas murió en el carro y la otra resultó herida.

Dos armados en moto

La Policía, en cambio, dio una versión completamente distinta a través de un informe preliminar. En el extracto se especificaba que personal del servicio a pie realizaba un patrullaje cuando dos posibles delincuentes a bordo de una motocicleta, sin placas, se acercaron.

Los hombres sacaron armas y dispararon contra los uniformados, sin especificar el motivo para la agresión. Poco después, huyeron del lugar.

En ese momento, otro equipo de gendarmes fue en auxilio de las víctimas.

Uno fue llevado hasta una maternidad cercana pero luego lo trasladaron, en helicóptero, al hospital de la policía en el norte de la ciudad.

El cadáver del otro uniformado, en cambio, quedó en el asiento del copiloto. Sus demás colegas llegaron para indagar lo ocurrido mientras los implicados eran detenidos.

"Los subieron al patrullero y no dejaron que los linchemos", aseguró indignado otro morador. Al tiempo, los investigadores revisaban el auto policial y levantaron el cadáver. Hasta el cierre de esta edición, los policías no dieron una versión distinta a la entregada durante las pericias.