La reunión de los alcaldes y Moreno tuvo pocos frutos y genera una huelga de hambre

  Actualidad

La reunión de los alcaldes y Moreno tuvo pocos frutos y genera una huelga de hambre

El gobierno se niega a eliminar los acuerdos ministeriales. El recorte presupuestario afectará a este año

Los alcaldes marcharon en Quito.
Los alcaldes marcharon en Quito.cortesía

La presión dio frutos, a medias. Los alcaldes del país marcharon ayer en Quito para exigir que el gobierno del presidente Lenín Moreno cumpla con los compromisos adquiridos con los municipios de los 221 cantones. Tras reclamos y plantones, una delegación fue recibida en Carondelet por el primer mandatario. La reunión, además de apresurada, tuvo menos resultados de los esperados.

Tan poco productivo fue el encuentro que cuatro alcaldes decidieron iniciar una huelga de hambre indefinida. 

La Asociación de Municipalidades reclama sus recursos.

Los municipios anuncian acciones contra el gobierno de Lenín Moreno

Leer más

La delegación de alcaldes pidió que el presidente Moreno derogue los dos acuerdos ministeriales emitidos el viernes y que reducen en casi 700 millones de dólares las asignaciones para los gobiernos locales en este año. Es decir, los municipios tendrán menos recursos de los que se planificaron y aprobaron para 2020.

El recorte también será de unos 700 millones de dólares para el próximo año. La mayoría de municipios ya trabajaba en sus proformas presupuestarias y contaba con los fondos que les corresponde y que deben ser trasladados desde el gobierno central.

El presidente Moreno no está dispuesto a eliminar los dos documentos. En la reunión de ayer habló de pausar los decretos hasta que haya una mejor alternativa, una opción democrática donde participen los actores involucrados y afectados.

Raúl Delgado, presidente de la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), dijo que el gobierno de Moreno ha tomado solo decisiones unilaterales y sin consultar o fomentar el diálogo.

Además, según conoció EXPRESO, los alcaldes consideran que cerrar la Plaza de la Independencia fue un maltrato a los funcionarios que pidieron ser escuchados. Fue una falta de respeto, denunciaron.