Ecuador: la eterna agenda pendiente

  Actualidad

Ecuador: la eterna agenda pendiente

La fragilidad del país y la transparencia electoral, entre la lista de temas. Dos expertos analizan ambos aspectos.

PARO
A inicios de octubre, los indígenas protestaron en contra de la eliminación del subsidio a la gasolina. Se movilizaron principalmente en Quito donde intentaron llegar al Palacio.GUSTAVO GUAMAN

Aprender. Cada hecho, momento, decisión u omisión es una lección. El problema está en si es una aprendida o simplemente pasó desapercibida, convirtiéndose en otro asunto pendiente del montón. Ecuador tiene una agenda llena de temas en lo político que todavía no pueden pasar la página.

La fragilidad de un país que en cualquier momento puede amanecer en medio de la convulsión social por una decisión, fue lo que proyectó el paro nacional de inicios de octubre de 2019; y las constantes dudas sobre el sistema electoral que ni las recientes reformas al Código de la Democracia pueden disipar, son dos temas en la agenda del país que aún no se pueden tachar de la lista.

Foto de Sistema Grana (30866213)

Octubre: una lista de debates pendientes

Leer más

Alex Cedeño, politólogo y abogado guayaquileño, considera que el paro de octubre dejó tres lecciones importantes al Gobierno y a los ciudadanos: la falta de responsabilidad política por parte del actual Gobierno, la ausencia de controles en la toma de decisiones y la escasa participación ciudadana en la agenda decisional. “Uno de los grandes desafíos pendientes a los que se ve expuesto el Gobierno actual es la búsqueda de legitimidad”.

El consultor político Jorge León es de los que creen que las recién aprobadas reformas electorales no abonan al pedido de cada elección: transparencia. Por ejemplo, considera que el cambio del método de asignación de escaños al de Webster no es una garantía de que el abanico se abra para las organizaciones más pequeñas. “Habrá supremacía de las organizaciones políticas que tienen mayor consolidación y presupuesto, y eso no enriquece la democracia. Las reformas no son garantía de que las elecciones serán transparentes”.

¿Y cómo encontrar esa legitimidad de la que habla Cedeño y esa garantía de transparencia a la que se refiere León? El primero habla de una iniciativa llamada Gobierno Abierto como una solución para crear, desarrollar y perfeccionar los niveles de gobernanza, mediante el uso de la tecnología.

Pleno del CNE

El Contencioso Electoral resucita a 47 partidos políticos borrados por el CNE

Leer más

Esta iniciativa, a criterio del politólogo, puede mejorar las democracias, pero sobre todo la inteligencia y capacidad decisional de las sociedades civiles, mientras se mantienen los niveles de Gobierno. “Gobierno Abierto es una fusión entre lo político y lo social. Ambos conceptos convergen con las tecnologías digitales, propiciando la aparición de un nuevo espacio público... para la fiscalización y rendición de cuentas de los gobiernos. A esta nueva esfera pública se la ha denominado como quinto poder. Es allá, señor presidente, a donde debemos migrar”.

Mientras que León cree que avanzar a una elección transparente debe pasar por sacar a las organizaciones políticas del Consejo Nacional Electoral y por garantizar un efectivo control electoral a los partidos y movimientos políticos.

Todo suena muy bonito. Pero mientras no exista la voluntad política, en poco o nada se podrá avanzar. Mientras tanto, seguirán los mismos temas, en la misma agenda, queriendo pasar la página amarillenta por el tiempo.

OTROS TEMAS PENDIENTES

  • INSEGURIDAD
    La inseguridad ciudadana. El mal social de la delincuencia es uno de los permanentes temas que aquejan, sobre todo, a las grandes ciudades y que va ligado con otro tema pendiente: la falta de empleo.AMELIA ANDRADE
  • DINERO
    Dejar de vivir de la deuda. Encaminar al país a ser sustentable y salir del círculo de endeudarse para pagar la deuda interna y externa es uno de los temas en la agenda que todavía no se pueden superar.ARCHIVO
  • CORRUPCION
    La sombra de la corrupción. Durante la década pasada, según cifras del mismo Gobierno, el Estado fue perjudicado con más de 30 mil millones de dólares como producto de actos de corrupción.RENE FRAGA