Las pistas que se conocen sobre la muerte de Don Naza y su plataforma Big Money

  Actualidad

Las pistas que se conocen sobre la muerte de Don Naza y su plataforma Big Money

En el caso de su asesinato se investiga posibles relaciones del crimen organizado, delincuencia común u otros sectores interesados en esa plataforma.

Don Naza
Esta habría sido la ruta que tomaron los secuestradores de Don Naza.Captura

A las 06:30 del 14 de abril pasado, un morador de la zona de Amaguaña, en Pichincha, halló el cuerpo de Miguel Ángel Nazareno Castillo, conocido como Don Naza, promotor de la plataforma Big Money, una captadora de dinero que no registraba permisos de los órganos de control.

don-naza_386230_20220407170156

Encuentran muerto a Miguel Ángel Nazareno ('Don Naza'), con signos de violencia

Leer más

Según las investigaciones policiales, el martes 12 y miércoles 13 de abril del 2022, Nazareno fue visto en la Sierra Central. Esto ocurrió días después de que fuera visto al interior de la Recoleta, una instalación del Ministerio de Defensa, en Quito, donde la Policía detuvo a varias personas.

Después de que su cuerpo fuera sepultado en El Carmen, Manabí, se han conocido varios detalles de la trama de captación ilegal de dinero, delito por el cual la Fiscalía investigaba a Don Naza, a su esposa y una sobrina, quienes fueron sobreseídos por un juez.

Uno de esos detalles lo informó el ministro del Interior, Patricio Carrillo, quien dijo el 18 de abril pasado que alrededor de 300 uniformados habrían entregado dinero a Big Money, tras un análisis a la información recabada en allanamientos. Los agentes habrían depositado entre $ 15 mil y  $ 20 mil, ante la oferta de un 90 % de ganancia en cuestiones  de pocos días.

Tras el episodio en que Nazareno fue visto en una instalación militar, la Fiscalía abrió una instrucción por posible captación ilegal de dinero, en la que se investiga a cinco personas. Ellas fueron detenidas en los parqueaderos del Ministerio de Defensa. Ahí se halló una laptop y unos $ 30 mil. En los días previos al asesinato de Don Naza, este se habría desplazado hasta Latacunga, en Cotopaxi. Allí se habría alojado en un hotel y reunido con abogados para gestionar un habeas corpus en favor de los aprehendidos.

Ese recurso fue negado por la Corte de Pichincha, señaló Francisco Onofa, quien defiende a Carlos Vargas. Él fue uno de los detenidos el 7 de abril y es uno de los procesados por presunta captación, porte de armas de fuego y receptación, en concurso real de infracciones.

Según el defensor, la computadora, el dinero y el resto de cosas decomisadas pertenecían a las personas que acudieron hasta el parqueadero para entregar las ganancias a quienes presentaban los recibos. “Él conoció que iban a pagar y llegó a Quito para hacer el cobro y es cuando llegan a detenerles”, aseguró

Tras la detención de las cinco personas en el Ministerio de Defensa se abrió un proceso disciplinario para determinar a los responsables de facilitar el acceso de Nazareno a las instalaciones y una posible complicidad, tras su evasión de la Policía.

En esa cartera de Estado existe un informe con posibles señalamientos. Inicialmente, se habló de una media docena de uniformados inmersos en el tema. Pero la cifra pudiera ser superior. Las Fuerzas Armadas ofrecieron que el documento con los señalamientos estaría listo en tres semanas. Ese plazo se vence el próximo jueves 28 de abril. El ministro de Defensa, Luis Hernández, anunció que se están recibiendo los descargos en el proceso disciplinario.

Don Naza

Disciplinaria, policial y penal, las aristas en el caso de Don Naza

Leer más

Ocho días después de la detención, Nazareno, quien aparentemente buscaba la liberación de los detenidos, apareció muerto en el ingreso a una hacienda. Se conoció que los agentes encargados de investigar la muerte del militar retirado han analizado videos, fotos y se trata de corroborar las versiones de posibles testigos.

Una de ellas apunta a que, desde el hotel en el que se alojaba Nazareno, en las cercanías de Defensa, salió con unas tres personas. Extraoficialmente, se conoció que ninguno de ellos sería ni militar ni policía. Por eso, las investigaciones apuntarían a la actuación de la delincuencia común que habría tratado de extorsionarle. En ese afán, el vehículo en el que se habría desplazado por la avenida Simón Bolívar habría sido abordado por posibles delincuentes que buscaban hacerse de su dinero.

Una testigo de ese hecho, contactada por Ecuavisa, dijo que ella vio cuando varias personas armadas y encapuchadas interceptaron a Don Naza, suceso que reportó al ECU-911.

"Me contestó una chica. Le di toda la descripción, donde estábamos. Le asegurábamos que era Don Naza. Nosotros seguimos. Me pasan con la Policía Nacional. El Suzuki Gran Vitara nos rebasa, nosotros quisimos seguirle, pero lo pensamos mejor", dijo la mujer.