Paciente supuestamente fallecida recupera la conciencia en hospital de Guayaquil

  Actualidad

Paciente supuestamente fallecida recupera la conciencia en hospital de Guayaquil

Hace tres semanas sus familiares recibieron sus cenizas en una urna y la guardaron en casa.

Coronavirus
Imagen referencial. La paciente habría recuperado la consciencia el jueves 23 de abril, luego de haber estado hospitalizada desde el pasado 27 marzo. AFP

El mediodía de este viernes 24 de abril, Aura Maruri Granda y sus familiares recibieron una insólita noticia en el marco de la pandemia por coronavirus que vive Ecuador.

Bahía de Guayaquil

Coronavirus en Ecuador: Planificación, clave para salvar a Guayaquil del virus

Leer más

"Señora su hermana no está muerta", le dijeron las tres personas, un médico, un psiquiatra y una trabajadora social que llegaron en una ambulancia hasta su vivienda ubicada en las calles Pío Montufar y Letamendi, en el sur de Guayaquil.

La hermana de Aura, Alba Maruri Granja presentó quebrantos en su salud y fue hospitalizada el pasado 27 de marzo en el Hospital Guayaquil ubicado en el Suburbio. A las 21:00 de ese mismo día, un médico le informó a una sobrina que había fallecido.

Familiares de la señora de 74 años, realizaron los trámites para darle cristiana sepultura, pero debido a la situación que atraviesa el país por la pandemia, prefirieron que su cuerpo sea cremado y conservar sus cenizas hasta poderla sepultar.

Aura reveló a EXPRESO que, según información que les ofreció el personal de salud que llegó a su inmueble, Alba habría permanecido inconsciente y el jueves 23 de abril recobró la conciencia.

"Mi hermana ha pedido hablar conmigo, verme, pero por la emergencia sanitaria no he pedido ir, el sábado la visitaré. Deseo tanto abrazarla y tenerla en casa", comentó la mujer, quien considera que lo ocurrido con su familiar es un verdadero milagro.

Guayaquil

El ministro de Salud enfrenta una acción constitucional por trato a cadáveres

Leer más

Sin embargo, cuestiona el error cometido por la casa de salud donde estaba hospitalizada su hermana y se pregunta de quién son las cenizas que ellos guardan en su casa.

La señora contó que por el desconsuelo ante el presunto deceso de Albita, tomaron la decisión de vaciar su habitación y regalar parte de su ropa.