Mundo

El Supremo ordena investigar a Bolsonaro

El exministro cuestionó la interferencia política del presidente brasileño en el nombramiento de cargos técnicos. El mandatario niega las denuncias

Brasil
Fotos de archivo del presidente Jair Bolsonaro y el exministro de Justicia, Sergio Moro (D).AFP

La Corte Suprema de Justicia ordenó investigar al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a quien al exministro de Justicia Sergio Moro acusó de haber interferido políticamente en el Poder Judicial.

bolsonaro-coronavirus-brasil-ecuador

Bolsonaro ordena que las actividades religiosas deben seguir pese al coronavirus

Leer más

La decisión fue del magistrado Celso de Mello, quien ayer respondió a la solicitud realizada el viernes anterior por el fiscal general de la nación, Augusto Aras.

Moro, quien como juez condujo a prisión al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, anunció el viernes su renuncia después de que Bolsonaro destituyera al director general de la Policía Federal (PF), Mauricio Valeixo.

Durante el discurso en el que anunció su dimisión, el exjuez Moro cuestionó la interferencia política del mandatario en el nombramiento de cargos técnicos, incluido el del director de la Policía Federal.

Esa misma noche, presentó a la televisión un intercambio de Whatsapp con Bolsonaro en el cual el jefe de Estado parece ejercer presiones para el reemplazo del jefe de la PF. Según medios brasileños, el exjuez dispone de grabaciones de discusiones con el mandatario.

coronavirus

Un excombatiente de la Segunda Guerra Mundial vence al coronavirus en Brasil

Leer más

Más tarde y rodeado de todos sus ministros y colaboradores, Bolsonaro negó las “acusaciones infundadas” de Moro, le reprochó estar movido por su “ego” y por ambiciones personales y aseguró que en una ocasión el exjuez le dijo que aceptaría la destitución del jefe de la PF a cambio de un puesto de juez en el Supremo Tribunal Federal (STF).

Según el magistrado, es posible abrir una investigación contra Bolsonaro, ya que los hechos narrados por Moro se relacionan con el ejercicio del cargo del mandatario.

El juez Celso de Mello da un plazo de 60 días para que la Policía Federal interrogue a Moro, sobre sus explosivas acusaciones tras dimitir el pasado viernes del Gobierno.

Según la Constitución brasileña, el presidente no puede ser investigado por actos que hayan ocurrido fuera del ejercicio de su mandato.

“Los crímenes presuntamente cometidos por el presidente de la república, según lo informado por el entonces ministro de Justicia y Seguridad Pública, parecen mantener (...) una conexión íntima con el ejercicio del mandato presidencial”, argumentó De Mello en su decisión.

Foto de stock de COVID-19. Imagen: PIXABAY. 28 de abril de 2020.

'Pasaporte de inmunidad': Esto es lo que dice la Organización Mundial de la Salud

Leer más

La apertura de la investigación en el Tribunal Supremo tiene como objetivo esclarecer si Bolsonaro cometió un eventual delito de falsedad ideológica, coacción, prevaricación u obstrucción de Justicia, entre otros.

En caso de que las acusaciones de Moro no se comprueben, la declaración del exministro puede constituir un delito de “denuncia calumniosa”.

Después de año y medio en el poder, Bolsonaro vive la mayor crisis política de su mandato, que se suma a la problemática que afronta por la pandemia del coronavirus, que ya deja más de 4.200 muertos y se acerca a los 70.000 casos confirmados.

Además de la renuncia el viernes pasado del exjuez Moro, ocho días antes tuvo lugar la salida del titular de la cartera de Salud Luiz Henrique Mandetta.

En caso de que el fiscal Aras encuentre elementos que respalden una denuncia formal contra Bolsonaro, corresponderá a la Cámara de Diputados autorizar al STF a llevar a cabo la investigación. Y si esta confirmara las sospechas, corresponderá nuevamente al Congreso abrir un proceso de ‘impeachment’ (destitución), con apartamiento del cargo de Bolsonaro.

En 2017, la Fiscalía pidió abrir dos investigaciones contra el entonces presidente Michel Temer, y en ambos casos la solicitud fue rechazada por la Cámara.

POSIBLE JUICIO DIVIDE A BRASIL

La población brasileña está dividida ante la posibilidad de abrir un juicio político contra el presidente Jair Bolsonaro, según los resultados de un sondeo de opinión divulgado ayer por el diario Folha de Sao Paulo.

La encuesta, elaborada por el Instituto Datafolha con un margen de error de tres puntos, señaló que el 48 % de los brasileños rechaza abrir un proceso con fines de destitución contra el líder ultraderechista, mientras que el 45 % se muestra favorable a ello. Un 6 % de los entrevistados prefirió no posicionarse al respecto.

El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, encargado de abrir un eventual juicio político contra el jefe de Estado, ya ha recibido cerca de 30 pedidos de ‘impeachment’, aunque en la víspera descartó esa posibilidad porque, según dijo, la “prioridad” ahora es el combate a la pandemia de coronavirus.