Los pescadores de Sri Lanka en el limbo

  Mundo

Los pescadores de Sri Lanka en el limbo

La subida de los precios del queroseno hacen que se abstengan de salir a pescar

Los pescadores
Miles de pescadores en Sri Lanka se debaten entre ir a trabajar sin ganancias o quedarse en tierra al no poder hacer frente a la subida récord en los precios del queroseno . EFECHAMILA KARUNARATHNE

Miles de pescadores en Sri Lanka se debaten entre ir a trabajar sin ganancias o quedarse en tierra al no poder hacer frente a la subida récord en los precios del queroseno provocada por la falta de divisas que sufre la isla.

Hace algo más de tres meses que S.R.S. Fernando no sale al mar por la escasez de combustible y altos precios. Al igual que otros pescadores mantiene su barco atracado porque el dinero que gana apenas le da para rellenar el depósito.

6b2b461d54b53c1194793897eda14bcb2f4dc445w

Sri Lanka forma nuevo Gobierno entre condenas por agresiones a manifestantes

Leer más

Durante este tiempo, Fernando, de 35 años y único sostén económico de su familia, empleó sus ahorros para alimentar a los suyos, pero ahora que se ha quedado sin nada ha decidido unirse a una protesta junto a otros pescadores.

“No tiene sentido que vayamos a pescar ahora. Con el costo del queroseno y el equipo no podemos vender pescado al mismo precio que antes. Cuando lo aumentamos, la gente ya no quiere comprar”, lamentó Fernando.

Cientos de personas participaron en la sentada en Negombo, un conocido pueblo de pescadores ubicado en la costa oeste de la isla, acompañados de pancartas que exigían el derecho a vivir una vida digna para los pescadores o pedían rebajar el precio del combustible después de que hace dos semanas las autoridades aumentaran el litro de queroseno de 87 rupias (0,24 euros) a 340 (0,94 euros).

El efecto de esta subida récord ha provocado que los consumidores también compren menos pescado, dentro del aumento generalizado de los precios de los alimentos en la isla.

Según las últimas estadísticas del índice de precios de consumo (IPC) divulgadas por el Departamento de Censos y Estadísticas, el aumento interanual de los precios de los alimentos en julio fue del 82,5 %, mientras que la inflación interanual se situó en el 66,7 %.

Sri Lanka ocuparía así el quinto lugar entre los diez países más afectados por la inflación alimentaria, según datos del Banco Mundial.

Esta situación se enmarca en la peor crisis económica que vive Sri Lanka desde su independencia, con una escasez de productos de primera necesidad que desató graves protestas que forzaron la huida en julio del expresidente Gotabaya Rajapaksa, acusado de corrupción e inoperancia y la elección posterior de Ranil Wickremesinghe.

Como vía para aliviar algo esta escasez, Sri Lanka negocia un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para cerrar un programa de rescate urgente de unos 4.000 millones de dólares que le permitan restablecer el equilibrio fiscal.

Mervin Patrick, miembro de la Asociación de Pesca de Negombo, sostuvo que su “comunidad es una de las que sufrieron un golpe más duro” por esta crisis económica y la falta de combustible.

“El queroseno es valioso para nosotros. Nuestro sustento depende de él. No nos imaginamos cómo podemos ganarnos la vida cuando los precios se multiplican por tres”, indicó Patrick, de 52 años.

La sentada en Negombo, que comenzó a mediados de agosto, tenía como fin en un principio protestas por la escasez de queroseno en el país, pero sus demandas se endurecieron en cuestión de días cuando se anunció un aumento de los precios que empeoraba la situación.

Sri Lanka declared a s (8489153)

Rajapaksa da un giro a la grave crisis que se vive Sri Lanka

Leer más

“Hemos hecho todo lo que podemos, no hay nada más que vender”, lamentó.

Además de la reciente crisis del queroseno, los pescadores de Sri Lanka se enfrentan también a la disputa de aguas territoriales que mantienen con la vecina India, acusada de realizar pesca de arrastre en aguas esrilanquesas.

Este problema ha empeorado porque ahora los pescadores indios pueden pescar en sus aguas sin competencia a la vista, apuntó Patrick.

Solo la semana pasada la Armada esrilanquesa capturó un arrastrero indio con diez pescadores a bordo mientras pescaban furtivamente en aguas de Sri Lanka frente a la costa nororiental de la isla.

Tras la captura, la Armada informó en un comunicado de que realizan “patrullas periódicas (...) para evitar prácticas ilegales por parte de pescadores extranjeros, con miras a proteger los recursos pesqueros del país y el sustento de los pescadores locales”.

El ministro de Energía, Kanchana Wijesekera, justificó la subida de los precios del queroseno para evitar las grandes pérdidas que suponía subsidiar los combustibles, y ahora, “con los precios a la par de los costes”, el Gobierno ayudará directamente a las familias de bajos recursos, incluidos en general los pescadores. 

El presidente Wickremesinghe también se refirió esta semana en el Parlamento a cómo “las recientes subidas en los precios del queroseno han generado dificultades para los propietarios de pequeñas embarcaciones”, a los que prometió subsidios. Pero pescadores como Patrick, que llegó a reunirse con representantes del Gobierno, aseguran que esas negociaciones han fracasado por el momento y considera las medidas insuficientes.