Perú recuperó y rescató más de 420 aves afectadas por el derrame de Repsol

  Mundo

Perú recuperó y rescató más de 420 aves afectadas por el derrame de Repsol

El equipo de rescate de fauna silvestre encontró 78 aves que fueron trasladadas y entregadas al Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) para su atención veterinaria y posterior recuperación.

468d200cecd4673d1e0776e7e811a18bb108818fw
Un ave es rescatada durante las labores de rescate y monitoreo de especies marinas afectadas por el derrame de petróleo en los Islotes Pescadores (Perú), en una fotografía de archivo.EFE

Las autoridades ambientales de Perú recuperaron y rescataron más de 420 aves en el ámbito de dos áreas naturales protegidas que se vieron afectadas por el derrame de petróleo ocurrido el pasado 15 de enero en un refinería operada por Repsol en el norte de Lima.

Según informó el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), adscrito al Ministerio del Ambiente, las acciones de recuperación de los ecosistemas y especies impactadas por el derrame lograron recuperar a la fecha un total de 349 aves halladas muertas en el ámbito de la Zona Reservada Ancón y los Islotes Grupo de Pescadores de la Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras.

ed0cb3d1c8c2a4a90ba74d6f68aed99952286895w

Al menos 13 soldados muertos en un ataque contra un autobús en el centro de Siria

Leer más

De igual manera, el equipo de rescate de fauna silvestre encontró 78 aves que fueron trasladadas y entregadas al Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) para su atención veterinaria y posterior recuperación.

El organismo ambiental precisó que, entre las especies identificadas con un mayor impacto por derrame de hidrocarburos, figuran el guanay y el piquero peruano, debido a que en los Islotes Grupo de Pescadores se encuentra una de las más importantes colonias de estas especies.

Las labores de rescate y traslado de la fauna silvestre se vienen realizando desde hace seis semanas con la participación de jóvenes voluntarios de distintas universidades de Lima, que conforman "un punto fundamental", según el Sernanp, en su estrategia para la remediación de los ámbitos afectados.

AVANCE DEL 89 % EN LIMPIEZA

Por su parte, Repsol informó el sábado a través de un comunicado que a la fecha ya registra un 89 % de avance en su cronograma de limpieza y acciones de primera repuesta frente al derrame.

Además, aseguró que, tras culminar el retiro del producto de las superficies marinas, inició el proceso de muestreo, en cumplimiento del mandato de las autoridades peruanas.

"Estos muestreos son realizados por laboratorios independientes y acreditados. Los resultados de estos análisis nos darán información fidedigna sobre el estado del agua y del fondo", sostuvo en la nota el vocero de la compañía, José Reyes.

El viernes pasado, la transnacional firmó un acuerdo con el Gobierno peruano mediante el cual se compromete a entregar 3.000 soles (unos 805 dólares) como anticipo de indemnización a los pescadores y comerciantes afectados por el derrame.

De acuerdo con el acta del convenio, Repsol deberá abonar esta compensación económica en un lapso no mayor de siete días a partir del momento en el que se logre un consenso sobre la base de los afectados, que a la fecha incluye a más de 5.000 personas.

Hasta el momento, la compañía ya acumula unos 358.000 dólares en multas coercitivas por haber incumplido tres medidas impuestas por el organismo público encargado de la fiscalización ambiental.

Además, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) inició otros tres procesos administrativos sancionadores contra Repsol, que podrían derivar en tres sanciones más por unos 14,3 millones de dólares.

En paralelo, un juez ordenó el impedimento de salida del país durante 18 meses a cuatro directivos de la petrolera, entre ellos el director ejecutivo de Repsol en Perú, Jaime Fernández Cuesta, como parte de la investigación que se le sigue por el presunto delito de contaminación ambiental.

11,9 KILÓMETROS CUADRADOS AFECTADOS

El derrame de petróleo ocurrió la tarde del sábado 15 de enero, cuando el buque italiano Mare Doricum descargaba el combustible a las tuberías submarinas de la refinería La Pampilla, que opera Repsol en el municipio de Ventanilla.

En un primer momento, la empresa reportó que se trataba de una fuga de 0,16 barriles (unos 25 litros) y que había sido causada por el "oleaje anómalo" producido por una erupción volcánica en Tonga.

Pero Repsol se corrigió tres días después y elevó la cifra a 6.000 barriles, aunque finalmente calculó que habrían sido 10.400, aún menos de los 11.900 que estima el Gobierno peruano (1,9 millones de litros).

El petróleo derramado se esparció a lo largo de unos 50 kilómetros de costa, desde Ventanilla, en el Callao, hasta la ciudad de Chancay, en el norte del departamento de Lima, afectando 11,9 kilómetros cuadrados entre playas y agua, según el último reporte ofrecido por las autoridades peruanas.