Mundo

México cierra un año muy violento

Las cifras de la inseguridad abren fisuras en el plan del gobierno de López Obrador. 2019 se catapulta como el de mayor índice.

México
VILLA UNIÓN. Miembros de la Guardia Nacional de México patrullan la zona donde hubo un tiroteo el 2 de diciembre de 2019.MIGUEL SIERRA / EFE

México. Este país norteamericano está cerca de terminar el 2019 como el año más violento de su historia en la vorágine de una ola criminal que se arraiga en gobiernos pasados y resquebraja la estrategia de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Sí, es el año más violento”, reconoce Juan Carlos Montero, un experto en seguridad y profesor de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey, aunque rebate las interpretaciones que se pueden dar a estas estadísticas.

Con 31.688 asesinatos en los primeros once meses, un 2,7 % más comparado con el periodo similar de 2018, hay un consenso general de que 2019 se convertiría en el más violento desde que se iniciaron los registros en 1997.

Ginebra. Michelle Bachelet, alta comisionada para los DD. HH.

Derechos humanos para resentidos, delincuentes y vándalos

Leer más

Con los resultados que están a la vista se puede poner en duda la estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien a inicio del mes celebró el primer año de su gobierno, el cual terminará el 30 de septiembre del 2024. No obstante, precisa Montero, “tampoco se puede negar el discurso de López Obrador al señalar que (los niveles de violencia) son parte de una tendencia que no inició hace un año, sino que tiene más de una década”.

El más reciente caso de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad del presidente Felipe Calderón que fue detenido en EE. UU. por presuntos vínculos con un cartel de las drogas, llevó al Gobierno a anunciar una depuración de las instituciones de seguridad para descartar complicidades.

Según cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, 2018 cerró con 33.743 víctimas de homicidio doloso, una trágica cifra que ha ido aumentando año con año.

Pues según este mismo registro -que ha cambiado de metodología en años recientes- en 2015 el número de asesinatos fue de 17.886. El mandatario insiste en que su gobierno heredó de los gobiernos anteriores el problema serio de la inseguridad y la violencia, y reitera su confianza en que la estrategia que aplica su gobierno pronto dará resultados.

El centro de la estrategia ha sido la creación de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) y de la Guardia Nacional, que al 17 de diciembre ya movilizó a 74.437 de los 150.000 elementos que espera desplegar para 2021.

Con los resultados en la mano, se podría afirmar que la estrategia no está funcionando, aunque Montero sostiene que al mismo tiempo tendría que reconocerse que la inseguridad “es un problema cuyas raíces no son de un año”.

“No se puede responsabilizar al Gobierno actual”, sostiene este experto al señalar que algunos medios de prensa critican duramente al Gobierno sin que esto refleje, necesariamente, un agobio o un desencanto por parte de la sociedad.

El proyecto de seguridad del Gobierno pretende recuperar las cárceles para terminar con el control que ejercen grupos criminales en su interior.

López Obrador mantiene en su discurso que la seguridad es la asignatura pendiente de su gobierno, aunque insiste en que el problema se dejó crecer al declararle la guerra al narcotráfico, que fue como “un garrotazo a lo tonto al avispero”.

LA ESTRATEGIA PRESIDENCIAL

"No se puede responsabilizar al gobierno actual", sostiene Juan Carlos Montero, el experto en seguridad, al señalar que algunos medios de prensa critican duramente al gobierno sin que esto refleje, necesariamente, un agobio o un desencanto por parte de la sociedad.

"No me parece que socialmente haya un desencanto hacia el tema de seguridad", asegura el experto al opinar que López Obrador cuenta, peses a los magros resultados, con un amplio margen de legitimidad después de un año de haber asumido la presidencia.

El proyecto de seguridad del gobierno mexicano considera que la paz y la tranquilidad y además de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y la Guardia Nacional privilegia el uso de la inteligencia sobre el uso de la fuerza para combatir al crimen organizado.

RÉCORD DE POLICÍAS ASESINADOS

México enfrenta una escalada de violencia y las fuerzas de seguridad que combaten el crimen lo están pagando con sus vidas, pues en lo que va de este 2019 suman ya 426 policías asesinados, una cifra récord.

Colombia

El Congreso de Colombia aprueba una reforma que la calle rechaza

Leer más

Según datos de la ONG Causa en Común, el estado de Guanajuato, centro de México, encabeza la lista de homicidios con 67 policías, seguido de Michoacán, con 40, y Chihuahua, que registra 31 asesinatos.

Expertos consultados por Efe coinciden en que la estrategia del Gobierno federal, que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, es inadecuada.

Las policías municipales están debilitadas y no hay una buena coordinación entre las fuerzas estatales y la nueva Guardia Nacional, denuncian.

Sobre la Guardia Nacional -un cuerpo policial-militar- el investigador Sergio Padilla dice que el principal problema es que muchos son militares transferidos o exmilitares que "están aprendiendo a conducirse en el trabajo policial".

Y además, continuó, las "capacidades" de este cuerpo son todavía "muy limitadas" y sin apenas coordinación con las policías estatales y municipales.

El investigador aseguró que desde que el Gobierno federal emprendió el combate contra el robo de combustible, a principios de año, se advirtió que todas las personas que se dedicaban a la extracción ilegal de combustible iban a buscar otras formas de seguir generando recursos.

"Eso también puede ir asociado a estos enfrentamientos con policías, a reacomodos entre grupos para buscar otras actividades delictivas", agregó Padilla.

Y explicó que, según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), con corte a noviembre, todos los delitos de alto impacto han ido al alza.

La reducción a ciertas partidas del presupuesto de seguridad también es un factor que influye en el debilitamiento de las corporaciones policiacas, dijo el experto.