Mundo

El Congreso de Colombia aprueba una reforma que la calle rechaza

La ley rebaja el impuesto a las grandes empresas. Se espera que reactive la economía. Su anuncio generó la reacción social

Colombia
BOGOTÁ. El jueves, los universitarios volvieron a las calles con sus gritos de rechazo al Gobierno de Duque.Mauricio Dueñas Castañeda / EFE

Bogotá. El Congreso aprobó el viernes una polémica reforma tributaria que por casi un mes alimenta el rechazo de los manifestantes que lideran las protestas callejeras contra el Gobierno de Iván Duque.

Con una popularidad en picada (7 de cada 10 colombianos rechazan su gestión), el mandatario se anotó una victoria política al sacar adelante el proyecto, cuestionado por la oposición y los sindicatos. En opinión de esos sectores, la Ley de Crecimiento rebaja la carga impositiva a las empresas y castiga a la clase media.

De lo que se trata es que la micro, la pequeña, la mediana y la gran empresa en Colombia crezcan y que ese crecimiento nos permita a nosotros, no solamente tener más inversión y más empleo, sino invertir más en lo social"

Iván Duque,
​Presidente de Colombia

Sin embargo, Duque defiende la iniciativa con el argumento de que impulsará un mayor crecimiento con la generación de nuevos empleos y recursos para la inversión social.

Colombia espera un crecimiento económico del 3,6 % para 2019, por encima del promedio regional, aunque también arrastra un desempleo del 10,4 % y una informalidad laboral del 50 %. La reforma salió adelante después de semanas de pulso parlamentario y en la calle, sobre todo en Bogotá, donde esta semana hubo nuevos enfrentamientos.

Con todo, Duque no se avino a retirar la norma, aunque introdujo algunas modificaciones relacionadas con los impuestos indirectos. Otras cesiones fueron la reducción de la aportación al sistema de salud de los pensionados más vulnerables, del 12 % al 4 %; el anuncio de tres días anuales sin IVA para facilitar las compras a las familias y a las empresas.

Un paquete social que los manifestantes consideran una forma de maquillar una reforma inequitativa que, después de tres huelgas generales en menos de un mes, seguirá motivando una oleada de movilizaciones.

Argentina: Fernández ya tiene su ‘megaley’

Buenos Aires. El Senado sancionó en la madrugada el amplio paquete de medidas e impuestos con el que el nuevo Gobierno de Alberto Fernández busca hacer frente a la crisis social y económica que atraviesa el país. Tras una sesión parlamentaria que duró casi 12 horas, esta ‘megaley’, considerada clave por la nueva Administración para frenar la recesión, salió adelante con el voto a favor de 41 senadores, frente a 23 negativos en contra y una abstención. La Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva declara la emergencia en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, de la previsión social, tarifaria, energética, sanitaria y social, y delega al Ejecutivo facultades especiales hasta el 31 de diciembre de 2020.

Impuestos y cambios en las jubilaciones 

La norma prevé, entre otros puntos, el congelamiento por 180 días de las tarifas de servicios públicos para su revisión y la suspensión del ajuste de las jubilaciones para reformular el sistema de pensiones.

La iniciativa es muy amplia y entre sus otros puntos salientes destacan la creación y el aumento de algunos tributos, un asunto clave para resolver los desequilibrios fiscales del país, y temas de la deuda pública, otro de los problemas acuciantes a resolver en el corto plazo.

El texto incluye la creación de un impuesto denominado "país" (impuesto para una Argentina inclusiva y solidaria) que gravará con una tasa del 30 % la adquisición de divisas extranjeras para atesoramiento, la compra de pasajes y paquetes turísticos en dólares para viajar al exterior y los gastos que se hagan en moneda extranjera dentro y fuera del país.

Además, el Ejecutivo pretende aumentar otros impuestos y los derechos a las exportaciones de productos agrícolas, que se podrán incrementar hasta el 33 % en el caso de la soja, el principal cultivo de Argentina.

La ley entrará en vigor una vez que sea promulgada por el Poder Ejecutivo y publicada en el Boletín Oficial.

El debate. La Cámara de Representantes revisó hasta las cinco de la mañana del viernes y dio visto bueno a la norma por 98 votos a favor y 45 en contra.