Israel comienza el ensayo clínico con la cuarta vacuna

  Mundo

Israel comienza el ensayo clínico con la cuarta vacuna

El estudio, el primero de este tipo en el mundo, aguarda sus resultados para comenzar a aplicar la dosis. Se probará el efecto  de anticuerpos

Israel
El hospital Sheba, en las afuera de Tel Aviv, hace los análisis de una nueva vacuna contra la COVID. EFEEFE

El hospital israelí Sheba, ubicado a las afueras de Tel Aviv, comenzó ayer un ensayo clínico para probar la eficacia de la cuarta dosis de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19, con 6.000 personas, incluidos 150 miembros del personal médico.

El estudio, el primero de este tipo en el mundo, se lleva a cabo en coordinación con el Ministerio de Salud, que aguarda sus resultados para comenzar a aplicar la cuarta dosis a mayores de 60 años, personas inmunodeprimidas y trabajadores de la salud, como recomendó la semana pasada el comité de expertos que asesora al Gobierno en la respuesta a la pandemia.

“Este estudio probará el efecto de la cuarta dosis de vacuna en el nivel de anticuerpos, en la prevención del contagio y verificará su seguridad”, dijo el profesor Gili Regev-Yochay, doctor del Sheba.

El análisis estaba programado para comenzar hace dos semanas, con un grupo más pequeño, pero se retrasó porque no había recibido las aprobaciones necesarias.

vacunas

El Gobierno británico descarta más medidas antes de Navidad tras estudio ómicron

Leer más

“Se espera que este estudio arroje luz sobre el beneficio adicional de administrar una cuarta dosis y nos lleve a comprender si vale la pena administrar una cuarta dosis y a quién”, agregó el doctor.

Después de que el comité de expertos aconsejara iniciar la campaña de la cuarta dosis en Israel, el primer ministro, Naftali Benet, prometió iniciar el plan “de inmediato” para contener la quinta ola de la pandemia y la propagación de la ómicron.

Se anunció que la campaña comenzaría el domingo, pero el Ministerio de Salud la retrasó después de revisar datos preliminares que sugieren que las personas con la variante ómicron tienen entre un 50-70% menos de probabilidades de necesitar hospitalización que las de la cepa delta.

El director general del ministerio, Nachman Ash, aún tiene que dar luz verde al inicio de la campaña de la cuarta dosis mientras examina estudios y datos disponibles hasta la fecha, como los de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, que muestran que ómicron produce una enfermedad más leve, aunque se propaga más rápido y evade mejor las vacunas.

La tasa de positividad en Israel ha alcanzado en 2,16% y la de reproducción el 1,4%, lo que muestra un nuevo pico en la pandemia, aunque de los 12.041 casos activos de COVID-19 en Israel, solo 145 están hospitalizados, 91 en estado grave y 39 con ventiladores.

El Gobierno francés anunció ayer nuevas medidas para frenar la quinta ola de COVID, entre las que destacan la imposición del teletrabajo al menos tres días a la semana, así como adelantar la dosis de recuerdo de cinco a tres meses tras las primeras dos inyecciones. Este texto excluye medidas drásticas, pues de momento se mantendrá la vuelta al colegio el 3 de enero de 2022 y se descarta un toque de queda, aunque sí prevé la restricción de las concentraciones públicas. El país registra nuevos récords diarios de contagios y la barrera es de los 100.000 diarios.

Las autoridades australianas informaron ayer del primer fallecido vinculado a la infección de la variante ómicron, un hombre de unos 80 años con problemas de salud.

Nuevas restricciones fueron impuestas a partir de ayer en varias regiones de la India para tratar de frenar una nueva ola de coronavirus, alimentada por la variante ómicron.

Ante el avance de la variante ómicron del coronavirus, Estados Unidos está reconsiderando algunas de sus medidas contra la pandemia, como el tiempo de aislamiento que deben cumplir quienes se han contagiado o si los viajeros deben mostrar una prueba de vacunación en vuelos domésticos.

Las grandes aerolíneas de Estados Unidos volvieron a cancelar ayer cientos de trayectos por cuarto día consecutivo ante el avance de la variante ómicron del coronavirus, informó la empresa estadounidense Flight Aware, especializada en proporcionar datos en tiempo real sobre vuelos. En todo el mundo, ayer se han suspendido 2.327 rutas, mientras que 5.852 han sufrido retrasos. Las aerolíneas han pedido a sus viajeros que consulten las páginas web y las aplicaciones para informarse de sus vuelos. Según los Centros de Control y Prevención, la variante ómicron se ha convertido en la predominante en EE.UU.