Mundo

Francia e Italia coordinan acciones para expulsar a migrantes que no sean refugiados

Funcionarios de ambos países analizan decisiones respecto a la crisis migratoria por las personas que llegaron a Lampedusa en las últimas semanas

Migrantes Lampedusa
El buque Geo Barents, de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), rescató a más de 330 migrantes la semana pasada.EFE

Francia está trabajando con Italia para poder expulsar a los migrantes que llegaron en los últimos días a la isla de Lampedusa y que no tengan derecho a ampararse en el estatuto de refugiados, que es "el grueso de esas personas", según el ministro francés del Interior, Gérald Darmanin.

En una entrevista al canal BFMTV, Darmanin, que el lunes fue a Roma para abordar con su homólogo italiano, Matteo Piantedosi, la crisis generada por la llegada de miles de migrantes a Lampedusa en pocos días de forma clandestina, insistió en que los dos países trabajan con ese objetivo.

LEA TAMBIÉN: India suspende visados para canadienses y marca a ese país como el nuevo enemigo

Señaló que, de acuerdo con las informaciones que recibe del Gobierno italiano, "el grueso de esas personas" no podrán acogerse al estatuto de refugiados porque llegan de países "donde no hay dictaduras" y por tanto no pueden alegar que sufrían allí persecución política.

Explicó que Italia, gracias al acuerdo que tiene con Túnez, consigue expulsar a ese país "casi al 100 %" de los irregulares que proceden de allí, algo que no ha logrado Francia.

Por su parte, Francia es capaz de expulsar "casi el 100 %" de los irregulares que tienen nacionalidad marfileña, senegalesa o gambiana.

9ace17269f0eaee85e0cca62e2fb839b6060f3eaw

Morawiecki confirma que Polonia ha dejado de entregar armamento a Ucrania

Leer más

Su Gobierno -subrayó Darmanin- está tratando de convencer a Italia para que aplique sin esperar más el pacto europeo sobre la inmigración negociado por los Veintisiete a instancias del presidente francés, Emmanuel Macron, y que París ya ha comenzado a ejecutar, adelantándose al voto del Parlamento Europeo, que no se ha pronunciado todavía.

Se trata, según el ministro francés, de examinar "enseguida" los expedientes de los recién llegados "en la frontera europea" y expulsar inmediatamente a los que no pueden obtener el asilo.

En caso de que obtengan el estatuto de refugiado -puntualizó- Francia está "de acuerdo en asumir su parte de la carga". Es decir, que Francia acogerá a la cuota que le corresponda.

El ministro insistió en que la situación ha cambiado con respecto a la crisis política entre Francia e Italia por el Ocean Viking, el barco que el 11 de noviembre del pasado año desembarcó en el puerto francés de Tolón con 234 migrantes rescatados en el Mediterráneo central después de que Italia se negara a aceptarlos en uno de sus puertos.

Ese desembarco generó también una tormenta política en Francia, porque la oposición de derechas y la ultraderecha reprochó al Gobierno que aceptara la llegada del navío a Tolón, donde la inmensa mayoría de esas personas quedaron en libertad por orden judicial y se dispersaron por Europa, pese a que Darmanin había dicho que serían expulsados si no tenían derecho a asilo.

LEA TAMBIÉN: Disparan frente a la Embajada de Estados Unidos en el Líbano

Darmanin afirmó este jueves que ahora la situación es "diferente" porque con el pacto europeo de la inmigración -que Francia aplica, pero no los otros países- los migrantes que llegan a la UE de forma irregular son fichados sistemáticamente y el examen del dossier se tendría que hacer en un plazo de 15 días.

El ministro reconoció que en Europa "nadie ha encontrado soluciones milagro" y que en Francia no puede cumplir su objetivo de expulsar sistemáticamente a los irregulares que no obtienen el estatuto de refugiados porque hay muchos procedimientos de recurso administrativo y judicial, son muy largos y los migrantes tienen que ser puestos en libertad entre tanto.

Su Gobierno pretende sacar adelante en los próximos meses una ley sobre la inmigración para, entre otras cosas, prolongar el periodo de retención de esos inmigrantes hasta 18 meses, mientras se instruyen sus expedientes de expulsión, y se van a crear 1.600 nuevas plazas con siete centros de retención adicionales.

¿Quieres acceder a todo el contenido de calidad sin límites? ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!