España recupera la vida social sin bajar la guardia

  Mundo

España recupera la vida social sin bajar la guardia

Con el retorno a la normalidad aumentan los focos de contagio. La pandemia de COVID se agrava en América

Coronavirus España
Los españoles aprovecharon su primer fin de semana de libertad absoluta tras el confinamiento. Vista general de la playa del Postiguet.EFE

España suma cada día pequeños focos de contagio de coronavirus, cuando se cumple una semana del fin del estado de alarma y comenzarán a intensificarse las relaciones sociales y familiares, los desplazamientos por todo el territorio y la vida al aire libre.

Coronavirus_Remdesivir_Fármacos

Remdesivir, el primer fármaco que Europa autoriza para tratar la COVID-19

Leer más

No obstante, la epidemia sigue controlada, según el Ministerio de Sanidad, que notificó este sábado tres fallecidos más en un día, hasta 28.341 en total, y 191 contagiados nuevos, con 248.469 casos diagnosticados hasta ahora.

Después de tres meses y medio, el país vive el primer fin de semana completo de libertad absoluta de circulación entre municipios, provincias y regiones, con las fronteras reabiertas parcialmente, tiempo caluroso en gran parte y a punto de iniciarse las vacaciones de verano, la temporada turística más importante del año.

Son dos días seguidos de descanso laboral que muchos aprovechan para trasladarse a cientos de kilómetros con el ansia de reencontrarse con familiares y amigos, disfrutar de segundas residencias y lugares de esparcimiento. Y con ello crece el riesgo de que el virus también “viaje” y aumenten las infecciones.

El jefe del Ejecutivo, el socialista Pedro Sánchez, pidió ayer “disfrutar de la normalidad recuperada”, pero sin “bajar la guardia” pues ni la epidemia ni la COVID-19 son algo pasado y es necesaria la cautela hasta que haya vacuna o remedio terapéutico.

mascarilla-guantes

OMS estima que la próxima semana se alcanzarán los 10 millones de casos de COVID-19 en el mundo

Leer más

Las autoridades sanitarias en España se mantienen vigilantes y preocupadas por las celebraciones y las aglomeraciones públicas sin guardar la distancia interpersonal mínima de un metro y medio ni llevar mascarilla, obligatoria en tal caso, y reclaman responsabilidad en las relaciones sociales, sobre todo de adolescentes y jóvenes.

También se afanan en detectar de manera temprana cualquier nuevo punto de transmisión, rastrear el origen, localizar y aislar a los contagiados para impedir que la enfermedad pueda causar otra grave crisis sanitaria en España, uno de los países más perjudicados por la pandemia.

Paralelamente, miles de personas se concentraron ayer en varias ciudades españolas para reclamar una “reconstrucción social”, tras el duro impacto económico y laboral de la epidemia, basada en el pacto político y no la confrontación entre partidos.

Mientras España y otros países europeos tratan de recuperar la normalidad, la pandemia de COVID-19 se propaga en América, en particular en Estados Unidos y países como Argentina, Brasil o México.

495.288 personas han muerto, en el mundo, durante la pandemia del nuevo coronavirus

Con más de 125.000 muertos y casi dos millones y medio de casos, Estados Unidos asiste impotente al crecimiento de la pandemia. Los contagios aumentaron en 30 de los 50 estados, especialmente en California, Arizona, Texas y Florida.

Las cifras crecen también en América Latina, donde el famoso pico de la epidemia -cuando los casos empiezan a reducirse- no acaba de llegar, con 108.222 fallecidos y casi 2,4 millones de casos.

Brasil sigue siendo el país más golpeado de la región, con 56.000 muertes y 1,27 millones de contagios, según datos oficiales.

El avance de la epidemia de COVID-19 llevó al gobierno argentino a endurecer las medidas de cuarentena impuestas en Buenos Aires y su periferia, el epicentro de la enfermedad en Argentina, que reporta 1.200 muertos y suma 55.330 casos.