Mundo

Coronavirus: la tecnología ha contribuido a evitar muertes en soledad

Algunas empresas de tecnología han optado por donar equipos móviles y paquetes de datos, para que los pacientes puedan comunicarse con sus familiares

EUsbcYJXsAQuS49
Personal sanitario ha tomado la iniciativa en hospitales de países como España e Italia.TWITTER

En tiempos en los que hasta el más mínimo contacto físico supone un posible contagio, muchas personas están falleciendo sin poder despedirse de sus seres queridos. Para evitar este doloroso panorama, múltiples iniciativas han fomentado el uso de la tecnología, para permitirle a las personas que están padeciendo por el coronavirus mantenerse comunicados con sus seres queridos.

Emergencia sanitaria

Coronavirus en Ecuador | Más de 700 muertes registradas en dos días

Leer más

SIGUE EL MINUTO A MINUTO DEL AVANCE DEL CORONAVIRUS EN ECUADOR Y EL MUNDO.

En España, por ejemplo, muchos ancianos han perdido la vida de forma solitaria en hospitales y residencias. Eso pasó con la madre de Eva Saugar Blázquez. La anciana estaba en la residencia Sergesa, uno de los geriátricos desbordados por el coronavirus que la Comunidad de Madrid prevé intervenir.

La madre de Eva tuvo primero fiebre, después le costaba respirar. Y pese a la insistencia de su hija, nadie le hizo pruebas. Tampoco fue trasladada a un hospital. “Tenía 95 años y estaba fenomenal. Pero en una semana murió porque no le hicieron caso y se limitaron a encerrarla en una habitación. No pude ni despedirme”, cuenta con amargura Saugar.

Esa es la razón por la que algunas residencias y hospitales en ese país han comenzado a recurrir a la tecnología para que los pacientes puedan mantenerse en contacto con sus familiares, a través del uso de smartphones y tablets.

Yo trabajo con pacientes que están muriéndose solos por el coronavirus. En hospitales, en residencias y en sus casas. En el siglo XXI, cuando todo el mundo tiene dispositivos, no podemos dejar que la gente no se despida.

Esther Gómez, una enfermera de 26 años

Esther pasa sus días libres recorriendo hospitales de Madrid con su móvil. Busca a pacientes que desean hablar con sus familiares y organiza una videollamada. Con esta idea apoyada y en la tecnología, ha puesto en marcha el proyecto 'Acortando la distancia', cuyo objetivo es conectar pacientes ingresados en hospitales o aislados en residencias, con sus familiares.

Ver esta publicación en Instagram

No puedo ser más feliz estos días. Estamos ahora mismo trabajando LITERALMENTE sin descanso y os prometo que nos vamos a dejar la piel para que esto salga adelante: Marta y Pedro llevan 6 días separados. Marta, llevaba unos días con fiebre y tos que no le había dado importancia pero ese día su marido la notaba respirar con dificultad. Ya de madrugada, una coloración azulada en los labios empujó a Pedro a solicitar ayuda al SUMMA. Aquella llamada confirmó lo que Pedro esperaba, los Servicios de Urgencias Médicas estaban saturados y le ofrecían unos tiempos para trasladarla al hospital demasiado largos. Decidió llevarla en su propio coche. A su llegada al Hospital 12 de Octubre Marta perdió el conocimiento, justo a tiempo de ser socorrida por el personal del Hospital; trasladaron a Marta en una camilla hasta una sala al final del pasillo a la que Pedro ya no pudo acceder. Fue la última vez que la vio Con el amanecer llegó el resultado que rondaba su cabeza desde hacía al menos una semana, test positivo para coronavirus. Una doctora le informó por teléfono: Marta se encontraba bien, pero tenía una neumonía, se quedaría ingresada en planta. Dada la situación actual, no podía estar acompañada y toda la información la recibirían por teléfono. En 43 años juntos, era la primera vez que se separaban. Gracias a la tecnología, ayer Marta y Pedro pudieron volver a verse, volver a sentirse un poco más cerca. Desde @acortandoladistancia solo buscamos una cosa: conectar a las personas. ¿Nos ayudas? Difunde para que podamos llegar al mayor número de pacientes y así humanizar un poco más el cuidado que reciben estos días los pacientes afectados por el COVID19. Gracias a @dratrasmonte por el vídeo y el testimonio. Gracias de nuevo a @tomasparamo @lavecinarubia @gangiolillo @muymedico @itchicshop @fusterfabra_abogados

Una publicación compartida de Mi Enfermera Favorita (@mienfermerafavorita) el

Para poner en marcha esta iniciativa, Gómez se inspiró en un proyecto similar en Italia, por una carta de un médico de Milán llamado Lorenzo Musotto, quien menciona: “Estoy profundamente convencido de la importancia de las mascarillas, guantes y maquinaria, pero el derecho a decir adiós, para los que se van y para los que se quedan, no debe ser menos”.

Adultos mayores

Coronavirus: cómo prevenir ataques de pánico en adultos mayores

Leer más

El proyecto no se centra solo en pacientes en etapa crítica, también hay pacientes no tan graves que llevan tiempo sin saber absolutamente nada de sus seres queridos. “La familia recibe información cada 24 horas. Pero el paciente no sabe nada de fuera. Algunos llevan más de 10 días sin hablar con sus allegados”, cuenta Gómez.

Una labor similar realiza Victoria Trasmonte, una médica adjunta de cuidados intensivos. Ella lleva días paseando por un hospital en España en busca de pacientes que quieran hablar con sus familias.

Para hacer las videollamadas, los sanitarios entran con un equipo de protección individual. El dispositivo normalmente va metido en una bolsa. Una vez utilizado, se limpia con productos especiales.

Pero esta no es la única iniciativa, ya algunas compañías tecnológicas han empezado a donar celulares y tabletas a hospitales y residencias. Ese es el caso de MásMovil que ha ofrecido 2.000 dispositivos y tarjetas con llamadas ilimitadas y conexión a Internet.

Hasta el momento, la empresa ha repartido unos 600 aparatos en 56 centros de diferentes ciudades de España.

Las videollamadas son cortas, pero muy intensas. “Ayer avisé a una familia de que les iba a llamar. Cuando respondieron, al otro lado de la pantalla, el paciente se encontró con su mujer y sus dos hijos que a su vez estaban haciendo cada uno otra videollamada con sus otros dos hermanos. Le enseñaron hasta al perro. En ese momento la persona te mira con una luz… Te emocionas inevitablemente”, menciona Trasmonte.

Y definitivamente, estos pequeños momentos de no más de cinco minutos, contribuyen en gran medida en el estado del paciente, especialmente porque la primera reacción de los familiares es la alegría. La mayoría de llamadas hechas hasta el momento han sido totalmente inesperadas y han sido un gran generador de ánimos. “Por mucho que un médico te informe por teléfono de la situación, no hay nada cómo ver a tu familiar. La tecnología permite enviar abrazos virtuales”, añade la doctora.

Creo que no es el tratamiento del coronavirus, pero es el tratamiento de la soledad. El alma se cura viendo a tus seres queridos

 Victoria Trasmonte, médica adjunta de cuidados intensivos

Y esto confirma María Bustos Morales, de 20 años. Su padre está ingresado en un hospital desde el pasado 14 de marzo. “Por la mañana me acerqué a su habitación y me dijo que estaba volando en fiebre”, recuerda la joven.

Ella y su hermano también tenían síntomas. Llevaban días pidiendo que les hicieran las pruebas. Pero su padre, que ya ha pasado por un cáncer, cogió el coche y se fue al hospital. Permanece ingresado desde entonces.

Al principio hablaba por WhatsApp a diario con su familia, pero fue empeorando. “Nos dijeron que estaba estable, pero en estado grave. Ese día se me vino el mundo al suelo. No sabíamos cuándo iba a despertar y yo creía que no me iba a poder despedir de él y que no iba a volver a poder decirle te quiero”, relata la joven en entrevista con El País.

Adultos mayores

Coronavirus: Estas enfermedades en los adultos mayores, se agravan con el Covid-19

Leer más

Tras una semana, lo desentubaron. Y llegó el que Bustos define como el momento más emotivo de su vida. Recibieron una videollamada del hospital y por fin pudo ver a su padre. “Te necesito conmigo aquí papá, eres muy fuerte. Eres mi superhéroe”, le dijo.

Mientras miles de ciudadanos se mantienen en confinamiento, esperando el momento para retomar sus rutinas, muchos otros están alejados de sus familias sin poder comunicarse y luchando contra la enfermedad, por lo que la tecnología ha sido de gran ayuda para mantener la comunicación y sobrellevar esta situación, algo que en otra época hubiera sido completamente distinto.