Mundo

Coronavirus: los certificados de inmunidad, una posibilidad de salir de la cuarentena

La propuesta fue desarrollada por investigadores alemanes y plantea que aquellos que hayan desarrollado anticuerpos puedan salir de la cuarentena.

Coronavirus
Los certificados de inmunidad se tienen también como opción par reactivar la economía.AFP

El coronavirus mantiene a gran parte de la población mundial bajo medidas de confinamiento, algo que no solo ha dejado a las más famosas metrópolis desoladas, sino que también ha mermado nuestra rutina cotidiana y que por consecuencia ha desacelerado la economía mundial

supermercados aglomeraciones coronavirus guayaquil

Coronavirus: La desesperación por comprar se apodera de Guayaquil

Leer más

SIGUE EL MINUTO A MINUTO DEL CORONAVIRUS EN ECUADOR Y EL MUNDO.

Por eso, al reto de contener al poderoso virus se le suma el desafío de los gobiernos por buscar que todo vuelva a la normalidad cuanto antes y con el menor número e victimas posibles.

Y a pesar de las innumerables propuestas que han surgidos, hay una que destaca y llama la atención de la comunidad internacional: los 'certificados de inmunidad'. Se trata de una idea que ha ido tomando fuerza con el pasar de los días y que consiste en la posibilidad de que aquellas personas que poseen anticuerpos puedan dejar la cuarentena y así reactivar la economía.

El concepto parte de un grupo de investigadores alemanes está elaborando un estudio a gran escala sobre la cifra de personas que ya han desarrollado anticuerpos contra el coronavirus. Esto permitiría a las autoridades expidan un certificado que exima del confinamiento a los trabajadores o estudiantes que ya no puedan contraer la enfermedad, según el epidemiólogo Gerard Krause, que está previsto que coordine la investigación.

Las conclusiones del estudio, financiado por el organismo de salud del Gobierno, el Instituto Robert Koch, el Centro Alemán de Investigación de Infecciones, el Instituto de Virología del hospital Charite de Berlín y los servicios de donación de sangre, pueden permitir que sea más fácil determinar cuándo y dónde podrían reabrir las escuelas del país y qué personas pueden volver a trabajar de forma segura.

Por otro lado, en Israel la intención es similar. El primer ministro Netanyahu ha manifestado la posibilidad de realizar pruebas masivas de sangre para encontrar a aquellos que ya hayan superado la enfermedad. 

En Escocia, la doctora Philippa Whitford, miembro del parlamento por el Partido Nacional y excirujana, ha señalado que estos certificados se podrían utilizar en el caso de trabajadores clave en el sector de la salud, pero puntualiza que será más complicado a lo largo de todo el país debido al nivel de gestión que esto requeriría.

Pero ¿Qué tan viable es esto? ¿Por qué no se está implementando ya como medida para evitar el cierre total de la economía de los países afectados?

La respuesta es que sí, el planteamiento de localizar a aquellos que ya han desarrollado inmunidad tiene sentido y puede ser clave para que las sociedades volvieran a la normalidad con mayor rapidez. Y en realidad, la principal razón por la que no se ha cristalizado este programa en alguna de las regiones afectadas por coronavirus en el mundo es, sencillamente, que aún no se cuenta con los medios técnicos para hacerlo con seguridad.

Hasta ahora el diagnostico del COVID-19 se efectúa a través de dos sistemas: las PCR -tests moleculares que pueden detectar el material genético del virus en el cuerpo- y los tests rápidos -pruebas inmunocromatográficas que utilizan la proteínas que produce el virus para detectarlo de forma rápida-.

EGoIrQaVAAA1pAp

Coronavirus: El vía crucis por conseguir un tanque de oxígeno

Leer más

Pero, para poder realizar los estudios para la ejecución de los certificados de inmunidad faltan unos tests básicos: las pruebas serológicas, capaces de identificar los anticuerpos que quedan en la sangre tras la infección del virus. Decenas de laboratorios, universidades y centros de investigación están trabajando en ello (y existen algunas propuestas muy prometedoras), pero es más complicado de lo que parece, no porque sea difícil de hacerlos en un laboratorio, sino por lo complejo que es crear un sistema para llevarlo a hospitales y clínicas de todo el mundo.

También hay que tener en cuenta que actualmente ni siquiera hay seguridad de que el virus genere inmunidad a medio-largo plazo. Los estudios preliminares apuntan a que sí, pero el riesgo de reabrir un país basándose en una prueba poco sólida es demasiado alto para ponerlo en marcha deliberadamente.