Mundo

Un conductor francés muere tras recibir una paliza por pedir el uso de mascarilla

La salvaje agresión ocurrió la semana pasada, las autoridades aseguraron que la "la justicia castigará a los autores de este crimen abyecto"

Coronavirus Brasil
Voluntarios entregan mascarillas, en el centro de Sao Paulo, Brasil, durante una operación de Vigilancia Sanitaria para fiscalizar y advertir sobre su uso obligatorio para prevenir el COVID-19 EFE

Un conductor de autobús francés que fue agredido por unos pasajeros después de pedirles que se pusieran una mascarilla para respetar las normas de la lucha contra el coronavirus,ha falleció el viernes 10 de julio, según informó su familia.

policía agredido en Pichincha

Coronavirus: Un sentenciado a prisión por incumplir el aislamiento y agredir a un policía

Leer más

"Decidimos dejarlo irse. Los médicos eran partidarios y nosotros también", declaró  Marie Monguillot, de 18 años, sobre su padre, Philippe. Un poco antes, su madre Véronique anunció en las redes sociales: "Mi esposo falleció a las 17:30, RIP mi amor".

Según la fiscalía de Bayona, el conductor de 59 años, padre de otras dos chicas de 21 y 24 años, fue víctima de una agresión "de una extrema violencia", molido a golpes y gravemente herido en la cabeza, cuando intentaba controlar el billete de una persona y exigía el uso de la mascarilla a otros tres pasajeros. Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana en esta ciudad del sudoeste de Francia.

mascarilla-coronavirus-tela

OMS aconseja usar mascarillas de tela donde no haya distanciamiento físico

Leer más

La agresión, y el posterior anuncio de la muerte, desató indignación entre sus colegas y entre los políticos. El primer ministro Jean Castex recordó por la noche al conductor del autobús, "agredido cobardemente" y aseguró en Twitter que "la justicia castigará a los autores de este crimen abyecto".

"Este acto abyecto y cobarde no debe quedar impune", tuiteó el ministro del Interior Gérald Darmanin, quien viajará el sábado a Bayona.

Dos hombres de 22 y 23 años sospechosos de haberle propinado la paliza fueron acusados y encarcelados por "intento de homicidio voluntario", una calificación legal que probablemente cambie debido al fallecimiento de la víctima.

Dos presuntos cómplices también fueron detenidos esta semana, acusados sobre todo de "no prestar ayuda a una persona en peligro".