Mundo

En casa y en espacios de ocio: los nidos del rebrote de la COVID-19 en España

Los brotes activos se suscitan espacios en los que se relajan las medidas preventivas: el ámbito familiar y el ocio nocturno.

Coronavirus_España_Segunda Ola
VALENCIA. Miles de personas aparecen en la playa de la Malvarrosa, donde esta semana se impuso la obligatoriedad del uso de las mascarillas en todos los espacios públicos.Juan Carlos Cárdenas / EFE

La nueva ola que se evidencia en estos días en España con la transmisión del coronavirus, tiene una razón y lugares específicos. Las autoridades sanitarias mencionan que los 224 brotes activos -23 más que hace dos días-, con 2.622 casos asociados, están relacionados con actividades económicas como la recogida de la fruta y se suscitan espacios en los que se relajan las medidas preventivas: el ámbito familiar y el ocio nocturno.

El ministro de Sanidad, el socialista Salvador Illa, informó este miércoles al Congreso de la situación epidémica del país, cuando ha pasado un mes del fin del estado de alarma, tras el cual se permitió la movilidad de personas entre todas las regiones y se reanudó la actividad económica progresivamente.

Coronavirus_Rebrote_Barcelona

Coronavirus: España se repliega ante la amenaza de una segunda ola

Leer más

Illa respondió a una pregunta de la diputada opositora Concepción Gamarra, del conservador Partido Popular (PP), quien acusó al Gobierno de estar "desprevenido" y de "incompetencia reincidente".

El estado de alarma, entre el 14 de marzo y el 20 de junio pasados, implicó la paralización de buena parte de la actividad socioeconómica española, con consecuencias muy graves en sectores fundamentales como el turismo y el comercio. Al terminar el estado de alarma, el Ejecutivo nacional devolvió a las autoridades regionales las facultades para contener una posible reactivación de la epidemia.

Coronavirus_España_Segunda Ola
BARCELONA. Un hombre da de beber a su perro, en una calle de esta ciudad española, donde las personas están llamadas a evitar salir de casa tras un rebrote de coronavirus.Enric Fontcuberta / EFE

Joan Carles March, el profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública, uno de los centros que forman rastreadores, explica que al principio, en la primera ola, la COVID-19 afectaba sobre todo a residencias (donde viven personas mayora), que "siguen siendo uno de los focos a tener en cuenta, pero ahora los brotes se están dando en encuentros de familiares y amigos".

Vacuna Oxford

Dos vacunas contra el COVID-19 producen respuesta inmunitaria y "parecen ser seguras"

Leer más

Esta segunda ola se alimenta también de la noche: muchos nuevos contagios están originándose por ahí, ligados también al consumo de alcohol y la falta de control del contagio en las fiestas. "Hace falta más intervención común en este sentido”, aduce March

Las cifras sobre la procedencia del contagio contabilizados desde el 11 de mayo, tras el inicio de la desescalada, definen que 3.709 personas se contagiaron en sus casas. Mientras que 1.648, lo hicieron en sus lugares de trabajo. Otros 1.793, contrageron el virus en centro sociosanitarios. Esto según la información que entregó en estos días la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica.