Buscan entre los escombros el ‘milagro’ de sobrevivientes

  Mundo

Buscan entre los escombros el ‘milagro’ de sobrevivientes

Al menos 88 muertos por los tornados en Kentucky, según el gobernador. La naturaleza afectó más al edificio de la fábrica de velas de Mayfield

TORNADOS
Rescatistas buscan si hay personas con vida entre los escombros que dejaron los tornados. /TANNEN MAURYEFE

Mientras se espera que se produzca el ‘milagro’ de encontrar con vida a alguien bajo los escombros de la fábrica de velas de Mayfield, los vecinos de esta ciudad de Kentucky salieron a limpiar las calles quizá con el deseo de que el trabajo los ayude a superar la conmoción sufrida por el mortal tornado del viernes.

El gobernador del estado, Kentucky (EE. UU.) Andy Beshear, dijo ayer que 88 personas murieron debido al impacto de cuatro tornados en la noche del viernes, aunque adelantó que ese número “probablemente subirá”.

Se trata de un día de limpieza, pero en esta ocasión fuera de casa, de salir a las calles a retirar toneladas de escombros y a hacerlo con el mejor ánimo posible.

Beth Scarborough dijo que, aunque fue algo “inimaginable”, como si de improvisto hubieran “pasado por una guerra y hubieran lanzado bombas en la ciudad”, la sensación es que van a poder superar esta situación.

“Vamos a sobrevivir, vamos a reconstruir y regresaremos más fuertes”, dijo después de que un poderoso tornado pasara por la mitad de la ciudad y derrumbase innumerables edificios, entre ellos la fábrica de velas.

El de Mayfield fue uno de los más de 30 tornados que en la noche del viernes afectaron a media docena de estados del país, como Arkansas, donde murieron dos personas; Tennessee, donde el saldo parcial es de cuatro muertos, e Illinois, donde el tejado de un almacén de Amazon se derrumbó, causando la muerte a al menos seis personas.

Tornados1

Estados Unidos: Lo que los tornados le hicieron a Tennessee

Leer más

A la tarea de recuperación se sumaron decenas de personas que, agrupadas en pequeñas cuadrillas de trabajo, se afanaban en cortar árboles y postes de la luz caídos y apilar junto a las aceras los restos de lo que en algún momento fue un edificio.

Uno de ellos, Tom Williamson, armado apenas con unos gruesos guantes, explicó que a pesar de lo enorme del reto por “algún lado había que empezar” y que por poco que sea su ayuda, la comunidad unida puede devolver a “una cierta normalidad” a esta pequeña ciudad de 10.000 habitantes. Algunos incluso logran salvar unos pocos muebles de las casas medios derruidas y los subían a unos remolques en una especie de mudanza inesperada.

Otros apostaron por ofrecer comida gratuita a los vecinos y trabajadores, incluso algunos con una parrilla en la que preparaban, cómo no, hamburguesas y perritos calientes.

Y buena falta hace, porque los trabajadores llegados hasta Mayfield desde los estados vecinos comenzaron a levantar los postes del tendido eléctrico.

Soldados de la Guardia Nacional, mientras tanto, vigilan las calles y mantienen cerrado el acceso a la fábrica de velas donde todavía se espera un ‘milagro’ de encontrar con vida a más desaparecidos bajo los escombros. Rescatistas todavía rastrean el sitio de la tragedia.

El papa Francisco envió sus condolencias por las víctimas de los últimos tornados en Estados Unidos que han dejado decenas de muertos y una enorme devastación y agradeció el trabajo de los socorristas.

En el mensaje transmitido, en nombre del pontífice, por el secretario de Estado Pietro Parolin al arzobispo de Los Ángeles y presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, José H. Gómez, dice estar “apenado al enterarse del devastador impacto de los tornados que han azotado el centro y sur de Estados Unidos en los últimos días”. También agradeció los incansables esfuerzos de los socorristas y de todos los involucrados en la atención de los heridos.