Austria: El 45 % de los enfermeros de las UCI piensa cambiar de trabajo

  Mundo

Austria: El 45 % de los enfermeros de las UCI piensa cambiar de trabajo

A través de una encuesta se quejaron sobre todo de la situación laboral, que según ellos se ha deteriorado profundamente durante la pandemia

uci1
El trabajo en las UCI se ha vuelto una pesadilla para muchos médicos y enfermeros luego de la pandemia de coronavirusreferencial

El 45 por ciento del personal de enfermería de cuidados intensivos en Austria piensa en cambiar de trabajo, y un cinco por ciento tiene planes concretos en esa dirección, según un sondeo llevado a cabo durante la tercera oleada de la pandemia de la covid.

En la imagen, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Bolsonaro quiere investigar si gobernadores "exageran" muertes por covid-19

Leer más

En la encuesta, realizada por la enfermera Alexandra Gferer y la socióloga Natali Gferer con el apoyo de la Asociación Austríaca de Salud y Enfermería (ÖGKV), se interrogó a 2.470 enfermeras y enfermeros de hospitales de la república alpina entre el 30 de marzo y el 24 de abril, informó la agencia local APA.

El hecho de que dos de cada tres enfermeras ya haya pensado en renunciar al menos una vez es "alarmante" para las autoras del estudio.

Los encuestados se quejaron sobre todo de la situación laboral, que según el 86 % de ellos se ha deteriorado profundamente durante la pandemia.

Estrés psicológico

El 85 % dice sufrir un estrés psicológico entre moderado y elevado, con síntomas como miedos, insomnio, pensamientos obsesivos y dificultad de desconectar, mientras que en el plano físico muchos están agotados y sufren diversas dolencias.

cumbre

Francia espera que la cumbre del G7 sirva para "vacunar al mundo" contra la COVID-19

Leer más

Entre las razones que han contribuido al empeoramiento resaltaron el aumento de la carga de trabajo y una mayor necesidad de organización, así como el uso de equipos de protección durante horas y la imprevisibilidad del desarrollo de la pandemia.

Además, el sondeo apunta a que ha aumentado la violencia manifiesta por parte de los pacientes: un sesenta por ciento tuvo que soportar violencia verbal, como insultos o amenazas, y un diecisiete por ciento sufrió incluso agresiones físicas, como puñetazos, patadas o mordiscos.