Actualidad

Para tener más mujeres científicas, la clave está en las niñas

El 11 de febrero es el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Su número en ese campo aún es bajo. Una nota de EXPRESO junto a Espol, Remci y OWSD

Niñas en Ciencias_Espol
Una niña utiliza un microscopio en uno de los semilleros que cada año impulsa la Espol a través de programas como el Parque Ajá.Cortesía

Jugar con un robot, un microscopio o un bombillo eléctrico es probable que atraiga más a una mujer en su niñez. Y que, si le gustan, se visualice a futuro como una profesional en robótica, en microbiología o en electrónica. Ya mayores, en cambio, por lo general han sido sometidas por años en su hogar y su entorno a un bombardeo de prejuicios sobre cuáles son las profesiones femeninas y para cuáles ellas ‘no son aptas’, lo cual incide cuando llega la hora de dejar el colegio y elegir una carrera en la universidad.

Elizabeth Minda 5

Una red impulsa la labor de más de 400 mujeres científicas en Ecuador

Leer más

Esto significa que los esfuerzos dirigidos a atraer más mujeres para que estudien ingenierías y carreras en ciencias duras, acudiendo a los colegios u organizando ferias universitarias para las bachilleres, quizás no sean los más indicados; sino que más bien habría que buscar a las niñas en los jardines y escuelas. Y, de ser posible, en sus casas.

Niñas en Ciencias_Steministas
Dos niñas participan en un programa de difusión de las ciencias con astronautas de la NASA, del colectivo femenino de profesionales en STEM.Cortesía

Consultadas por este Diario por separado, en ello coinciden Cristina Acuña, presidenta del Capítulo Ecuador de la OWSD, (siglas en inglés de la Organización para Mujeres en la Ciencia para el Mundo en Desarrollo); y Ana Gabriela Valdiviezo, del Observatorio de Transformación Digital Ecuador (OTDEC), entidad que a través de diversas iniciativas procura visibilizar el aporte de las mujeres en las áreas ‘STEM’ (siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

.María Augusta Hermida_Rectora U. de Cuenca

"¿Por qué no pensar en regalarle una muñeca a un niño varón?"

Leer más

También coinciden en que si bien la pandemia de COVID-19 permitió visibilizar el aporte de muchas mujeres en diversos campos como la medicina, biología, epidemiología, química, ingeniería, estadística, ambiente y otras áreas, el número de ecuatorianas que hacen investigación científica sigue siendo bajo en comparación con los hombres, que son mayoría.

(Vídeos: Con motivo del Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia, este 11 de febrero, EXPRESO, en conjunto con la Remci y la Espol, publican ocho videos autobiográficos de científicas ecuatorianas.)

Según Acuña, en reuniones y actividades académicas en que han tratado el tema, un elemento que ha surgido o que se discute es que hay una edad, aproximadamente hasta los siete años, en que los niños y niñas aún no tienen esa definición adulta de lo que puede hacer un hombre y lo que puede hacer una mujer. “No piensan que algo es solo para niños o solo para niñas, para ellos es igual y pueden hacer las mismas cosas”, expresa.

Mujeres en ciencia_Exposición Quito

Un cambio clave para ver más mujeres ecuatorianas en la ciencia

Leer más

Esa definición o división posterior les llega después por los padres, maestros, entorno social y se refleja cuando ya adolescentes o jóvenes se pretende atraerlos tardíamente a las profesiones y oficios relacionados con las ciencias duras. “Precisamente una de las actividades que hicimos el año pasado era presentarles a grupos de niños la diversidad de carreras y actividades científicas que hacen las mujeres”, resalta Acuña, ingeniera empresarial con un máster en Administración.

MERCY BORBOR

Valdiviezo añade la poca visibilidad de las científicas que existen, lo que deriva en la falta de modelos inspiracionales para las niñas y adolescentes. Pero enfatiza en que la razón principal es la llamada ‘brecha de los sueños’. “Esta viene dada básicamente por estereotipos sociales que hacen pensar a las niñas desde los ocho o nueve años que ellas no son aptas para carreras vinculadas con matemáticas, con física, con química”, dice.

Por un tiempo, el trabajo de las mujeres en la ciencia quedaba relegado.

#11F: Las niñas y mujeres también pueden ser científicas

Leer más

Incluso -agrega- hay textos escolares donde se muestra a las niñas en roles de secretaria, de maestra; y a los niños con herramientas en roles de ingeniería mecánica, electrónica, de arquitectura y demás.

VERÓNICA LEÓN

“Entonces todo este entramado que parece tan inocente ha generado una cantidad de estereotipos que ha hecho que las niñas entren en esta brecha de los sueños. De hecho, de acuerdo con una investigación publicada en la revista Science, apenas el 7 % de las nenas se ve en una carrera tecnológica a futuro”, afirma esta ingeniera en Electrónica con especialidad en Redes y Comunicación de Datos y con un Master en Big Data y Business Intelligence.

No obstante, Ecuador tampoco está entre los últimos países de la región en número de mujeres científicas. Y si bien no hay cifras exactas, hay la percepción de que estas han aumentado en los últimos cinco años. En parte porque, como se indicó, la pandemia las hizo más visibles.

DIANA VINUEZA
Katya Romoleroux_Bosque Polylepis_Premio Eugenio Espejo

"Hay más mujeres científicas que deberían ser reconocidas"

Leer más

Así lo sostiene Acuña, quien anota que el capítulo Ecuador de la OWSD comenzó con 49 integrantes y ahora suman 156. Aunque también acota que en este colectivo hay académicas ecuatorianas que realizan sus investigaciones en otros países.

Un colectivo más local es el de la Red Ecuatoriana de Mujeres Científicas (Remci), que de apenas 10 integrantes cuando fue creada en 2016, ahora agrupa a más de 400, distribuidas de manera heterogénea entre los 27 nodos o núcleos conformados en sendas universidades públicas o privadas de todo el país, según indica Claudia Segovia. una de sus fundadoras.

“El incremento ha sido gradual y se ha visto desde que algunos de los rankings internacionales incluyen temas de género en sus estándares de evaluación”, explica la bióloga y máster en Ambiente y Biología Vegetal. Es decir, ya había mujeres haciendo investigación científica en instituciones del país, pero recién la exigencia de esos medidores internacionales hizo que fueran visibilizadas.

Niñas en Ciencias_Espol
Niñas realizan un experimento como parte de los semilleros de la Ciencia de la Espol.Cortesía

LA ESPOL Y SU CONSTANTE BÚSQUEDA DE MÁS INGENIERAS

700 x 402 (1)

Día Internacional de la Mujer: cuatro científicas ecuatorianas que no debes perder de vista

Leer más

En 2017, la Espol formalizó su intención de promover la presencia de mujeres en las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) con la campaña ‘Sé Ingeniera Espol, para cambiar el mundo’. Para ello, científicas y estudiantes de Ingeniería compartían sus experiencias con niñas y adolescentes para sembrarles la idea de que una carrera en ciencia es posible”, relata la rectora Cecilia Paredes, ingeniera mecánica y la primera mujer en dirigir este centro de estudios superiores.

El objetivo es promover la equidad de oportunidades entre mujeres y hombres para cerrar las brechas de acceso. El trabajo se divide en tres líneas de acción: uno directo para concientizar a niñas, jóvenes y estudiantes; el ejemplo y acompañamiento entre mujeres; y, los estímulos para que las mujeres incursionen en las áreas STEM.

“En la primera línea continuamos el trabajo de nuestro semillero de pequeños científicos, donde las niñas han podido ver de manera divertida la física, química, electrónica, matemáticas y biología para mostrarles que la ciencia y la tecnología pueden ser divertidas y accesibles”, resalta.

También, con becas para politécnicas en carreras de baja demanda para mujeres. Estas becas tienen el objetivo de apoyar a las chicas para que el aspecto económico no sea causa de abandono de estudios.

Patricia Castillo-Científica-Remci

"En todos los equipos de investigación científica sobre Covid-19 hay mujeres"

Leer más

Otra arista busca un acompañamiento a través del ejemplo, mostrarse en diversos roles como personas con capacidades iguales a las de los hombres. “Por ello, la Espol lleva una senda de equidad en la cantidad de mujeres y hombres en puestos directivos. Hoy, las mujeres ocupan el 55,6% de los puestos directivos”, afirma. 

  • Las mujeres en ciencias, en algunos datos

Según datos facilitados por la Remci, hay 4.833 investigadores científicos registrados en el país, de los cuales 1.872 son mujeres. A continuación, algunas otras cifras de la situación:

(¿Quieres leer más contenido de calidad sin límites? ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!)