Un milagroso rescate de cuatro pescadores a la deriva en el mar

  Actualidad

Un milagroso rescate de cuatro pescadores a la deriva en el mar

Cuatro pescadores peninsulares de Santa Rosa en dos embarcaciones iban a la deriva tras apagarse sus motores. Una lancha de la Armada los encontró.

los pescadores rescatados
Dos de los pescadores rescatados con marinos de la Armada del Ecuador que los salvaron.Joffre Lino

Vicente González es un pescador de la comunidad de Santa Rosa que la tarde del jueves fue rescatado a veinticinco millas de la Puntilla de Salinas, cuando navegaba a la deriva en la lancha ‘Alison Mirella’. 

Lo acompaña su amigo Arturo Balón, ambos habían zarpado en horas de la mañana en busca del pez dorado (pescado de piel blanca). 

Todo iba bien hasta que el motor fuera de borda de la lancha se les apagó y no volvió a prender, aunque González y Balón se esforzaron para que la máquina vuelva a funcionar no tuvieron éxito, entonces los vientos y la corriente los empezaron a llevar mar adentro.

LANCHAS
Las dos lanchas que fueron llevadas a la rada del muelle en SalinasJoffre Lino

“En los cursos de supervivencia en el mar nos han enseñado que cuando eso ocurre hay que tranquilizarse y esperar que de pronto por el lugar pasen algunos compañeros y nos ayuden. Temíamos que nos coja la noche y un barco nos impacte”, contó González.

Pero antes de que oscurezca los encontró un grupo de marinos de la Capitanía del Puerto de Salinas, a bordo de la lancha guardacostas ‘Río Curaray’

Hallaron a los artesanos navegando a la deriva: llevaban más de ocho horas en el océano y cada vez se alejaban más. Los pescadores les comentaron que otra lancha con dos personas también estaba con el motor dañado y que la marejada los había alejado de ellos. 

En ese momento comenzó la búsqueda y rescate de los otros desaparecidos que horas más tarde también fueron localizados. Estos navegaban en la fibra ‘Niño Adrián’ y no presentaron novedades de salud.

 La unidad guardacostas procedió a remolcar las dos fibras pesqueras hasta la rada del muelle de Salinas. “Gracias a mi Dios santo y a Cristo el Pescador estamos bien, salimos a traer algo de pescados en esta emergencia y casi el mar nos lleva”, dijo Vicente González.

"Gracias a mi Dios santo y a Cristo el Pescador estamos bien, salimos a traer algo de pescados en esta emergencia y casi el mar nos lleva".Vicente González

 “Ante tanta desgracia por el coronavirus, hay esta buena noticia en donde se salva a cuatro pescadores, cuando hay fe y no es la hora ocurren estos milagros”, acotó un allegado. 

Desaparecer en el mar es el riesgo que corren todos los pescadores, pero para salvaguardar sus vidas se han venido preparando en los denominados cursos OMI que cada año les imparte la Armada del Ecuador antes de entregarles la licencia de pesca.

Los entrenamientos sirven para estar listos en caso de emergencias como la ocurrida. “Se puede sobrevivir un promedio de hasta dos semanas en el mar, es cuestión de disciplina: se raciona la comida y el agua, el propósito es aguantar hasta que alguien te encuentre”, comentó el pescador Luis Arcentales, uno de los sobrevivientes de un naufragio en julio del 2019, cuando estuvieron diez días a la deriva tras sufrir un asalto de piratas.

Silvano Chichanda, de la Cooperativa Pesquera de Santa Rosa, señaló que el promedio de pescadores que desaparecen en el mar y que no vuelven a casa nunca más, oscila entre tres y cuatro; mientras que los que logran sobrevivir a emergencias superan los 30 anuales.