Las promesas de las autoridades se diluyeron en la calle 8, tras dos meses del atentado

  Actualidad

Las promesas de las autoridades se diluyeron en la calle 8, tras dos meses del atentado

Los afectados por el atentado en el sector Cristo del Consuelo aún esperan lo ofrecido.  Realizan bingos para construir una casa de madera.

Escenario. Joffre, uno de los afectados por el atentado, espera junto a su puerta a las brigadas del Gobierno.
Escenario. Joffre, uno de los afectados por el atentado, espera junto a su puerta a las brigadas del Gobierno.GRANASA

Sentado en la vereda, esperando a los que prometieron “que no los dejarían solos en la emergencia”. Los habitantes de la Calle 8, en el Cristo de Consuelo, se sienten burlados y olvidados. Aseguran que, al transcurrir dos meses del atentado con explosivos que causó la muerte de cinco personas e hirió a otra veintena, las autoridades ya se olvidaron de lo dicho durante la efervescencia del hecho que, por el grado de violencia, empujó al Gobierno a declarar un estado de excepción por 60 días en Guayaquil, Durán y Samborondón.

Video

Ordenan prisión preventiva a persona que estaría involucrada en pornografía infantil

Leer más

Uno de ellos es Joffre Arroyo, de 57 años, quien dice, con lágrimas de impotencia en sus ojos, que lo ha perdido todo y nadie ha hecho nada. “Aquí vinieron todos a prometer que esto no se quedaría en desgracia, y yo les creí. Y mire, nada. Solo un bono de $ 260. ¿En serio creen que con eso nos vamos a recuperar? -suelta una carcajada forzada- Mi hijo perdió su pierna, su movilidad y yo he estado más de dos meses en el hospital porque casi pierdo mi pierna. ¿Es justo que ellos se nieguen a ayudarnos?”, reclama Joffre, quien añade que, además de su situación delicada de salud, el atentado también dañó parte del techo de su vivienda y los utensilios de su negocio de venta de comida típica.

alianza

Ecuador hace un guiño a la Alianza del Pacífico

Leer más

El olvido del que habla Joffre se contrasta con la versión del Ministerio de Inclusión Económica Social (MIES), que tras ser consultado por este Diario sobre las acciones que realiza en la zona tras el atentado, refirió que “se sigue brindando asistencia humanitaria constante con la entrega de kits de alimentos. Al igual que la entrega, por una sola ocasión, del bono de contingencia”.

Sobre la reubicación o la reconstrucción de las viviendas, los moradores ya perdieron la esperanza. Nayeli Arroyo, quien perdió a su madre y su vivienda a causa del atentado, cuenta que ha ido en dos ocasiones al Municipio de Guayaquil para saber “si la ayudarán o no”, pero que en la entidad solo toman nota de su nombre y le dicen que tiene que esperar. “En esa casa vivía mi madre, mi hija y mi abuela. Después del atentado, me quedé sin mi madre y mi casa. Mi abuela y yo, pidiendo posada a familiares y amigos. No es cierto que nos han ayudado, ni psicológicamente ni con la casa”.

VIAS

Otra obra inconclusa incomoda a los moradores de la ciudadela Guayacanes

Leer más

EXPRESO consultó al Municipio de Guayaquil para conocer cómo avanza la oferta de la alcaldesa Cynthia Viteri de reubicar a los habitantes “que lo perdieron todo”, pero hasta el cierre de esta edición no se concretó la entrevista.

  • Queja. Los moradores del sector cuentan que entidades del Gobierno han  entregado de manera esporádica canasta de alimentos, sin concretar mayor ayuda. También refieren que fundaciones les han regalado ropa "vieja".

Al lamento y denuncia de Nayeli y Joffre se une el ruego de Herlinda, de 53 años, quien perdió uno de sus ojos en el atentado y gran parte de su vivienda. “Yo creo que no son conscientes de lo duro que es construir una casa y sostener una familia con el esfuerzo del día a día de trabajo. Es duro, pero más lo es cuando lo pierde todo de repente. Si alguien va a leer estas palabras, yo solo les pido que me reubiquen; que me den una casita para volver a empezar porque la mía está destruida”, suplica la mujer.

DIFICULTADES PARA PERS (9235199)

Guayaquil solo tiene 56 semáforos sonoros

Leer más

Ruego con el que discrepa César Arroyo, familiar de Herlinda, quien sostiene que “no es una limosna lo que estamos pidiendo, es su obligación porque los recursos son del pueblo, y nosotros somos pueblo. Aquí vino Viteri y dijo que iba a ayudar, y nada. También el gobernador del Guayas, y tampoco hizo nada, pero empieza la campaña... Ahí sí vienen con su cara de amigos a abrazarte y prometerte para que le des su voto. Aquí no queremos más a esos mentirosos”, dice César.

A esta denuncia se une la preocupación de varios moradores que, a pesar de haber resultado ilesos, también sufrieron daños parciales en la fachada de sus viviendas. “Aquí hay de todo, casos que necesitan una ayuda con urgencia y los que necesitan reparar los daños en la fachada. Las autoridades no han ayudado a nadie. Por eso estamos realizando un bingo para construirle una casa de madera a la vecina que perdió su casa y a veces duerme debajo del puente o donde le agarra la noche”, cuenta Ángel.