Actualidad

Inyectar sangre joven en la política es un reto para los partidos políticos

La reforma electoral reconoce como joven a personas entre 18 y 29 años. En la actual Asamblea solo existe una legisladora dentro de ese intervalo de edades

LA CANTERA
La Cantera, el espacio de formación política del Partido Social Cristiano, realiza charlas a jóvenes.CORTESÍA

Al hablar de juventud suele aparecer alguien que, con un poco de vanidad, habla de una espiritual o mental para ocultar lo que para ellos es un secreto:su edad. ¿Veinte años? ¿Treinta? ¿Cuarenta? ¿Hasta qué edad es considerada una persona joven?

Calendario CNE

CNE: el 28 de febrero de 2021 se elige al Presidente de la República

Leer más

La pregunta toma relevancia ahora que falta un poco más de un año para las próximas elecciones presidenciales y legislativas. Las reformas al Código de la Democracia, ya vigentes para este próximo comicio, establecen que en cada una de las listas para elecciones pluripersonales que inscriban los partidos y movimientos debe incluir al menos el 25 % de mujeres y hombres jóvenes. La respuesta a la pregunta anterior la da la propia reforma en su disposición general décima: “A efectos de esta ley, se entenderá que son jóvenes las personas entre dieciocho (18) y veintinueve (29) años de edad”.

La Organización de las Naciones Unidas define la población joven como aquellas personas comprendidas entre los 15 y 24 años.

Suponiendo que la actual Asamblea Nacional hubiera sido electa con estas nuevas reglas, tendría un gran déficit de sangre joven. Solo una legisladora está dentro de ese rango de edades, Gabriela Cerda, con 26 años de edad, del movimiento PAIS, quedándose por fuera otros rostros jóvenes (que para la ley no lo son)como Sebastián Palacios (32), Héctor Yépez (33), Mariano Zambrano (33), Daniel Mendoza (33), Rony Aleaga (35), Viviana Bonilla (36) y Cristina Reyes (38).

PRECAMPAÑA

Precandidaturas, una forma de pulsear el capital político

Leer más

El panorama dibuja claramente un reto para las organizaciones políticas. Buscar cuadros dentro de esas edades, y no solo eso, que estén dispuestos a participar en política y también preparados (académica y éticamente) para asumir un cargo público. “Es indispensable tener una preparación. Eso es responsabilidad de cada partido. Es difícil en una realidad como la nuestra”, comenta Héctor Muñoz, dirigente del movimiento SUMA, quien pese a esa dificultad a la que alude, destaca a su organización como una de las que más promueve la participación de los jóvenes.

Lo que no me deja satisfecho es que esto (la cuota de jóvenes) sea una obligación legal. En el deber ser, no debería existir una norma que obligue, sino un tema de principios de los partidos.

Héctor Muñoz, asambleísta y dirigente del movimiento SUMA. 

Ese mismo título lo disputa el partido Izquierda Democrática. Su presidenta nacional, Wilma Andrade, comenta que al interior de la organización manejan un rango de edad de jóvenes hasta los 35 años. “Entendemos que es una edad con ciertas capacidades, con un desarrollo profesional y experiencia para enfrentar un proceso electoral”, comenta la también asambleísta, quien reconoce que en el rango de 18 a 29 años de edad “posiblemente apenas habrá concluido el proceso de formación académica”.

En nuestro partido tenemos la participación de los jóvenes hasta 35 años, porque tenemos una exigencia de 30 % (de participación) en las listas. Es la edad para ser presidente.

Wilma Andrade, legisladora y presidenta nacional de la Izquierda Democrática.

En el Partido Social Cristiano destacan que la formación de jóvenes y el apostar por ellos en las listas no es de ahora. Henry Cucalón, dirigente del partido y del movimiento Madera de Guerrero, resalta espacios como La Cantera y el Programa de Formación Política Permanente. “Es necesario que los jóvenes no solo crean que tienen el espacio porque les tocó por ser jóvenes, se necesita convicción y tener claro lo que es el servicio público”.

Sin obligatoriedad legal, ya le estamos apostando y privilegiando la participación de jóvenes en situaciones políticas. Desde la época de la Asamblea Constituyente.

Henry Cucalón, asambleísta y dirigente del Partido Social Cristiano.

Convicción y preparación, dos elementos que los partidos buscan en estos rostros frescos que aparecerán en las listas. Ahora, a buscar.

La misma ruta de las mujeres

PARIDAD

La paridad de género en las vicealcaldías ya es obligatoria

Leer más

Cuando las personas (incluido dirigentes político) no se adaptan a las nuevas corrientes de una sociedad, la ley entra a normar. Es lo que pasó y aún pasa con la participación electoral de las mujeres. La primera Ley de Cuotas en Ecuador fue promulgada en 1997. Desde ese año hasta ahora hay avances en la participación y la elección de mujeres en la vida política, pero no es suficiente, tanto así que las recientes reformas al Código de la Democracia establecen más espacios para ellas en las listas. Lo mismo deben enfrentar ahora los jóvenes. Tienen un espacio del 25 % obligatorio reservado en las listas que representa participación, mas no garantía de elección. La ley no establece la ubicación en las listas de esta nueva cuota para jóvenes, por lo que deberán pugnar los primeros espacios con el dirigente político, con la figura de televisión, del deporte y otros que suelen ser la carta bajo la manga de gran parte de las organizaciones políticas en época electoral.