Actualidad

Instantáneas coronavíricas: Quito tiene sus propios Bucaram

La capital compró más pruebas de las que puede administrar. A Jorge Yunda siempre le gustaron las triangulaciones. Paola Pabón es la creadora de una nueva disciplina científica.

Personal sanitario del Municipio de Quito aplica la prueba del COVID 19
Quito. Con 10 días de retraso el alcalde se apura haciendo pruebas.EXPRESO

Yunda presume de lo que carece

“Pruebas y más pruebas, obras, medidas sanitarias...” Un reciente video propagandístico del Municipio de Quito (no hay cómo decir “el último” porque en las 24 horas que median entre la redacción de esta nota y su publicación ya aparecerán, seguro, mínimo tres más), no se reprime de usar vociferantes imágenes de campaña electoral en plena crisis: el alcalde trepado a una tarima y gritando ante una multitud; el alcalde encabezando una manifestación gigantesca; el alcalde estrechando una por una las manos que se le tienden por decenas… Tampoco se abochorna de presumir precisamente de aquello de lo que el Municipio carece: efectividad en la aplicación de las pruebas del COVID.

Haciendo pruebas a los choferes del transporte público empezó su semana el alcalde Jorge Yunda, y hasta tuvo la pasta de hacerse filmar como si no llevara, en esa tarea, diez días de retraso. Porque para cuando llegó a las estaciones con su piquete de salubristas, la ciudad entraba en su segunda semana de semáforo amarillo y ya se había descubierto que cinco choferes del transporte municipal anduvieron repartiendo el virus por esas calles.

“Pruebas y más pruebas”, dice la propaganda. El alcalde ya compró cien mil con presunto sobreprecio. Un mes tardó en arrancar con ellas. Dijo que las despacharía a ritmo de 1.500 diarias. Lo ofreció con tanta seguridad y tanta enjundia que la ciudad entera se lo creyó. La verdad es que no puede procesar más de 2.300 pruebas por semana. Calcule: para agotar las cien mil tardará diez meses. Seguirá haciendo pruebas el alcalde cuando ya exista vacuna. Y quiere comprar cien mil más, eso dijo, parece buen negocio.

Mientras tanto, la curva de contagios en la capital no solo está lejos de aplanarse: sube más rápido desde que empezó el semáforo amarillo: 84 nuevos casos por día registra Quito (11 más que el promedio de mayo). Para cuando Yunda termine de hacer pruebas a los choferes, quizás toque volver al rojo.

venta informales en las calles de Quito

Quito sumó 675 nuevos contagiados de coronavirus en una semana

Leer más
Jorge Yunda, alcalde de Quito
Alcalde. Yunda se señala a sí mismo y dice: este pechito no sabe nada.EXPRESO

El sutil arte de escamotear el sujeto

Para nadie es un secreto que a Jorge Yunda no le son extrañas las triangulaciones. Triangulando duro y parejo, dicen los informes de Contraloría, logró controlar el imperio de radiodifusión que lo llevó a ganar las elecciones. Ahora, una vez convertido en alcalde de la capital, las triangulaciones se multiplican en las empresas municipales. Estos señores cargan con todo el savoir faire del correísmo: contratos dentro de contratos que terminan siempre ahí mismo, en Geinco, la empresa de Gerardo Espinel, destacado participante en los campeonatos de ecuavóley organizados por… ¡las radios de Yunda!

“Eso tendrá que preguntarle a los gerentes”, dice el alcalde. Ellos, los gerentes de las empresas públicas municipales son los que triangulan los contratos. A-mí-que-me-rebusquen. ¿Y quién nombra a los gerentes? Estira el dedo índice hacia el cielo Yunda y lo sacude con aires de recitar la lección definitiva mientras responde a esta pregunta: “Los gerentes -dice- se lo pone una terna de profesionales y lo elige un directorio”. Tal cual. Asunto concluido.

“Los gerentes se lo pone”: por poco entrenamiento que se tenga en el análisis del discurso político, no resulta difícil darse cuenta de que las barbaridades gramaticales de los prohombres tipo Yunda no tienen, por lo general, nada de inocentes. En este caso, por ejemplo, el alcalde se sirve del anacoluto (aun ignorando lo que esto significa) para escamotear el sujeto de la oración que está perpetrando. ¿Y cuál es el sujeto de la oración? El sujeto es “Yo”. O sea él: Jorge Yunda. No es que “los gerentes se lo pone una terna”, no: Jorge Yunda pone la terna para elegir gerentes y se la envía al directorio. ¿Y quién preside el directorio? Más aún: ¿quién dispone de la mayoría de votos en ese directorio? Jorge Yunda. ¿Quién debe responder por las triangulaciones? Jorge Yunda, como siempre.

Por el momento le basta con responder por el ecuavóley, deporte proletario de profunda raigambre popular. Como Jorge Glas cuando pedía que le juguetearan el arroz, no tiene Yunda la culpa de no ser tan pelucón como sus críticos.

Conferencia de prensa de Dalo Bucaram desde Miami

Instantáneas coronavíricas: Todos los hombres de un tal Daniel

Leer más
Paola Pabón, prefecta de Pichincha, acusada de comprar termómetros con sobreprecio
Prefecta. De la observación del termómetro es capaz de derivar una compleja teoría.Expreso

Paola Pabón crea una nueva ciencia: la parasociología

La prefecta del grillete, Paola Pabón, siempre estará dispuesta a dar una vuelta de tuerca al arte del pretexto. Cuando se la pescó comprando fundas para cadáveres de 52 dólares reaccionó diciendo que, así como los fideos de Alexandra Ocles son libres de gluten, las suyas son fundas “tipo 4”.

Ahora son termómetros de 190 dólares y la culpa, dice la prefecta, “es del Sercop, que no reguló los precios de los insumos”. Lo importante cuando se maneja este tipo de pretextos, es moverse rápido. Y Pabón es una pantera. Antes de que nadie alcanzara a replicarle que no se encuentra entre las atribuciones del Sercop la de fijar precios, ya estaba ella dando entrevistas en su radio sobre el problema de fondo: el repugnante capitalismo mundial.

“¿Cómo es posible -se pregunta Pabón- que en medio de esta tragedia que vive el planeta haya industrias, haya empresas, haya transnacionales que quieran sacar partida absoluta? ¿Cómo puede ser que no podamos tener una proforma de adquisición de suministros sanitarios que no cambie de un día a otro? Hoy día una mascarilla le puede costar 2 dólares, mañana 4, pasado 6 y luego 8. Hay una indolencia de los sectores empresariales que están ganando a costa de la crisis y la ausencia de un gobierno que pueda fijar precios”.

Asombroso. Todos los Bucaram, los Morales, los Salcedo de la patria deberían unirse, crear un sindicato de acusados de corrupción víctimas de la Fiscalía y poner a Paola Pabón de presidenta. Cuando se trata de retorcer el sistema de compras públicas hasta extremos parasociológicos, no cabe duda de que los correístas son los maestros absolutos.

Paola Pabón

La Fiscalía investiga a la prefecta Paola Pabón por posible peculado

Leer más