Ante la escasez de algunas insulinas se plantea su fabricación local

  Actualidad

Ante la escasez de algunas insulinas se plantea su fabricación local

Los pacientes creen que eso facilitaría adquirirla. Salud afirma que no hay laboratorios nacionales con infraestructura o tecnología para ello

PERSONAS QUE USAN INSU (8897127)
Roberto Martínez dice que no hay la insulina que necesita en el hospital y que la consiguió gracias a otra persona conocida con diabetes que la importó.JUAN FAUSTOS

Javier Velásquez, padre de un paciente de diabetes tipo 1, reitera que desde hace varios meses escasea la insulina que debe inyectarse su hijo diariamente para mantener controlada la enfermedad. Hace tres semanas debió viajar a Montalvo, Los Ríos; y a Montañita, en Santa Elena, porque eran los únicos sitios cercanos donde alguna farmacia decía contar con el producto, Apidra, un fármaco de acción rápida.

“La escasez continúa, incluso en otras variedades aparte de la Apidra, las rápidas y lentas. Es muy difícil conseguirla en Ecuador, tuve que traerla de otros países”, dice a EXPRESO.

Distribuidoras farmacéuticas

Los menores diabéticos, en mayor riesgo por la escasez de insulina

Leer más

La Agencia Nacional de Control, Regulación y Vigilancia Sanitaria, Arcsa, del Ministerio de Salud, dijo en su momento que se había reunido con los proveedores y que estos habían demostrado con documentos que no había escasez de estos medicamentos

En ese comunicado señaló también que existen 23 fármacos con registro sanitario autorizados para su venta en el país. Y que todos ellos son importados.

Pacientes, farmacias y fundaciones dedicadas a la diabetes han confirmado que escasean algunos productos específicos de los 23 que circulan en el mercado local. En el sistema público, hay hospitales que entregan insulina y otros no.

A usuarios como Velásquez le llama la atención que, pese a la elevada morbilidad y mortalidad de la diabetes en el país, y la consecuente alta demanda de insulina que eso implica, esta no se fabrique localmente.

La diabetes es la principal causa de muerte en Ecuador luego de las enfermedades cardíacas. En 2019 fallecieron 4.935 personas por esa enfermedad; y 7.900 al año siguiente, según estadísticas oficiales.

En cuanto a su morbilidad, se estima que uno de cada diez ecuatorianos mayores de 50 años sufre de diabetes tipo 2.

La cifra23 medicamentos de insulina, todos ellos importados, tienen registro sanitario para ser comercializados en el país, según la Arcsa.

¿Por qué la insulina no se fabrica localmente? La Asociación de Laboratorios Farmacéuticos (Alafar) no respondió la consulta de este Diario. Sí lo hizo la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos del Ecuador (ALFE): “Ante la ausencia de una política industrial farmacéutica, los laboratorios que agrupan esta asociación, ven con incertidumbre que dicho medicamento sea comprado por los hospitales públicos”.

La Arcsa tiene otra explicación: la insulina es un producto biológico de elaboración más compleja y delicada que la de, por ejemplo, una pastilla; y no hay ningún laboratorio nacional que posea la infraestructura y tecnología para ello.

La investigadora y especialista en farmacovigilancia, Mónica Tarapués, coincide en ello y agrega que las farmacéuticas que los fabrican reservan las patentes y no hay genéricos.

diabetes

Actores buscan dirigir la ley de diabetes a la prevención

Leer más

Ana Fernanda Sánchez, de la fundación Casa de la Diabetes, también ve como una causa lo delicado del producto y la alta inversión que demandaría una planta para producirlo.

Por lo pronto, los pacientes seguirán dependiendo de los 23 fármacos que distribuyen en Ecuador cuatro proveedores.

“Sería fantástico que se produjera insulina en Ecuador. Ojalá ocurra”, expresa Velásquez. A su criterio, eso facilitaría su adquisición. Agrega que al ser importados, algunos tienen un precio inaccesible para pacientes de escasos recursos, que dependen de que se los provea el sistema público, el cual, como es conocido, tiene problemas de abastecimiento. “Nosotros tenemos los recursos, pero hay personas que no pueden comprarla”, acota.

Como paciente de diabetes tipo 1, la vida de su hijo, ahora de 21 años y con síndrome de Down, ha dependido desde su infancia de que haya insulina