Actualidad

Erisipela, la enfermedad que padece el expapa Benedicto XVI, es infecciosa

En adultos mayores, pacientes diabéticos y renales esta patología reviste de gravedad y cuidado. Conozca más sobre ella.

El ex papa Benedicto XVI
El ex papa Benedicto XVI, de 93 años, sufre de una infección bacteriana.Reuters

Hace pocos días, el biógrafo del expapa Benedicto XVI, Peter Seewald anunció a la prensa alemana que el sumo pontífice sufre de erisipela, una dolencia en el rostro que, entre otras molestias, le causa escozor y mucho dolor.

Esta afección sería una de las razones que lo hizo regresar de su estadía en Alemania al Vaticano (donde reside en un monasterio) desde que renunciara al papado en 2013. En fotos y videos recientes se puede apreciar en el prelado de 93 años, las marcas rojizas de la enfermedad; así como también su lento caminar y casi inaudible voz.

Una enfermedad que, en adultos mayores, pacientes diabéticos y renales e inmunodeprimidos como es el caso de los pacientes con VIH, la erisipela reviste de gravedad y cuidado, señala el doctor Miguel Ordóñez, dermatólogo del Centro de Diagnóstico clínico-quirúrgico (Cendiacq), quien nos invita a conocer más sobre esta patología.

Los pacientes con varices en las extremidades inferiores o con hongos en los pies son más propensos a desarrollar erisipela.

¿Qué es la erisipela?

Es conocida comúnmente como disipela, una enfermedad infecciosa que afecta a la piel y al tejido subcutáneo, especialmente de las piernas, pero también en brazos y rostro, como el caso del ex sumo pontífice. Se caracteriza por la aparición de eritemas o placas rojizas, causadas por la bacteria streptococos (tipo A), casi siempre acompañada de malestar corporal, fiebre, escalofríos y dolor.

Los casos en que hay confusión mental, taquicardia e hipotensión suelen requerir de hospitalización. "Los citados síntomas ocurren cuando la infección no solo afecta la piel sino que las bacterias han pasado al torrente sanguíneo ocasionando una 'bacteremia' que puede afectar las válvulas cardíacas", enfatiza el doctor Ordóñez.

Hombre adolorido.
En los adultos mayores la erisipela reviste de mayor cuidado.Pixabay

Así se da la infección

Un corte en la piel o llagas en cualquier lugar del cuerpo, pueden ser la puerta de entrada de la bacteria. Los pacientes con varices en las extremidades inferiores o con hongos en los pies son más propensos a desarrollar erisipela.

Cuando la erisipela afecta a la pierna, el reposo y mantenerla en alto ayuda a reducir el edema y eliminar paulatinamente el dolor.

"No es aconsejable aplicar métodos empíricos y folclóricos como pasar un sapo o aplicar lodo, entre otros. Eso puede ocasionar una sobreinfección".

Dr. Miguel Ordóñez.

El tratamiento

Con la ingesta de antibióticos por 3 días se consigue, en la mayoría de pacientes, controlar la fiebre y que el dolor sea prácticamente inexistente.

Si después de esos dias la fiebre y el dolor no ceden es conveniente hacer un cultivo para determinar la sensibilidad. "Los antibióticos deben mantenerse por mínimo 10 días. Es bastante frecuente las recidivas (vuelve a aparecer después de un tiempo)", puntualiza el galeno quien añade que en el país esta enfermedad no es tan frecuente. 

¿La piel vuelve a la normalidad? Sí, en la mayoría de los casos, luego de varios meses. "Pero sí hay casos, aunque pocos, en los cuales queda un endurecimiento y alteración del color".