Actualidad

Elecciones 2023 | Correísmo vs Noboísmo: ¿lo mismo que hace 17 años?

Ambos grupos han sufrido transformaciones y representan distintos intereses

Noboa Gonzalez se miran
Para el sociólogo Napoleón Saltos, la campaña ha buscado que los votantes se adhieran a una de ambas opciones, pero más "por rechazo al otro", sobre todo en las redes socialesCNE

Los ecuatorianos irán este domingo 15 de octubre a las urnas para elegir a su nuevo gobernante en una crucial segunda vuelta que enfrenta a la correísta Luisa González, que puede ser la primera mujer en ganar unas elecciones presidenciales, y al empresario Daniel Noboa, que con 35 años puede convertirse en el presidente más joven de Ecuador, dos perfiles opuestos en casi todo pero que giran en un mismo círculo.

Y es que la elección del domingo parece ser una réplica de los comicios presidenciales de hace diecisiete años (2007), cuando el magnate del sector bananero Álvaro Noboa, padre del ahora postulante, perdía en una segunda vuelta electoral ante Rafael Correa, mentor de la actual candidata.

No te quedes sin leer: Eclipse solar en Ecuador: Cuándo será y recomendaciones para verlo

droga en dosis

El consumo de drogas en Ecuador, por encima del promedio en Latinoamérica

Leer más

El hecho de que ahora se enfrenten González, alfil de Correa, y el heredero del emporio Noboa, parece dibujar un círculo de problemas que no se han resuelto desde entonces, a criterio del catedrático Napoleón Saltos.

La contienda, además, parece repetir la pugna entre el correísmo y el anticorreísmo, es decir entre la tendencia que abarca a las distintas facciones del movimiento Revolución Ciudadana (de Correa) y a otros grupos afines progresistas, y Acción Democrática Nacional (ADN), un grupo formado por Daniel Noboa y su familia, de carácter moderado y de signo neoliberal.

Sin embargo, Saltos consideró que ahora "ya no se trata del mismo correísmo" ni del "noboísmo" de 2006, pues ambos grupos han sufrido transformaciones y representan distintos intereses.

Por ejemplo, el correísmo ya no goza del apoyo del poderoso movimiento indígena, que ha dejado en libertad a sus bases para votar por cualquier variable del voto (por González, blanco, nulo o abstención), menos por Noboa.

ADN, por su parte, ha debido hacer guiños a grupos del centro a la derecha para coaligar una fuerza de votos que permita encarar a la fuerte organización del correísmo, que incluso le permitió erigirse como la primera fuerza política en la próxima legislatura.

  • Una "anticampaña"

Combo de fotografías de archivo de los candidatos a la Presidencia de Ecuador, Luisa González y Daniel Noboa (i).

Con su lado más personal, González y Noboa buscan en TikTok el voto joven

Leer más

Es esa contradicción la que ha marcado la presente campaña electoral que, según Saltos, se ha mostrado más bien como una "anticampaña", sobre todo en redes sociales, debido a que ha prevalecido el "ataque al otro" en lugar de la presentación de propuestas de gestión.

Para el sociólogo, la campaña ha buscado que los votantes se adhieran a una de ambas opciones, pero más "por rechazo al otro", sobre todo en las redes sociales, donde prima una estrategia basada en los algoritmos más que en la reflexión.

Por ello, la etapa proselitista ha aparecido "repetitiva y aburrida", según opinó Saltos.

Sin embargo, el analista sostuvo que el domingo los ecuatorianos deberán decidir entre una opción, la de González, que representa una tendencia progresista que ha mutado en estos últimos años a una posición algo más alejada de la izquierda, frente a una visión, la de Noboa, neoliberal y similar a la del actual mandatario, el conservador Guillermo Lasso.

  • Quince meses de mandato

Quien resulte vencedor solo gobernará quince meses, pues completará el periodo 2021-2025 que le correspondía a Lasso, pero que se vio interrumpido por la decisión del propio mandatario que en mayo pasado invocó la herramienta constitucional de la "muerte cruzada".

Asesinato-Mercado-Santa-Elena

Un sicariato generó pánico en el mercado de Santa Elena

Leer más

Ese mecanismo constitucional inédito en el país le permitió a Lasso disolver la opositora Asamblea Nacional (Parlamento), a la que acusaba de entorpecer su gestión, a cambio de acortar su mandato y forzar este proceso electoral extraordinario donde optó por no presentarse a la reelección.

Con esa decisión, Lasso evitó que continuará un juicio político por presunto peculado (malversación) que la mayoría legislativa de oposición, liderada por el correísmo, le había iniciado con el ánimo de destituirlo.

Por eso, el balotaje del próximo domingo supone, según varios analistas, la antesala de las elecciones generales de inicios de 2025, cuando se retomará el ciclo normal de comicios para presidentes con periodos de cuatro años. 

¿Quieres acceder a todo el contenido de calidad sin límites? ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!