Economía

La venta de cloro y desinfectantes ilegales mueve $ 17 millones en el país

El sector de cosméticos hace un llamado a la ciudadanía a no comprar productos sin registro sanitario que pueden resultar peligrosos

a19dcea1-0eb2-4c6c-ac41-a58be9b03e47
María Fernanda León, directora de Procosméticos, dio las cifras este 27 de enero de 2020.Ángelo Chamba

Casi el 50 % de cloro y desinfectante que se comercializa en el país es adulterado o no tiene registro sanitario. La cifra fue presentada por Procosméticos (asociación que agrupa y representa empresas del sector cosmético, higiene doméstica y absorbentes) y la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa).

IMG_3426

Empresarios reclaman más competitividad para afrontar acuerdo comercial con México

Leer más

Tanto Procosméticos como la Arcsa buscan alertar a la ciudadanía sobre el uso de cloro u otros desinfectantes, debido a que pueden resultar peligrosos.

María Fernanda León, directora Ejecutiva de Procosméticos, aseguró que el cloro informal no cuenta con registro o notificación sanitaria alguna, lo cual es un requisito obligatorio para su comercialización, no solo en el Ecuador sino en el mundo.

El cloro legal debe cumplir con altos y muy exigentes estándares de formulación en su manufactura, dijo Byron Quezada, experto en teoría sanitaria, por el riesgo que implica su uso en la salud de todo ser vivo y también para el medio ambiente.

Si se cumple con las normativas locales e internacionales, solo entonces las autoridades le otorgan la NSO (Notificación Sanitaria Obligatoria).

Según cálculos de Procosméticos, la comercialización de cloro ilegal y otros desinfectantes en el país mueve cerca de $ 17 millones al año.

Además, aseguró León, en donde se ha registrado mayor comercialización de productos adulterados es en Guayaquil y otras provincias de la Costa.

Además, mencionaron que es importante recordar que usar cloro informal de fabricación clandestina y sin etiqueta no garantiza la desinfección de superficies, agua, frutas y verduras, y por tanto la salud del consumidor podría estar en riesgo. Esto, en un momento en el que la población está preocupada por un posible infectado de coronavirus.