Economía

Las pymes cambian la inversión en personal por la tecnología

Un estudio realizado en la región indica que pequeñas y medianas empresas apostarán solo por lo virtual. El 66 % solicita normas de protección estatal

Emprendimientos-Metodos-Nuevos
Los pymes esperan ayuda estatal a través de créditos, incentivos y exenciones tributarias.Cortesía

Hasta febrero, el 2020 pintaba un escenario positivo para las pequeñas y medianas empresas del país. Un 27 % de aumento en la contratación se preveía en al menos el 43 % de las 899.199 mipymes que conforman el panorama comercial del Ecuador, así como en la búsqueda de nuevas estrategias de venta y de nuevos mercados. Pero en marzo, el inicio de la emergencia sanitaria de coronavirus provocó un freno abrupto a las expectativas del sector.

Ahora, con pérdidas de al menos $ 3.526 millones en la franja comercial, los negocios han tenido que diversificar sus estrategias, girando sus inversiones hacia lo virtual y hacia la capacitación de su personal existente, y deteniendo sus planes de contratación, expansión y crecimiento en infraestructura. Así lo señala el estudio Visión Pymes 2020, encuesta anual realizada por Brother, grupo asesor de pequeñas empresas de América Latina.

Esta, llevada a cabo en Colombia, Ecuador, Panamá y Costa Rica, encontró que, tras la pandemia, el 62 % de las mipymes decidió invertir en tecnología con el fin de modificar su modelo de negocio.

Mesa-Reinventa-Ecuador

'Reinventa Ecuador', una propuesta para la innovación económica en tiempos de crisis

Leer más

“La emergencia modificó el trabajo y la producción en las empresas, y actualmente, muchos negocios buscan trasladarse hacia entornos digitales, un escenario de nuevas oportunidades laborales, en ese sentido”, señaló Patricio Mora, fundador de Greenchoice Flowers, un emprendimiento que provee flores de granja para diseños de alta gama.

Con él concordó Milton Bueno, propietario de una pequeña empresa de insumos mecánicos. “Muchos no teníamos una presencia digital, plataforma de ventas, nada, y esa es nuestra prioridad para poder reactivarnos y sobrevivir en el mercado nacional, sobre todo porque no sabemos si regresar a la venta normal siquiera será posible. Todos los proyectos que teníamos, por lo menos en mi compañía, han quedado en standby”.

En promedio, invertir en el desarrollo web puede costar entre $ 1.500 y $ 5.000 dependiendo del tipo de negocio.

Otro cambio considerable en el estudio de Brother, es que siete de cada diez empresas encuestadas esperan protección del Estado para poder reactivarse adecuadamente.

98,5%del panorama
empresarial del país lo componen micro, pequeñas y medianas empresas, según el INEC.

“Un tercio de los encuestados se aventuró a emprender motivados por la independencia laboral. No obstante, otro hallazgo fue la alta expectativa de los informantes con respecto a la protección gubernamental, en donde 7 de cada 10 emprendedores confirmaron que esperaría respaldo a su negocio desde el Gobierno a través de reducción de impuestos, incentivos económicos y facilidades de acceso a financiamiento”, establece el documento.

La expectativa solo aumentó tras la crisis por COVID-19, con un 66 % de emprendedores nacionales indicando que esperan un aumento en las medidas de apoyo y ayuda a los negocios. El análisis también señala que el 26 % de encuestados considera que la economía del país es el principal desafío al crecimiento de su negocio.

Compras-Virtuales-Plataformas

Las ‘webs’ colectivas, una opción para las pymes

Leer más

“La crisis nos ha dejado en la indefensión”, comentó Daniel Cubero, propietario de la empresa Mesa Sana. “Sin ayuda, un 50 % de nuestros negocios quebrará. Se debe priorizar a las microempresas, que somos mayoría”, dijo.

El teletrabajo llegó para quedarse

La pandemia también impulsó y replanteó el teletrabajo en la región. El estudio de Brother recoge que hasta diciembre del año pasado los mipymes permitían o priorizaban la labor remota en un 19 % más que el año anterior. Tras la pandemia, esta tendencia podría aumentar hasta un 29 %, incluso después de que se reduzcan las medidas de restricción, indican datos locales.

“El trabajo remoto aumentó significativamente en el segmento de las pequeñas y medianas empresas. Uno de cada tres informantes del estudio mencionó que otorgar facilidades a sus colaboradores para trabajar desde casa y brindar horarios acordes a sus necesidades, garantizaría un mejor rendimiento y permitiría optimizar sus recursos”, estableció el documento.

En el país, hasta antes de la pandemia, solo un 16 % de empresas contaban con la modalidad de teletrabajo. Actualmente, por la emergencia, 361.361 personas laboran en esta modalidad, según datos recientes del Ministerio de Trabajo.