Economía

José Ibáñez: “Las inversiones del Isspol las manejó una mafia delictiva”

El exgerente de Valpacífico colabora con la Fiscalía para encontrar la ruta del dinero. Se busca tipificar el delito como lavado de activos y peculado

José Ibáñez
José Ibáñez colabora con la Fiscalía en las investigaciones del caso Isspol.Guillermo Lizarzaburo

El Isspol es un caso complejo de analizar por la falta de información.Es un sistema de inversión en el que casi siempre perdió, no solo en la negociación de bonos de deuda interna y externa, sino también en papeles de renta fija del mercado de valores nacional: facturas, papel comercial y obligaciones. José Ibáñez, exgerente de la casa de valores Valpacífico, quien denunció la irregular negociación de papeles en 2018, habla para Diario EXPRESO de forma detallada.

- ¿Cómo detectó lo que pasaba en Isspol?

- Primero yo trabajaba en la Corporación Financiera Nacional (CFN). Cuando estaba allí revisaba los balances de las subsidiarias y una de estas era Valpacífico. Noté ingresos extrabursátiles y eso me llamó la atención. Lo reporto a la presidencia de la CFN. En vista de que yo había descubierto algo irregular en Valpacífico, me pidió Juan Carlos Jácome que vaya y le colabore. Me encargué de Valpacífico, de que arregle esos problemas y recupere los bonos perdidos de Seguros Sucre. Esa fue mi misión. Fui a Valpacífico (18 de marzo de 2018) y corroboré las irregularidades que todo el mundo sabe, tanto de Seguros Sucre como de las otras operaciones, incluido el tema Isspol, Lo primero que hice fue denunciar a Jorge Enrique Ramos, anterior gerente. Les avisé a los entes de control para que me den un sustento y poder denunciar ante los organismos, porque sino la demanda se me revierte. Avisé a Contraloría, a todos los entes de control.

- ¿Superintendencias de Bancos, de Compañías?

- Bolsa de Valores, Decevale, Subsecretaría de Transparencia, Ministerio de Finanzas. Les pedí la información que necesitaba sobre el tema y si era correcto lo que estaban haciendo. Les decía: “Hay este tipo de operaciones que para mí no están amparadas por la ley. Confirmen mi criterio”. Y si había un delito, cuál era. Pero recibí una negativa de parte de todos. Ahora me doy cuenta de por qué recibí, principalmente del ente de control, la negativa; porque uno lanzaba algo, con el nombre de las empresas, que otras casas de valores lo hacían, pero la única afectada que yo veía era Valpacífico y las demás nada. Yo denuncié a Ventura y nadie hacía nada. Viva la fiesta. Hoy me doy cuenta de por qué se da todo esto: porque la Superintendencia de Compañías lo permitió, fue muy permisiva con todo lo que pasaba porque tenía intereses creados.

- ¿Si se hubiese hecho algo en esa época, la situación no estaría ahora en estos límites?

- Si la ‘Super’ hubiese actuado en función de mis denuncias en 2018, aparte que ya sé que han tenido otras denuncias antes, desde el 2017; si hubiesen actuado como manda la ley, habrían parado todo eso de una manera muy profesional. La pérdida no fuese tanta.

Para julio de 2019 Munir Manzur, que me dio todo el apoyo en la CFA, pone su renuncia y pasa a ser gerente Pablo Patiño. No sé por qué Patiño no me dio el apoyo, no quiso ver el tema y decidió sacarme.

- ¿Esos 220 millones cómo se distribuyeron?

- Las operaciones venían de la plata del Isspol a través de la casa de valores. De $ 2 millones de una operación, por ejemplo, mandaban $ 130.000 a distintas compañías, se cogían esa comisión y compraban con otra casa de valores otro papel que no era de $ 2 millones sino, a valor de mercado, de $ 1’800.000.

- Se cobraban anticipadamente la comisión.

- Se cobraban por anticipado una comisión que era del 10 % en promedio, mucho mayor a lo que se ganaba. El Isspol no ganaba absolutamente nada.

Banco Central

Un manto de sigilo cubre $ 327 millones en inversiones del Isspol

Leer más

- Ese 10 % de comisión no se paga en ningún mercado.

- Eran operaciones extrabursátiles y las casas de valores no están facultadas a recibir esos ingresos. No es lícito.

- En estas operaciones nunca ganaba el Isspol.

- Era mejor ir a un banco y abrir una póliza de acumulación con un 4 o 5 % de interés, frente al 1 y 2 % que pagaba esa gente por eso, más la comisión que llevaban. No era rentable.

Esto ya se convierte en una mafia delictiva. Estamos hablando de la Superintendencia de Bancos, de Compañías, Decevale... Todos estaban confabulados para que nada de esto salga a la luz.

-¿Quién debió controlar eso?

- Los oficiales de cumplimiento son los encargados de que cuando existan operaciones inusuales, sospechosas, reportarlas. Lo dice la ley. Cuando llegué a Valpacífico el oficial de cumplimiento, Jorge Holguín, nunca las había reportado. Nos tocó reportar las de 2014 en adelante, para poder cubrir a Valpacífico como persona jurídica, para que se investigue y que la UAFE (Unidad de Análisis Financiero) haga el control y seguimiento. La Superintendencia de Compañías tiene una unidad de control de lavado que la maneja Alan Sierra, que está desde agosto de 2018 y que debe haber hecho una investigación. Vi que durante cuatro años no pasó nada pese a que auditaron los balances. Lo primero de lo que te das cuenta cuando ves el estado de pérdidas y ganancias son los ingresos financieros, y las casas de valores solo pueden tener ingresos financieros bursátiles. Tenían que justificar que sus ingresos son por una asesoría bursátil. La ‘Super’ veía ese rubro que era de $ 250.000 anuales y no decía nada.

- ¿Valpacífico desinvirtió?

- En el momento en que vi estas irregularidades, lo que hice fue solicitar al Isspol que desinvierta. Para el coronel David Proaño, por las cartas que me contestaba, era una operación legal, lícita, porque él considera que el Isspol es una entidad privada y no pública. Le dije: “Saque sus bonos que están custodiados en Valpacífico y póngalos en otra casa de valores, porque no es correcto que Valpacífico los tenga”.

- ¿A dónde pasaron?

- No sé exactamente. Unos pasaron a Accival (hoy Atlántida) y otros quedaron en otra cuenta que le crearon al Isspol en el Decevale. Los que estaban en Westwood los pasaron a una cuenta del mismo Isspol.

- En estas operaciones inusuales participaron personas naturales. ¿Se podía hacer eso?

- No podía el Isspol tomar el dinero de los policías y darles crédito a personas naturales. Era mejor darles un préstamo directamente a los mismos policías, ganando el 10 %, y era algo lícito, sin riesgo, porque lo debitarían directamente de las cuentas de los policías. Así el Isspol ganaba, era seguro y era más barato para los uniformados y se movía toda la economía.

- Entre estas personas naturales estaba Luis Domínguez.

- Así es. Luis Domínguez, tal como yo presenté una denuncia a la autoridad de control, recibió casi $ 3 millones, los invirtió en bonos de los maestros, que no pueden ser comprados por entidades del Estado. El Isspol no podía, entonces le entregó ese dinero a Domínguez para que invierta y gane $ 170.000 por esa operación.

Jorge Chérrez

Así llegó el ‘Mago’ Jorge Chérrez al escenario financiero ecuatoriano

Leer más

- Lo despidieron por demandar.

- Fui separado del cargo por haber denunciado. Es una mentira que yo haya creado una casa de valores en Estados Unidos. Fue una idea de la que desistimos. En enero de 2020 hay un directorio y el señor Gonzalo Díaz y Carlos Enríquez, actual procurador y gerente de Valpacífico, deciden que debo salir por supuestamente crear una subsidiaria y por las denuncias hechas a las autoridades, las cuales le habían causado un daño porque habían multado con $ 140.000 a Valpacífico y que eso era responsabilidad mía. Creo firmemente que la Superintendencia quiso sacarme. Carlos Murillo pidió mi destitución porque yo era una amenaza para la Intendencia. Por otro lado, la señorita Galarza Manssur Yamilé es la sobrina de Suad, y su esposo es el actual procurador judicial que viene trabajando más de 10 años en la Superintendencia, que se llama Orellana Bernal Andrés. La esposa del procurador era la apoderada de Imbursa, que es la dueña de la mayoría de acciones de Ventura, de Héctor San Andrés (Luis Domínguez es el gerente general), amigo de la exsuperintendente Suad Manssur.

- ¿Cuál es la clave para llegar a la punta del ovillo?

- Pedir a los oficiales de cumplimiento la información del manejo de las cuentas, que Isspol diga con qué casas de valores trabajó, a quién hizo las transferencias.Así veremos la ruta del dinero y cómo se lo repartió. Ellos tienen la información de todo lo que ingresó a las cuentas y cómo salió. No hay que buscar los bonos, estos son papeles que tienen un valor nominal pero no es el valor real al cual se los compró. Los oficiales de cumplimiento debieron haber levantado las alertas a la UAFE y conozco que no se ha hecho.

- ¿Cómo la Fiscalía puede abreviar este proceso?

- Yendo por el lado de peculado y lavado. Coges a los oficiales de cumplimiento y les preguntas por qué no reportaron. Como ellos están regidos por el COIP, les ponen las medidas preventivas para que informen todo lo que pasó. Después se llama a todos los gerentes generales, ahí se arma el esquema, la estructura. Ya la Fiscalía tiene nueve policías judiciales de investigación que trabajan con un grupo de fiscales y me han pedido el apoyo para guiarles en cómo debe ser llevada esta investigación. Esto sí va avanzando.