Economía

La industria del té calienta terreno y se toma la oferta

La consciencia por el bienestar y el cuidado de la salud ponen a competir a cerca de 40 marcas. Parte de este sector eleva su categoría a gourmet.

Industria de té
El sector. La industria ha incrementado su oferta y variedad. Los clientes las califican como bebidas “más sanas”.Amelia Andrade / EXPRESO
190429_ahorroprimertrabajo2

Créditos: competencia viva entre los bancos

Leer más

El tradicional aroma y sabor a hierba muta en el té que los ecuatorianos, cada vez más, acostumbran a beber cada mañana o media tarde. No solo los sabores frutales se infiltran para embelesar nuevos paladares, también lo hacen aquellos que evocan el postre preferido que muchas veces, por salud o dieta, se tiene prohibido degustar.

El té negro con sabor a frutas tropicales, a tiramisú o pie de limón es parte de la oferta innovadora de esta industria, donde hace tres años vienen compitiendo cerca de 40 marcas, la mayoría de ellas nacionales. Tratan de cubrir la demanda de productos que se inclinan por lo saludable, una tendencia que hoy en día la lleva sobre todo un público más joven.

La gente tiende a comparar y se ha dado cuenta de que hay bebidas que no aportan nada.

NESLY NARANJO
Representante de Malibú

Las bebidas líquidas y las infusiones a base de té y otras plantas, dice un ejecutivo de Corporación Favorita, que aglutina a parte de las cadenas de supermercados más importantes del país, “vienen teniendo un crecimiento superior al crecimiento de toda la categoría alimentos; sin embargo, la base de medición sigue siendo aún pequeña en relación a lo que representa al nicho de bebidas”.

No obstante se trata de una compra que de a poco se anima, impulsada por la promesa de estas bebidas. Algunas ofrecen ser una fuente de energía, vitaminas y antioxidantes que permiten elevar las defensas del cuerpo o simplemente “retrasar los signos de envejecimiento”. Otras se ofertan como diuréticos o quemadores de grasa que ayudan a cuidar el peso.

Créditos

Las cinco claves para obtener un mejor crédito

Leer más

Son beneficios, dice este ejecutivo, que superan los parámetros conocidos anteriormente en esta bebida que mezcla “aromas y sabores herbales, florales, frutales, funcionales, etc.”Para ello, reconoce, la industria debió tecnificarse e innovar a un segmento más gourmet, con la opción de enganchar a un público que opta por consumir productos más novedosos, sin que dejen de ser sanos. Una tendencia que a nivel global viene impulsando el consumo del té que, según datos hasta diciembre del 2018 de la FAO (los más recientes), alcanza ya las 5,5 millones de toneladas, un crecimiento promedio anual del 4,1 %.

Atraídas por la dinámica de la demanda nuevas empresas han ido entrando a este mercado, abriéndose espacio en categorías como las infusiones.

Algunas, como Wayu, nacieron con un propósito social: el de dar una oportunidades laboral a madres que, requieren tiempo y dinero para cuidar a sus hijos que padecen de cáncer. Diego Ospina, director de la empresa quiteña, menciona que lo que surgió hace cinco años como una alternativa de ingresos, hoy ya se ha convertido en un emprendimiento de éxito. La aceptación en el mercado por las infusiones a base de frutas deshidratadas es mayor. Existen personas que, cada vez más, están dispustas a pagar un poco más a cambio de acceder a productos naturales, si de cuidar la salud se trata.

Otras en cambio surgieron buscando una oportunidad de negocio en el mercado. Es el caso de Alibú, una empresa ubicada en Imbabura que, desde el 2018, a nivel nacional, ofrece bebidas basadas hasta en 15 tipo de frutas deshidratadas.

En poco tiempo, y pese a la competencia, la empresa ya ha logrado facturar hasta $ 7.000 por mes. La meta de este año, dice, es lograr exportar a EE.UU. y Europa, para ello ya se están enviando las primeras muestras.

  • Un consumo global que año a año crece un 4 %

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) divulgó en diciembre del 2018, que en el mundo hay más de 13 millones de personas, incluidos cultivadores y sus familias, cuyos medios de subsistencia dependen del sector del té.

La producción mundial, señala, alcanzó los 5,7 millones de toneladas en 2016, desde los 3 millones de toneladas en 2000, y los tres mayores países productores: China (43 %), India (22 %) y Kenya (8 %) representaron más del 70 % de la producción total.

El consumo mundial de té se situó en 5,5 millones de toneladas y registró un crecimiento anual promedio del 4,1 % entre 2000 y 2016.

En la región, Chile se ha convertido en uno de los máximos consumidores, con 1,2 kilos per cápita al año. Según Euromonitor International, cada chileno consume en promedio 427 tazas al año, la única nación de Latinoamérica donde el consumo de té supera ya al de café.

En Ecuador no existen cifras exactas de este mercado, pero las del Banco Central dan cuenta de la mayor importación de extractos y esencias que incluyen al café y al té. El año pasado se compraron $ 30 millones, seis más que en el 2017 (ver gráfico).

Cifras importación de té
Los datos incluyen la importación de extractos, esencias y concentrados de café, té o yerba mate y preparaciones a base de estos productos BCE